"Por respeto decidí jugar por Estados Unidos”: Juan Agudelo
DEPORTES

"Por respeto decidí jugar por Estados Unidos”: Juan Agudelo

Abril 09, 2011 - 12:00 a.m. Por:
FRANCISCO HENAO B. / El País

Juan Agudelo, delantero colombiano que milita en el fútbol de la MLS.

El delantero colombiano afirma que nunca pensó en jugar con otra selección que no fuera la norteamericana. La nueva estrella de los Red Bulls habló de su infancia en Manizales y Cali.

Los recuerdos de la nueva estrella del fútbol de Estados Unidos sobre su infancia en Colombia son tan tenues como las reales posibilidades que tuvo de jugar en el combinado nacional.Juan Agudelo nació en Manizales, vivió tres años en Cali y cuando tenía sólo ‘8 abriles’, por circunstancias laborales y sentimentales de su mamá, tuvo que empacar maletas para continuar su vida en Estados Unidos.En Nueva Jersey, donde se instaló con su progenitora, ha saboreado más las mieles del triunfo. Luego del normal trauma que significa cambiar de país, amigos, casa, vecinos y ambiente, Agudelo se ‘metió’ de lleno al estilo de vida norteamericana y por eso hoy cosecha más triunfos que decepciones.Su vida, especialmente la deportiva, ha ido muy rápida. Selecciones Sub 17 y Sub 20 de Estados Unidos, luego la mayores, con la que tiene el récord de ser el más joven en anotar un gol. Figura con los Red Bulls de la MLS y una vitrina enorme que lo tiene ya en la mira de equipos europeos.Mientras hacía en microbús el tránsito entre Nueva York y Filadelfia, para jugar contra el equipo de Faryd Mondragón y Carlos Valdés, Agudelo atendió a El País para hablar de su corta vida en Colombia y de sus grandes éxitos en Estados Unidos.¿Qué recuerda de su infancia? “Muy poco. Yo estaba muy niño y es difícil acordarse; pero recuerdo la ida al colegio en Manizales; luego me mudé a Cali para vivir con mi mamá porque mi papá se quedó en Manizales. Cada que iba a visitarlo aprovechaba para jugar con algunos amiguitos”.¿Vio jugar al Caldas? “Sí, recuerdo que fui a un partido que el Caldas le ganó 1-0 al América”.¿Cómo fue su infancia en Cali? “En Cali fui al colegio, estudié en uno privado; no recuerdo si participé en un equipo, pero como tenía mucho rato libre, iba al campo de fútbol a jugar. Me quedé hasta los ocho años en Cali, luego me vine a Estados Unidos”.¿Y vio al Cali o al América? “Sí, me acuerdo que vi un partido en Manizales y otro en Cali. Casi todos los partidos los tenía que ver por la ‘tele’ porque a mi abuelita le daba mucho miedo ir al estadio”.¿Por qué se fueron a Estados Unidos? “Porque mi mamá vino a Estados Unidos a hacer un trabajo que tenía que ver con el colegio y acá se enamoró de mi padrastro; ellos se organizaron, arreglaron todos los papeles y en seis meses yo me vine”.¿Tiene familia en Colombia? “Sí, mi abuela vive en Cali y mi papá sigue en Manizales. Con ellos hablo casi todas las semanas”.¿Cómo empieza su historia futbolística en Estados Unidos? “Yo estaba jugando en unos equipos pequeños y a la par se dio que comenzaron acá unas academias de la MLS con los Red Bulls; a mí me invitaron porque vieron que era buen futbolista, entrené dos años, de los 15 a los 17; luego el profesor Juan Carlos Osorio, que estaba con los Red Bulls, me invitó a un partido de práctica, me fue bien y él me ofreció un contrato con el equipo. Eso fue lo que pasó”.¿Osorio fue clave en su carrera? “Sí, significó mucho porque me ayudó bastante, lo mismo que Juan Pablo Ángel cuando estuvo acá; con ellos hablaba mucho por ser colombianos. Osorio me conoció bien y Ángel me ayudó el año pasado. Después de los entrenamientos me decía que nos quedáramos para ensayar tiros libres y jugadas. Yo le preguntaba sobre algunas jugadas y él me decía todo”.¿Siente que su carrera va muy rápido? “No, mucha gente me dice eso, pero yo no lo veo así. Yo desde niño quería ser futbolista, me gusta este deporte, me gusta esta presión y esta vida metido en el fútbol. Estoy muy feliz ahora, no ha sido fácil, tengo una familia que me ayuda mucho, voy bien hasta ahora”.¿Soñaba con jugar al lado de un famoso como Thierry Henry? “Nunca. Fue un día muy especial cuando entrené por primera vez con él; nunca lo pensé tan joven, en una época fue el mejor delantero del mundo y es increíble que ahora seamos muy buenos amigos dentro y fuera de la cancha”.¿Cómo se produce su llamado a la Selección de Estados Unidos? “Cuando me llamaron a la Sub 20 y me dijeron que el Mundial era en Colombia, trabajé muy duro porque quería jugar en mi país y frente a toda mi familia. Pero lastimosamente no pudimos clasificar, nos fue mal”.¿De Colombia nunca lo llamaron? “No, el primer equipo que me llamó fue la Sub 17 de Estados Unidos que dirige Wílmer Cabrera. Fue increíble porque la pasé bien, estuve año y medio ahí, jugamos el Mundial de Nigeria; luego me llamaron de la Sub 20. Me quedé acá porque EE.UU. ha hecho mucho por mi familia, me ha ayudado mucho, tengo que respetar este país y por eso no pensé jugar con otra Selección”.¿Qué valor le da el ser el más joven en hacer un gol con la selección mayores de Estados Unidos? “Es increíble que a los 17 años ya haya puesto mi nombre en la historia. En 50 ó 60 años la gente me va a conocer por eso, me impresiona esa situación; pero hay que seguir trabajando, estoy haciendo las cosas bien”.¿Qué anécdota le dejó el partido reciente ante la Argentina de Messi? “Thierry Henry me contó que fue al hotel a hablar con Messi. Después del partido me le presenté, le dije: mucho gusto en conocerlo, yo soy Juan Agudelo. Él me saludó, me contó que era muy amigo de Henry, entonces le dije que yo también era amigo de él y que los dos jugábamos en la delantera de los Red Bulls. Eso fue todo, le dije que era un placer conocerlo, me dio la mano y ese fue un momento muy especial porque Messi es el mejor del mundo”.¿Con lo que está pasando, a dónde cree que va a llegar su carrera? “Si Dios quiere voy a ir a Europa, pero ahora estoy concentrado con los Red Bulls. Si yo hago mi trabajo en la cancha, seguro que van a pasar cosas afuera, entonces me toca enfocarme acá, trabajar duro porque las opciones se van a dar”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad