“Mi sueño es uno, ir al Mundial Brasil 2014”: Carlos Bacca

“Mi sueño es uno, ir al Mundial Brasil 2014”: Carlos Bacca

Abril 08, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Diego Muñoz - Corresponsal de El País - España
“Mi sueño es uno, ir al Mundial Brasil 2014”: Carlos Bacca

Carlos Bacca, delantero del Sevilla español y la selección Colombia.

El colombiano está pasando por su mejor momento futbolístico con el Sevilla de España. Dice que los dos goles al Real Madrid son pasado. Analiza a cada uno de los rivales que tendrá la Selección en Brasil.

En la cafetería del campo deportivo del Sevilla, en la carretera que lleva a Utrera, se reúnen en una mesa y muy temprano los trabajadores del club saboreando un café cortado, es decir, un café con leche. Todo es rojo y azul, o al revés, como un santuario bicolor: las paredes, el techo, las sillas dispuestas en una pequeña terraza desde donde se ve la estatua al jugador Antonio Puerta, uno de los símbolos del sevillismo, muerto tras un ataque al corazón.Todos los días, en vísperas de un partido más, se llena de gente, pasan por allí decenas de aficionados que esperan ver a sus ídolos, los jugadores, periodistas y padres que sueñan junto a sus hijos llegar un día al primer equipo. Son estrellas. Por eso también vienen a verlos. Pero los niños no saben del todo que estar allí significa un sacrificio enorme, tres veces o quizá más, que el que podrías hacer en otro trabajo.Y Carlos Bacca ha llegado lejos. Tanto, que tiene revolucionado al Sevilla, por una sencilla razón, la más poderosa, sus goles han servido para derrotar a los dos más grandes rivales del Sevilla, su archienemigo el Betis y al Real Madrid. Han sido los dos goles que le marcó al Madrid los que han catapultado a Carlos Eduardo Bacca Ahumada."Lo del Madrid —dice el jugador de Puerto Colombia— es agua pasada. Es verdad que fue una vitrina a nivel mundial, no solo por lo que le significaron esos dos goles al Madrid, sino lo que ha sido para el Sevilla. Ha sido una vitrina más grande porque en todo el mundo se ven los partidos del Real Madrid, independientemente de quién sea el rival, y gracias a Dios tuve esa oportunidad de marcar”.¿El dos es como un número mágico capaz de cambiar su vida, es decir, dos goles en el debut contra el Junior que cambiarían su destino y estos dos goles que han significado mucha más imagen?Siempre he trabajado con las mismas ganas, con el mismo profesionalismo, cada día espero ser mejor. Y cuando el profesor Julio Comesaña, que dirigía al Junior, me dio esa posibilidad de jugar, cuando el partido iba 0-0, salí a hacer mi trabajo, a tratar de aprovechar la oportunidad. Es verdad, cuando entré nadie sabía quién era Carlos Bacca, no lo conocía el público del Junior, pero supe dejar huella. Y agradezco siempre a los que en aquel momento apostaron por mí, por los que siguen apostando. Aquí también he tratado de dejar huella y gracias a Dios lo he logrado". ¿Siempre así de positivo?Siempre así, confío en Dios, confío en mi trabajo y aspiro cada vez, cada día, en ser un ejemplo.¿Qué pensó cuando se abrió la puerta del avión y tenía que bajar la escalera en Bélgica, en Brujas?Mira cómo soy de positivo, que apenas salí del avión, aún en la escalera, lo único que pensé fue: ‘qué bien un poco de frío, hacía mucho tiempo no sentía este frío, no lo hay en Barranquilla’. La gente piensa cuando va a Barranquilla en qué calor hace o cuando va a Bogotá en qué frío. Yo quería ser positivo, había deseado venir, porque en realidad era una linda oportunidad que no podía dejar pasar.¿Le costó bastante adaptarte a tremendo cambio de la vida?Me costó mucho. Cuarenta días en un hotel, solo, desayunando solo, saliendo a entrenar solo, volviendo a casa solo, digo al hotel, y llorando solo. Me faltaba mi familia, sobre todo, mi esposa, mis hijos. Pero tenía que estar allí, tenía que aguantar.Se convirtió en el mejor jugador en Brujas…Hice mi trabajo. Después ya llegó mi familia, pero ellos comenzaron a ser mi prioridad. No estaban a gusto, el idioma, el cambio radical. Es una ciudad preciosa, la gente nos trató muy bien, pero no estaban a gusto, no estaban felices. Y eso ya era otra preocupación para mí.¿Y Sevilla cayó como del cielo?Es bastante diferente.¿No se parece un poco a Barranquilla?Si, en el ambiente, en el calor de la gente. Hay muchos sitios adonde ir. En Brujas, después de las seis de la tarde, no había lugares abiertos. Sevilla es diferente, mi familia está feliz, me siento muy bien al llegar a casa. Podemos salir a pasear, a comer o a cenar, es otro ambiente. Ha sido una de las mejores decisiones de mi vida.El trabajo hecho en Brujas sirvió para ir a la selección Colombia, cómo no llevar al mejor jugador de la liga belga al Mundial...Había tenido una oportunidad de ser convocado en Colombia, pero con Pékerman se volvió a dar. Sabes que no es lo mismo jugar en Colombia que en Europa, digo que es diferente, la exigencia es otra y entonces me tuvieron en cuenta. Mi sueño ha sido uno, el de ir al Mundial, creo que todos los jugadores sabemos lo que eso significa, que te vea el mundo entero. Cuando me fui al Brujas, mi objetivo era ese, trabajar para conseguir un cupo en la selección, siempre con mentalidad positiva y llevo dos años en el proceso.Creo que ahora la gente lo pide más, que no vayan a dejar por fuera a quien le metió dos goles al Madrid…Es agua pasada, como dije, ya pasó, no me puedo quedar allí, no puedo vivir el resto de mi vida con dos goles que le metí al Madrid, los goles no son suficientes, hay que seguir, hacer cosas más grandes y yo he seguido. Mucha gente me recordará por eso, pero mi trabajo todos los días, es el de seguir adelante, de colaborar con mi equipo a ganar, con mis compañeros.Y el Mundial…El Mundial es otra cosa, todos quieren ir al Mundial y avanzar lo más lejos posible, cada partido es una final. Tenemos tres finales seguidas. Todos los equipos quieren dejarse la piel en cada centímetro, en cada segundo, porque se juega todo, la responsabilidad con un país, es una responsabilidad muy grande y también la imagen del equipo, de cada uno. Se juega más que un partido.O sea, ¿no hay rivales pequeños? ¿Japón, por ejemplo?No, no hay. Japón es campeón en su zona, un equipo rápido y fuerte, no da nada por perdido. Y cada equipo que va al Mundial es porque ha hecho las cosas bien, no hay rival fácil. Si todos se clasificaron, debió ser por algo.¿Grecia?Hacen un buen equipo, se juntan bien, luchan bastante, saben cerrarse. La técnica y la calidad no nos basta si queremos ganar cada partido.¿Costa de Marfil?Tienen una lista de muy buenos jugadores, bastantes jugadores, casi todos en clubes europeos. Son muy rápidos y fuertes. Son tres partidos en los que habrá que correr los 90 minutos y cada tres días. Se necesita muy buen estado físico.Está a las puertas del Mundial, y si mira hacia atrás, ¿podría decir si valió la pena tanto sacrificio?Sí, miro hacia atrás y digo que valió la pena, que cuando tenía 15 o 16 y miraba a los otros niños haciendo lo que tu querías también hacer, era mucha tentación. Pero valió la pena. Pero los sacrificios no se acaban allí, es duro, porque ahora viajamos cada tres días, hay que dejar la familia, pero igual, uno sigue haciéndolo.Lo conoce ahora todo el mundo. ¿Hasta ahora has sabido manejar la fama?Sí, la manejo con tranquilidad, y le pido a Dios que no me falte la humildad, que no me deje olvidar de lo que he sido, de dónde vengo. Yo creo y digo que todo ha valido la pena, todo el trabajo, la dedicación y que ahora no hay otro camino que seguir adelante.Frases "No puedo vivir el resto de mi vida con dos goles que le metí al Madrid, no son suficientes, hay que hacer cosas más grandes”. "Cada equipo que va al Mundial es porque ha hecho las cosas bien, no hay rival fácil, si todos se clasificaron debió ser por algo”.Carlos Bacca, Delantero Selección Colombia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad