Dumoulin contra Nairo Quintana y el mundo en la semana decisiva del Giro de Italia

Mayo 22, 2017 - 08:22 a.m. Por:
Agencia EFE - El País
nairo quintana

Nairo Quntana durante una etapa del Giro de Italia.

Prensa Movistar-especial para El País

Tom Dumoulin y Nairo Quintana, separados en la general por 2.41 minutos en favor del holandés, disfrutaron de la tercera jornada de descanso echando cálculos ante una semana con abundante alta montaña, con puertos míticos como el Mortirolo, Stelvio y Pordoi, dos finales en alto y una crono final que podría guardar la emoción hasta el último metro.

"La Mariposa de Maastricht" se ha mostrado como un sólido líder, capaz de aguantar en el terreno de Quintana, si bien los puertos ascendidos no han sido los más exigentes, y de arrasar en el suyo: la crono.

Hay quien ve en Dumoulin un corredor similar a Miguel Indurain. De momento, con 26 años, ha exhibido un gran estado de forma y loable comportamiento en carrera, que le ha llevado a contar con una jugosa ventaja de 2.41 minutos sobre Quintana. ¿Será suficiente?. Es la pregunta del millón del Giro del Centenario, la que mantiene el interés en lo más alto.

El receptor de la citada pregunta es Nairo Quintana, el mejor escalador del pelotón, el hombre llamado a revertir una situación que se le atragantó con los tres minutos perdidos en la crono de Montefalco.

Su tropiezo en Oropa, donde le batió Dumoulin, avisó al colombiano, quien sabe que tiene montaña y finales en alto para quemar las naves.

El ganador del Giro 2014 y de la Vuelta 2016 sigue soñando con dar el primer paso en el año del doblete Giro-Tour.

Será el duelo estelar en los próximos seis días, donde esperan fuertes emociones: la lucha por la maglia rosa y por el podio. No es un Giro cualquiera, es el número 100 y las plazas del podio estarán cotizadas.

El francés Thibaut Pinot, a 3.21, tendrá voz y voto, y del "Tiburón" Vincenzo Nibali se espera el abordaje en cualquier momento. El siciliano ya remontó a lo grande para lograr su triunfo en 2016, que era el segundo en la carrera rosa. En la lucha por el título se echará de menos a Mikel Landa, eliminado tras la famosa caída provocada por una moto el día del Blockhaus. Una etapa será el objetivo del alavés.

Día de descanso en el Giro que utilizaron los corredores para realizar entrenamientos suaves e ir haciéndose a la idea de lo que les espera.

Ya el martes hay que tener las piernas listas para afrontar la etapa reina entre Rovetta y Bormio, de 227 kilómetros. Espera el Mortirolo, que será la "subida Scarponi", por su cara menos dura, la de Monno, con 12,6 kms al 7,6 por ciento. Luego el Stelvio (Cima Coppi con 21,7 kms al 7,2) y el Umbrailpass (13,5 kms al 8,4%). De ahí a meta en bajada vertiginosa.

Un día después 219 kilómetros de puro desgaste con Aprica (2ª) y Tonale (2ª) de salida, más Giovo (3ª), en la parte central. El jueves 25, jornada breve (137 km) y de las que crean diferencias: Pordoi (1ª), Valparola (2ª), Gardena (2ª), Pinei (3ª) y final en Ortisei tras coronar Pontives (1ª; 9,3 kms al 6,8%) a 4 kilómetros de meta.

El colofón tendrá dos días de montaña y una contrarreloj. El viernes, último final en alto en el Piancavallo (1ª; 15,5 kms al 7,3%), y el sábado espera el Monte Grappa (1ª) y Foza (1ª), que se coronará a 15 kms de la meta de Asiago.

Si la general no está clara, el último día espera la cita con el crono. En el Autódromo de Monza se dará la salida de los 27,6 kms hasta el Duomo de Milán, donde espera la gloria para el campeón del Giro del Centenario. Dumoulin y Quintana son los llamados; la carretera elegirá al héroe rosa.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad