El drama de estar en la Lista Clinton

Abril 07, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El drama de estar en la Lista Clinton

Luz Mery Tristán y Óscar Ignacio Martán sufrieron el drama de estar en la Lista Clinton.

Decenas de empresas y personas que figuran hoy en ese listado, enfrentan la ‘muerte comercial’. Salir de ese laberinto, una odisea.

Viví los diez años más aterradores de mi vida. No fue fácil estar marginada comercialmente y bajo un estigma como ese”. Así califica Luz Mery Tristán, la ex campeona mundial de patinaje y gloria del deporte vallecaucano, la odisea que enfrentó tras ser incluido su nombre en la llamada Lista Clinton.Recuerda que su familia y algunos amigos fueron su mayor apoyo durante esa dura etapa hasta que su pesadilla terminó en agosto del 2012. Una pesadilla que se originó poco antes de la extradición de su ex esposo Mario Valencia a los EE.UU. en el 2004.El caso de Luz Mery Tristán es el mismo que han enfrentado y enfrentan unas 2.000 personas naturales y 700 empresas colombianas que se estima han sido incluidas en la Lista Clinton desde 1995 y que no pueden hacer negocios con EE.UU.Sin embargo, el abogado y profesor de la Universidad Santiago de Cali, Libardo Orejuela Díaz, autor del libro “Lista en mano: de las listas negras a la lista Clinton”, va más allá al señalar que pueden ser dos millones de colombianos bajo esa condición. Explica que esa elevada cifra obedece a que en dicha lista figuran hasta niños, nietos y las descendencias de personajes vinculados al narcotráfico, aunque son inocentes y ajenos a esas actividades. “Los han implicado en delitos de sangre”, señala. La Lista Clinton es un mecanismo creado por el Gobierno de EE.UU. y cuyo manejo ejecuta la Oficina para el Control de Bienes Extranjeros del Departamento del Tesoro, Ofac, para combatir el lavado de activos, el narcotráfico y el terrorismo. Por eso hoy muchas compañías y ciudadanos sostienen litigios jurídicos para demostrar que no tienen nexos con actividades ilícitas. Pero salir de esa lista no es nada fácil.Así lo demostró la dura batalla de 16 años que libró el Club América de Cali , que el pasado 3 de abril logró salir de ese incómodo listado que le bloqueó su desempeño financiero. El club futbolero Cortuluá también fue excluido por la Ofac el 24 de mayo del 2012, luego de seis años de trámites y diligencias. “Fue un infortunio de 16 años, que por fin superamos”, anota el presidente del club escarlata, Oreste Sangiovanni.Un bloqueo mortalFigurar en esa base de datos negativa, implica la muerte comercial, bancaria y económica para las personas, muchas de las cuales no tienen la posibilidad de defenderse, especialmente por el alto costo de las asesorías. Además sus bienes quedan en la mira de las autoridades, no pueden vender ni comprar propiedades, ni tomar créditos. De esta manera describe el abogado caleño Libardo Orejuela Díaz, el drama, las dificultades y las consecuencias para quienes ingresan en ese complicado laberinto, el cual califica no sólo como financiero sino político. Y eso le ocurrió a Luz Mery Tristán. “Me quitaron las cuentas bancarias y me retiraron de todas las aseguradoras. Tanto que cerré mi almacén de artículos deportivos y pasé muchas dificultades económicas”.Un drama similar relata Mónica Luna, directora de Comunicación Organizacional de Copservir Ltda, propietaria de la cadena de Drogas La Rebaja. Ella logró ser borrada de ese listado el 16 Junio del 2008.“Fueron cinco años muy difíciles desde el año 2003 cuando aparecí en esa lista, cosa de la que me enteré cuando laboraba en Bucaramanga como jefe de mercadeo”, recuerda.Su vida le cambió totalmente: “No pude manejar más mi tarjeta de crédito y ni siquiera podía comprar un seguro. Nos pagaban el salario en efectivo y así tuve que manejar mi vida”, dice. Ella, al igual que otros 126 empleados de esa cadena (que estuvo ligada al clan de los Rodríguez Orejuela) pasaron por igual drama hasta que fueron excluidos de la lista entre los años 2008 y 2010. En el 2012, fueron retirados otros 12 ex asociados de esa cooperativa, cuyo proceso de extinción de dominio está en etapa probatoria.El caso más patético fue el de María Isabel Merchant, una conserje de Drogas La Rebaja, cuyo nombre apareció en la Lista Clinton. “Yo solo me dedicaba a lavar los pocillos de tinto de la empresa”, dijo en su momento. Ella dejó de trabajar en Copservir el año pasado, según se pudo establecer. Una vida congeladaAsí lo describe Óscar Ignacio Martán, expresidente del club Cortuluá , quien figuró en la Lista Clinton entre octubre del 2006 y diciembre del 2012.Relata que para sobrevivir con su familia a esa muerte comercial, tuvo que desempeñarse como agricultor, vender panela, azúcar, miel de purga, arroz y hasta cemento. Durante ese tiempo se acercó a un grupo de 195 familias desplazadas a quienes hoy asesora, aunque recalca que “es un tema fuerte”.Martán logró demostrar que no tuvo nexos comerciales con el narcotraficante ‘Beto' Rentería, personaje, el que dice “todo mundo conocía en Tuluá”.El reconocido dirigente deportivo recuerda que “tuve que dejar mi orgullo, poner la cara y asesorarme del abogado Alejandro Silva para escribir mi primera carta a la Ofac y contar mi situación”. Su proceso duró alrededor de cuatro años.Como están las cosas, y ante el creciente rumbo del narcotráfico y el lavado de activos, todo apunta a que el número de ciudadanos y empresas, seguirá engrosando el número de páginas de la Lista Clinton.Un arma estadounidenseLa lista fue creada el 21 de octubre de 1995 durante el gobierno de Bill Clinton para bloquear las empresas donde tuvieran intereses los narcotraficantes. El listado lo elabora la Oficina de Control de Bienes Extranjeros, Ofac, tras recopilar pruebas y testimonios. Forma parte de las medidas tomadas por Estados Unidos en la guerra contra los carteles de la droga y el lavado de activos. Quienes estén en esa base de datos no pueden tener negocios ni viajar a ese país. En Colombia, personas y empresas quedan vetadas comercialmente.Un largo camino Se estima que unas 100 personas y firmas comerciales han salido de la Lista Clinton en los últimos cinco años. La Ofac no ha dado una cifra exacta.La mayoría de esas personas y sociedades estuvieron al menos entre 5 y 10 años en esa base de datos. En el Valle del Cauca siguen en la lista Clinton Copservir desde abril de 1997, en tanto que el del Grupo Grajales lleva siete años.El proceso del Club América duró 16 años, incluyendo a su ex presidente Carlos Puente. El Cortuluá estuvo seis años.De la Lista Clinton han sido excluidos varios parientes del clan Rodríguez.En el año 2008 la Ofac removió del listado a la ex reina Martha Lucía Echeverry, a Gladys Miriam Ramírez Libreros, Juan Pablo Rodríguez Moreno, Miguel Andrés Rodríguez Moreno y a Adriana Gruesso Hurtado.El publicista Alexánder Sanabria Niño, salió tras figurar 11 años en ese listado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad