Aumento del salario mínimo generó distintas reacciones en el sector político

Diciembre 26, 2013 - 12:00 a.m. Por:
ElPaís.com.co | Colprensa.
Aumento del salario mínimo generó distintas reacciones en el sector político

La tasa de intervención se mantuvo alrededor de 4,5% y los analistas esperan que continúe así.

Tras el anuncio de incremento al salario mínimo, diversos sectores del Congreso y de la política nacional se pronunciaron sobre el alza.

Luego que trabajadores, industriales y Gobierno lograran concertar un aumento de 4.5 por ciento en el salario mínimo ($616.027) diversos sectores del Congreso y de la política nacional se pronunciaron al respecto. El vicepresidente de la República, Angelino Garzón, exaltó que por segunda ocasión el Gobierno lograra acordar el salario mínimo con los diversos sectores, "en esta concertación todos ganaron, eso es lo importante". Y agregó que se destaca la política del diálogo social y no de la imposición. "Lo que yo creo es que el diálogo entre los sectores se concretó. Siempre dije que los sectores debían ser generosos como lo fueron con el Congreso y creo que todas las partes cedieron para lograr el aumento". El senador del Partido de la U, Aurelio Iragorri, aseguró que esta es una clara demostración del sentido social del Gobierno Santos, “el haber logrado una concertación con el sector privado y con los líderes de los sindicatos deja ver las bondades de una política que ha sido el común denominador de su política, el bien social, estoy complacido que eso se haya podido lograr”. Según el senado, con las condiciones económicas del país y con el manejo fiscal adelantado por el Ministro de Hacienda, “se hacen visibles condiciones excepcionales para los trabajadores y los empresarios del país”. El congresista agregó que este incremento beneficiará a la industria y al sector agrario ya que incrementará el consumo del país. Para Juan Mario Laserna, senador del Partido Conservador, la devaluación temporal del peso y la estabilización del dólar Cárdenas “le permitirá a los sectores transables de la economía, es decir, al agro y la industria, aguantar el aumento del 4.5 que está por encima de la inflación más la productividad”. Según el legislador si las condiciones económicas internacionales continúan, es decir, si Estados Unidos logra revaluar el dólar y devaluar el peso “esto da espacio a los sectores económicos para seguir luchando”. Para el candidato al Senado por el Centro Democrático, Álvaro Uribe, el aumento de 4.5 por ciento es muy bajo “luego de la supresión de aportes al ICBF, el Sena y la Salud en relación con trabajadores”. El senador del Partido de la U, Juan Lozano, también criticó la medida, según él, “el incremento del salario mínimo para 2014 es de menos de 900 pesos diarios y agregó que “una bolsa de leche puede valer 2.750 por lo que el aumento no alcanza ni para un tercio de bolsa de leche”. Así mismo, dijo que no se explica cómo el gobierno decreta una prima de siete millones de pesos para los congresistas e incrementa el salario mínimo en menos de 900 pesos diarios. El legislador concluye diciendo desde su cuenta de Twitter que el pasaje en bus cuesta entre 1.300 y 1.500 pesos, por lo que el incremento de 900 pesos diarios, “no alcanza ni para el bus”. A su turno, Jorge Enrique Robledo, del Polo Democrático, dijo que este incremento es malo para todos los trabajadores del país, “un mejor salario les sirve a los trabajadores y jalona la economía”. Robledo sostuvo que este es un aumento insuficiente pues cuando los salarios son más altos, “vende más el agricultor, vende más todo el mundo, creando un círculo virtuoso de mayores compras y mejor economía. Esto es malo para el trabajador y para la economía misma”. El congresista agregó que este incremento no tiene nada justo, “no es justo porque un incremento tan bajo sigue reduciendo la capacidad de compra”. Para la exsenadora Piedad Córdoba el “crecimiento económico está destinado a que grandes empresarios tengan más utilidades y no a generar más y mejor empleo”. La excongresista agregó que “la desigualdad social se refleja en el salario mínimo. Grandes empresarios no tocan sus utilidades mientras se redistribuye la pobreza”. El representante a la Cámara, Iván Cepeda, dijo que el presidente Santos prometía en su campaña “más trabajo y mejor pagado. Gremios dicen que no y para él prima su lealtad con los de siempre sobre promesas”. Según él, en América Latina el “salario mínimo crece hace 10 años 3,5 por encima de inflación por lo que el aumento de 2,5 no es ningún orgullo”. Para la candidata presidencial por la Unión Patriótica, Aída Abella, el aumento debió ser del 11 por ciento, y agrega que “el gobierno de Juan Manuel Santos permite subir el salario de los congresistas en siete millones y a un trabajador solo le aprueba 26.000 pesos ¿equidad?”. Por último, la candidata presidencial por el Polo Democrático dijo que “ese aumento es mezquino que profundiza la desigualdad en Colombia”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad