DEPORTES

Un inicio con buen 'swing'

Mayo 08, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Un inicio con buen 'swing'

El deseo de superación, la concentración y la honestidad son características muy ligadas a la práctica del golf.

El acercamiento lúdico, junto al buen acompañamiento, las claves del triunfo en el golf.

Detrás de los resultados que han vuelto protagonistas a golfistas locales como Mateo Gómez, Natalia Forero Robby, Juan Sebastián Veloza y Silvia Margarita Garcés, entre otros, hay grandes procesos de trabajo que han iniciado en las entrañas del Club Campestre de Cali y el Club Campestre Farallones, donde se forman verdaderos campeones.Paciencia, trabajo y mucha disciplina han sido claves en el éxito de estos golfistas, que a la par de sus primeros golpes y hoyos embocados fueron adquiriendo una ruta y carácter para triunfar en este deporte.El primer contactoA los seis años de edad, algunos niños sólo asisten al colegio y desarrollan las actividades normales de su formación académica, pero en los campos de práctica de golf de la ciudad ya se ven desfilar figuras diminutas acompañadas de sus talegas y sus hierros, dispuestas a realizar sus primeros golpes.“No sé qué tiene el golf que atrae a los niños, porque no hay tanta acción, no se suda tanto ni se tiene mucho contacto como en otros deportes. Sin embargo, ellos le dedican tiempo y son muy disciplinados”, asegura Mónica Tamayo, directora de instrucción de la Federación Colombiana de Golf.Mientras muchas disciplinas le demandan al niño una o dos horas de entrenamiento, tres o cuatro veces por semana, en el golf el perfeccionamiento de los golpes sólo se alcanza con práctica y estas a veces superan tres horas diarias. “El progreso en el golf es como cuando un buen gerente saca una compañía adelante, el éxito está en tener disciplina y sacrificio. En disfrutar lo que está haciendo y trabajar más que los demás”, asegura Rogelio González, profesor formativo de Camilo Villegas.El papel de los padresPese a que el acompañamiento de los papás es esencial en cualquier actividad que desarrollen sus hijos, en el golf hay que dejar que sean ellos los que le encuentren gusto a la práctica de la disciplina.“El golf es un deporte muy particular porque al niño que lo obligan a jugar deja de practicarlo tarde o temprano. Además, es un deporte muy solitario e individual, donde se debe estar dispuesto a sacrificar hasta la vida social en cierto modo”, asegura José Garrido, jugador y profesor de golf.Formando el carácterLas características que tiene el golf y las normas que lo rigen son aspectos que, sin duda alguna, ayudan a formar de manera considerable el carácter y la personalidad del niño.Para empezar, requiere de mucha concentración y planeación, debido a que se debe analizar todo el entorno antes de un golpe, si hay vientos, si hay obstáculos, el césped, la distancia, etcétera. Además, es un deporte donde no hay árbitro y sólo se requiere de un juez en caso de dudas. El mismo jugador es su propio juez, siendo muy importante la honestidad. “En el golf siempre compites contra el par del campo, no todas las veces se puede tener el mismo resultado, por lo que enseña humildad. Sin embargo, no hay espacio para la frustración porque siempre hay oportunidad de superarse”, asegura Tamayo.Beneficios de la prácticaDe acuerdo con Luis Nelson Herrera, director de la escuela de golf del Club Campestre Farallones, este es un deporte que forma el carácter porque es un reto permanente. “Al golf lo llamo el deporte de los inconformes, porque uno siempre cree que podía jugar mejor. Al niño le da disciplina y ganas de no darse por vencido. Es el caso de los prejuveniles y juveniles, quienes han sido perseverantes y disciplinados, por lo que hoy gozan de reconocimiento y buenos resultados”, concluye Herrera.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad