Los costos de un posible racionamiento de energía en Colombia

Marzo 06, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Arcadio González Ardila | Colprensa
Los costos de un posible racionamiento de energía en Colombia

El estudio de la Contraloría General estima que “el país está a tan solo 130 megavatios de un déficit de potencia que producirá cortes de entre una y tres horas al día en los momentos de mayor demanda, es decir en horas pico”.

Analistas y dirigentes gremiales piensan que una eventual restricción en el servicio de energía le representaría al país pérdidas por unos $8 billones. Todo indica que es inminente una medida de esa naturaleza. Preocupación.

Los esfuerzos del Gobierno  para evitar un  racionamiento eléctrico, del tipo del que se presentó  en 1992 cuando se dijo que el país estaba “sobredimensionado” en la generación de energía, no parecen efectivos. Lea también: ¿Qué tan cerca estamos de un nuevo apagón?

Si bien algunos hechos no pueden atribuirse directamente a la Administración, el Fenómeno de El Niño o los daños de dos plantas térmicas en las últimas semanas,  hay otros que ya investigan los organismos de control, como el destino de los recursos del gasto por confiabilidad.

Lo cierto es que el país está frente a un inminente racionamiento, más que a  un apagón. “Nuestros análisis muestran que habría algunos días en los que podríamos tener problemas en horas puntuales, donde la demanda sobrepasaría la capacidad de generación del sistema”, dijo María Nohemí Arboleda, gerente de XM, operadora del mercado energético.

De hecho, expertos  coinciden en que  una suspensión, así sea parcial, traerá serias implicaciones para el crecimiento económico de Colombia.

Todos los cálculos apuntan a que un racionamiento podría reducir el crecimiento de la economía hasta en un punto del PIB,  cerca de $8 billones.  

El panorama no deja de ser desalentador si se tiene en cuenta que el Gobierno estima que la economía crecerá 3 % en 2016.

“Ese efecto económico ya inició: Desde 2006 los colombianos pagamos $18 billones  por cargo de confiabilidad, vía tarifas, que se suponía era para garantizar la seguridad del sistema. Estamos ante un fenómeno de usurpación de dineros públicos peor que Reficar y SaludCoop”, sostiene el economista Aurelio Suárez.

“Es muy difícil” en este momento, cuantificar en términos económicos el cambio de los hábitos de consumo y productividad de los hogares, la inversión adicional de muchas empresas en plantas eléctricas para que puedan operar y los menores ingresos por la falta de energía, entre otros factores, agrega.

“La experiencia enseña que estos apagones implican una caída de la economía en más de un punto del PIB. Sin duda, los sectores más afectados serán la industria, el comercio y  los hogares. Pero además el ciudadano se verá muy afectado porque sin luz habrá menos empleo, y habría que esperar a ver cómo se comportan los precios de la energía en bolsa”, señala el economista Eduardo Sarmiento, quien anota que un racionamiento  afectaría “las ya deterioradas exportaciones”.

El senador del Polo Democrático Jorge Enrique Robledo aclara que el impacto de un eventual racionamiento  eléctrico en la economía dependerá de la duración del corte diario y de la prolongación en el tiempo.

“Es claro que el sistema eléctrico  nunca ha estado a la altura de las necesidades del país. Lo del cargo de confiabilidad ha sido un desastre, la capacidad instalada es insuficiente. Si hoy no estamos en apagón es porque estamos importando energía de Ecuador. Aquí no se puede hablar de imprevistos y de fenómenos que nadie contaba, lo que pasa es que no ha habido una política de prevención”, afirma.

El presidente de Fenalco, Guillermo Botero Nieto, admite que aunque el Gobierno “está haciendo un esfuerzo”, esta crisis deja una lección: “Colombia se sentía muy sobrada en producción de energía, pero lo cierto es que todavía hay desarrollos  pendientes”.

“El nivel de afectación económica para el comercio es incalculable:  el tema de los cuartos fríos y las neveras, no solo en grandes almacenes sino en las tiendas, en los hogares. Ahora, hoy todo está absolutamente computarizado, lectores de barras, cajas registradoras, etc. Definitivamente un racionamiento como el del 92 el país no lo puede volver a vivir, porque sería grave”, concluye Botero Nieto.

El presidente de la Andi, Bruce Mac Master, puso sobre la mesa la necesidad  de que el país empiece a discutir cambios en la regulación del sistema eléctrico nacional.

[[nid:459949;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/09/colp_058808.jpg;left;{Amylkar Acosta Medina, ex ministro de Minas y Energía, y presidente de la Federación Nacional de Departamentos. Foto: Elpais.com.co | Colprensa}]]

¿Es inminente el apagón?

[[nid:506688;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/02/angela-montoya_0.jpg;left;{Angela Montoya, presidenta de Acolgen. Foto: Elpais.com.co | Colprensa}]]

[[nid:514412;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/03/rodrigo-castellanos.jpg;left;{Gerente de Derivex, administradora del mercado de derivados energéticos. Foto: Especial para El País}]]

¿Es inminente el racionamiento?

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad