La 'Chechi' Baena, de patinadora a periodista en los Juegos Olímpicos de Río

La 'Chechi' Baena, de patinadora a periodista en los Juegos Olímpicos de Río

Agosto 22, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Filiberto Rojas Ferro - Enviado Especial a Río de Janeiro

Entrevista con Cecilia 'Chechi' Baena, quien en Río-2016 cumplió su sueño de los Juegos Olímpicos que fue esquivo en el patinaje y pudo hacer realidad como periodista en Brasil. La otra faceta de la múltiple Campeona Mundial.

La múltiple Campeona Mundial y figura histórica del patinaje colombiano, Cecilia Baena, más conocida como la ‘Chechi’, cumplió en Río de Janeiro a través del periodismo el sueño que no pudo hacer realidad en el deporte: estar en los Juegos Olímpicos.

La cartagenera fue enviada especial con el equipo de trabajo de Caracol Radio y La W para el cubrimiento de las justas deportivas en Brasil y luego de la experiencia de estar en las zonas mixtas y conferencias de prensa, desde el otro lado de la baranda, entendió la labor de los periodistas y reconoció que “en algunos momentos yo les dije 'No' a los periodistas y ahora los entiendo”.

La ‘Chechi’ también admitió que los “deportistas no somos fáciles”, pero que como periodista también tiene claro que cada atleta tiene sus momentos y si no quiere hablar es por alguna razón justificada que se debe respetar, y ella lo hizo. COLPRENSA dialogó con la ‘Chechi’ sobre su sueño olímpico.

¿Qué tal la experiencia de ser periodista en los Juegos Olímpicos Río-2016?

Ha sido una experiencia maravillosa, enriquecedora para el inicio de mi carrera profesional, mi sueño siempre fue estar en unos Juegos Olímpicos, infortunadamente deportivamente no se pudo lograr por los motivos que todos sabemos, pero vivir esta experiencia con tantos atletas, tantas alegrías y emociones es algo increíble que disfruté al máximo.

¿Se imaginó en algún momento que su sueño olímpico sería así?

No, jamás, esto me tomó por sorpresa, cuando me hicieron la invitación para acompañar las transmisiones de Caracol Radio y La W, no lo dudé, porque aunque sabía que era una responsabilidad muy grande, era el inicio de lo que yo quiero ejercer profesionalmente y lo asumí con el mayor reto y responsabilidad, como lo he vivido en mi deporte, con mucha disciplina, aprendiendo de todos los deportes.

¿Cómo fue la experiencia de estar en zonas mixtas y conferencias de prensa del otro lado?

Es emocionante tener de cerca a los mejores atletas del mundo, nunca había estado así en una zona mixta y ver los toros desde otro lado; antes yo era la que pasaba y estaban todos los periodistas esperando por una entrevista, ahora yo intentando que esos deportistas campeones llegaran, para transmitirle a todo el país sus triunfos, derrotas y los sentimientos es algo indescriptible.

¿Qué reflexión hizo después de vivir las dos experiencias, como deportista y periodista?

Me tengo que poner de los dos lados, desde la posición del deportista que a veces tiene su espacio para brindar una entrevista, como el momento en que no lo quiere hacer por diferentes motivos, porque no le fue bien o porque va a prepararse para la competencia. A veces dudaba porque sentía que no iban a hablar, pues conozco ese sentir, pero también sentía la responsabilidad de preguntar porque es mi trabajo ahora.

¿En esos momentos pensó que como deportista debió dar más entrevistas?

Sí, total, en esos momento me llegaba de todo, porque en algunos momentos yo les dije 'No' a los periodistas, y ahora los entiendo; pero son situaciones en cada momento que uno no asimila en realidad el momento de estar abierta a darles unas palabras a los periodistas que son para el público.

Pero a veces son momentos tan íntimos que uno no quiere perder la concentración y uno prefiere evitar y ahora de este lado siento que también es frustrante tratar de tener esa exclusiva y no es fácil, y los deportistas no somos fáciles.

¿Ayudó para el trabajo ser amiga de muchos deportistas?

Me hizo las cosas más fáciles, porque todavía no me ven como un medio, como una periodista, sino también como la amiga y entienden que yo los entiendo y no voy a ir más allá de lo que quieran contestar, de lo que la gente quiere saber, por eso esa cercanía me permitió tenerlos antes, algunos me dijeron que fuera a la Villa para hacer la entrevista allá o en otro lugar más reservado; entonces son privilegios que pude tener y con algunos no pude, fueron muy difíciles de sacar al aire.

¿Quiénes fueron difíciles?

Los queríamos tener en exclusiva a todos, pero fue difícil en el caso de ‘Cate’ (Caterine Ibargüen), que no fue posible tenerla al día siguiente de la medalla, porque dijo que sólo iba a dar una rueda de prensa, pero lo entendía porque son los momentos de uno y hay diferentes estilos, por ejemplo, en el caso de Mariana que fue abierta y dio mucho tiempo.

¿Cómo le fue en la formulación de preguntas?

Cuando estaba en zona mixta hacía una retrospectiva en lo que quisiera que me preguntaran a mí, por eso tenía muchas cosas en la cabeza por preguntar, sobre el entrenamiento, sobre las cargas de exigencia, sobre los momentos de la presión, del sentimiento en la salida y tuve la oportunidad de hacerlo.

¿Cómo es tener de jefe al papá (el periodista Eugenio Baena)?

Es muy difícil en todo sentido, porque él y todos ya son unos maestros, son súper exigentes y yo soy novata en el tema de las entrevistas, como en revisar que el audio esté bien y detalles que todavía no los veo con claridad, pero para ellos son muy importantes.

En las mañanas cuando hacíamos la planeación de cubrimientos, me decía '¿ya tiene preguntas para hacer, ya buscó detalles de los deportistas, el palmarés todo eso?', entonces me exigió al máximo y yo como deportista soy disciplinada y me gusta ir al límite.

¿La reganó?

Muchas veces, sobre todo en las zonas mixtas que estábamos juntos y me decía ‘pregunte, pregunte’, y a veces le decía 'ya, ya', pero fue muy enriquecedor.

¿Qué anécdota se lleva de Río 2016?

Con todo, de verdad que ver la última carrera de Michael Phelps, la última de Usain Bolt, porque como deportista es difícil y yo soñaba con estar en unos Juegos Olímpicos y me quedo con las memorias más bonitas y más con este capítulo tan apoteósico para nuestro país ganando tres oros, me siento privilegiada.

¿Por qué decidió hacer trabajo de reportería y no el análisis en los estudios?

Porque siento que esto es más gratificante, ya que en el estudio está la tranquilidad de allá, pero estar aquí son momentos únicos porque es cuando el deportista tiene las emociones altas y me gusta hacer reportería, me gusta conseguir cosas diferentes y hacer notas que nadie tiene.

¿Volvería a trabajar de esta forma en otro gran evento?

Sí, en estos días me decían que cubrir unos Juegos Olímpicos se convierte en una adicción, que si ya vine, quiero volver, que pase el Ciclo Olímpico para acompañar a los deportistas y pensar en Tokio-2020, por eso me encantaría, pero hay que seguir trabajando, formándome, aprendiendo y esperar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad