"No tenemos fiesta por paro de Avianca": director de Latam Airlines

"No tenemos fiesta por paro de Avianca": director de Latam Airlines

Octubre 30, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa 
El director de Latam Airlines Colombia, Santiago Álvarez

El director de Latam Airlines Colombia, Santiago Álvarez

Colprensa

El paro de pilotos de Avianca no solo ha afectado a pasajeros y los diferentes actores del sector turístico, también ha tocado a las demás aerolíneas que operan en el país.

Así lo afirma el director de Latam Airlines Colombia, Santiago Álvarez Matamoros, quien se posesionó en el cargo el pasado 1 de octubre.
El directivo aseguró que la huelga tomó por sorpresa al sector, por lo que empresas como Latam se vieron obligadas a recibir el peso de la demanda y operar a su máxima capacidad, cuando están dimensionadas para operar con un factor de ocupación menor.

Álvarez Matamoros, quien es el primer colombiano en dirigir la aerolínea en el país, habló sobre la situación actual del mercado aéreo, los retos del sector y el actual momento de la economía.

¿A ustedes los ha impactado la huelga de pilotos a Avianca?

Lo primero que digo es que la huelga tomó por sorpresa a todo el mundo, ocurrió muy rápido, por lo que nadie estaba preparado. Segundo, la huelga ocurrió en el operador dominante, pues tienen cerca del 65 % del mercado, entonces gran parte de la demanda se les trasladó a los otros operadores, que no somos capaces de absorber todo y, obviamente, en esa dinámica la gente desde afuera puede pensar que nosotros estamos haciendo fiesta, pero la realidad es que no. La realidad es que esta huelga también impacta, de cierta manera, nuestra marca porque la operación se ve afectada.

¿Por qué se ve afectada la marca de la compañía?

Nosotros estamos dimensionados para operar a un factor de ocupación más o menos del 82 % y lo que hemos visto es un factor del
95 %, entonces cuando uno está full los tiempos de embarque y desembarque se tienden a alargar y cuando hay contingencias ajenas a la operación es muy difícil cumplirles a los pasajeros porque no hay dónde meter más gente.

Lea también: Estas son las acciones de Avianca para recuperar su normalidad aérea

Esto trae una cantidad de costos ocultos como pagar el hotel de quienes no se pueden ubicar o compensar a la gente, pero no solo es el costo económico sino que el tema de la marca se viene a impactar porque el consumidor se lleva una mala imagen. Por eso le digo que acá no hay una fiesta, ha sido una oportunidad para que los consumidores nos conozcan, para generar más ingresos, pero a la vez esto ha generado un fenómeno en el que la imagen y la marca se han visto afectadas.

Mucha gente dice que a raíz de la huelga las tarifas han aumentado. ¿Cómo han manejado este tema?

No se puede llamar incremento de tarifas porque en ningún momento se ha hecho. Las aerolíneas lo que hacen es que se van moviendo en el tarifario que se presenta a la Aerocivil y, obviamente, empezamos a vender unos espacios que nunca se han vendido, entonces toda esa franja, del 82 % al 95 % se comercializa a tasas más altas, que es lo que ayuda a contener un poco la demanda.  En la medida en que hay menos sillas disponibles, las tasas tarifarias que se venden son más caras, como medida de contención.

¿Qué medidas tomó Latam en el primer mes de huelga?

Cuando todo arrancó pusimos a disposición, más o menos, unas 80.000 sillas a un precio de $120.000 por trayecto o menos. Luego pusimos unos topes de $450.000 por trayecto, independiente de que se estuvieran acabando los cupos. Después se vino la semana de receso y por la cantidad de demanda tocó dejarla abierta para que el mercado se autorregulara con el precio y luego volvimos al tope tarifario de $550.000, porque de octubre hacia adelante la demanda formal de pasajeros también se incrementa por la llegada de la temporada alta.

Recientemente lanzaron unas nuevas medidas para noviembre. ¿En qué consisten?

Se lanzaron 80.000 sillas en el mes de noviembre a $150.000 por trayecto o menos y también lazamos otras 120.000 sillas, entre diciembre y febrero, por debajo de los $150.000. Estas son medidas de auto regulación para tener una tarifa más accesible, pero se entiende que no pueden ser todos, porque toca autorregular la demanda, para que los cupos no se agoten totalmente, ya que la industria aérea, como se ha dicho en el proceso de Avianca, es un servicio público esencial y tenemos que tener cupos para gente que tenga que viajar por alguna necesidad de salud, negocio y es gente que tendrá que pagar más, pero garantizamos los cupos.

¿Estas medidas están pensadas en que la huelga de pilotos cumplirá los 60 días?

Nosotros creemos que va a durar hasta el 20 de noviembre, por eso pusimos a disposición esas 80.000 sillas entre el 1 y el 30 de noviembre, previendo que eso va a pasar para que sea más accesible y luego los precios por demanda irán nuevamente subiendo por temas tarifarios, donde tenemos un techo de $550.000 por trayecto.

¿La temporada de fin de año se podría ver afectada?

En la medida en que Avianca se recupere, la temporada de fin de año va a funcionar muy normal a como han funcionado en los últimos años. La economía viene lenta, no creo que hayan crecimientos más allá del 5 % ó 6 %, máximo. Entonces podemos tener una temporada de fin de año buena si la industria está operando al 100 % de su capacidad, se van a atender a todos sus pasajeros y esperamos que el problema de Avianca con sus pilotos se resuelva para que funcione de esa manera.
Si no se resolviera, el país va a estar en problemas, porque no va a haber capacidad suficiente para operar.

Usted asumió la gerencia de Latam el pasado 1 de octubre. ¿Cómo encontró la compañía?

Lo primero es que nosotros como aerolínea, a nivel general, estamos en un proceso de transformación, en el que se hizo un cambio en el modelo de negocio para los vuelos domésticos y ese cambio ya se está ejecutando y está lanzado en todos los mercados en los que operamos: Argentina, Chile, Perú, Ecuador, Brasil y Colombia y hoy tenemos dos grandes retos con este nuevo modelo.

¿Cuáles son esos retos para Colombia?

Ese nuevo modelo de negocio tiene dos grandes frentes: el primero viene por el servicio abordo. Tomamos la decisión de sacar lo que tradicionalmente dábamos, que era un jugo o un café, y se tomó la decisión de lanzar un menú abordo en el que el cliente puede comprar seleccionando desde una oferta de 50 productos, entre fríos, calientes, gaseosas, tragos. Hay todo un abanico de oportunidades para el consumidor.

¿En este momento cuántos pasajeros moviliza Latam en el país?

Nosotros movemos al año alrededor de 5 millones de pasajeros y debemos terminar en 7,5 millones en los próximos cuatro años. También tenemos unos retos relacionados con puntualidad y el buen servicio.

¿Cómo analiza el momento actual el sector aéreo en Colombia?

Es un sector que está en crecimiento, que si uno mira los últimos cinco años se ha desarrollado de manera espectacular. Todavía da mucho más para crecer, tiene unos retos grandes de infraestructura y hay que reconocer que el Gobierno ha venido trabajando mucho en eso. Yo creo que El Dorado es el mejor aeropuerto de Latinoamérica, no el más grande, pero sí el mejor.

¿Están pensando en ampliar el número de rutas?

Este año nosotros creamos cuatro rutas domésticas, eso demuestra el interés de Latam por este mercado. Hacia adelante se siguen evaluando rutas, pero nuestra aptitud es seguir impulsando el mercado, Colombia es el segundo mercado de pasajeros más grande de Suramérica.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad