Tras la Copa América, el camino a Rusia 2018 será duro

Julio 05, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción El País
Tras la Copa América, el camino a Rusia 2018 será duro

Jackson Martínez será sometido a una resonancia magnética.

En Copa América se demostró que la brecha entre “grandes” y “chicos” es muy corta. Se vienen unas eliminatorias muy complicadas.

Que las eliminatorias que vienen podrían ser unas de las más duras de la historia no es ningún cuento. Lo que pasó en la Copa América de Chile no hizo otra cosa que demostrar que en Suramérica la brecha entre los denominados grandes y chicos es cada vez más corta y que el nivel está más parejo que nunca. 

En octubre las  selecciones de esta parte del continente se empezarán a jugar su cupo a Rusia 2018. Cuatro de diez equipos irán directo a la Copa y el quinto clasificado jugará el tradicional repechaje. 

Antes se daba como un hecho que Brasil y Argentina eran fijos y que el resto de cupos se los peleaban Uruguay, Chile, Paraguay, Colombia y Ecuador, pero por lo que se vio en la Copa, las eliminatorias tendrán unos ingredientes particulares: un Perú aguerrido y con pasajes de buen fútbol, una selección venezolana que cada vez avanza más y que es capaz de complicar a cualquiera, y un conjunto boliviano que tiene jugadores para hacer respetar su casa en el mítico estadio de La Paz.

Ningún equipo puede asegurar que ya tiene el boleto a Rusia. Los cupos al Mundial los van a obtener las selecciones que logren encontrar la forma de estar por encima del resto en un panorama que pinta que puede ocurrir cualquier cosa.

Como lo dijo el entrenador de fútbol y ahora comentarista del Gol Caracol, Norberto Peluffo, “Las clasificatorias al Mundial que vienen serán tan duras que yo creo que los tiquetes al Mundial se van a definir en las fechas finales”.

“Hoy en día el nivel del fútbol en general está muy parejo, ya nadie gana de camiseta y los equipos en Suramérica han aumentado el nivel”. Esta frase la dijo el técnico de la selección Colombia José Pékerman en una de sus habituales ruedas de prensa, cuando le preguntaron sobre el favoritismo que tenía Colombia para ganar la Copa América. 

Y la sensación de ‘Don José’ es totalmente correcta, más aún cuando el equipo ‘Tricolor’ apenas pudo llegar a los cuartos del final del certamen que finalizó el sábado en suelo chileno.

 “Se vienen unas eliminatorias difíciles porque todos los equipos están al mismo nivel. No será nada fácil”, apuntó además el zaguero central del Milán de Italia Cristian Zapata.

 No cabe duda que después del fracaso en la Copa, la selección nacional es una de las que más tiene que trabajar, si se tiene en cuenta que en las pasadas eliminatorias el equipo de Pékerman terminó en un meritorio segundo lugar después de Argentina.

En Copa América, Chile, con un juego basado en sofocar al rival por medio de la constante presión, le ganó la final a la encopetada selección de Argentina comandada por el astro Lionel Messi; Mientras que Brasil, que metía pánico en otras épocas, salió eliminado en cuartos de final ante una aguerrida selección de Paraguay. Esto, tal y como dice Pékerman, demuestra que ganar por la historia es cosa del pasado.

 El Brasil de Dunga, con sus carencias futbolísticas, tendrá que soportar que los rivales le salgan a jugar de tú a tú, mientras que los gauchos se tendrán que esforzar por ganar jugando bien y encontrando la mejor versión de un Messi duramente criticado por la prensa.

Tanto incas como guaraníes llegaron a las semifinales de la Copa y mostraron un significativo avance con respecto a las eliminatorias rumbo a Brasil 2014, en las cuales quedaron debiendo. 

Con Ricardo Gareca como técnico, los peruanos se quedaron con un meritorio tercer lugar, mostrando un fútbol suelto, práctico y efectivo. “Estamos contentos con lo que realizamos, pero no hemos tocado techo, podemos dar mucho más en la eliminatoria”, afirmó el estratega de origen argentino.

 Paraguay, con Ramón Díaz, también encontró un nuevo aire y buscará pelear su regreso a un Mundial. 

Por lo demás, Ecuador, Bolivia y Venezuela prometer hacer de sus estadios unos verdaderos fortines y no se puede sacar de la lista a una selección uruguaya que siempre pelea en los lugares de arriba. 

Bajo este panorama, a partir de octubre habrá que apretarse los cinturones para ver unas clasificatorias de infarto.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad