De la mano de Alexander Cortázar, el fútbol vallecaucano está en semifinales

De la mano de Alexander Cortázar, el fútbol vallecaucano está en semifinales

Noviembre 13, 2012 - 12:00 a.m. Por:
WILFRIDO FRANCO - Prensa Indervalle - Especial para El País.com.co
De la mano de Alexander Cortázar, el fútbol vallecaucano está en semifinales

El estratega de la selección del Valle de fútbol masculino, Alexander Cortázar, durante una charla técnica con la plantilla 'rojiblanca'.

El recordado Alexander Cortázar deslumbró en sus años infantiles y fue tildado de ser el 'Maradona colombiano'. Hoy dirige las ilusiones doradas del fútbol vallecaucano.

Cuando Giovanni Hernández era el ‘niño del millón de dólares’, Cortázar valía mucho más; pero el tiempo frustró su talento. Hoy dirige las ilusiones doradas del fútbol vallecaucano en los Juegos Deportivos Nacionales…HistoriaEl tiempo vuela. El inexorable paso del tiempo en los interludios del reloj de arena, no se detiene. Todos recordamos como hace dos generaciones atrás, Alexander Cortázar Valencia era el “Maradona colombiano”. Una estrella del fútbol que despuntaba en los albores de su enorme talento. Zurdo, bajito, con el cuerpo expandido y parecido al Diego Armando original. Jugaba toneladas y en la Escuela Carlos Sarmiento Lora, era el 'chacho' del asunto. Todos hablaban de él y su barrio Siloé, lo tenía en un altar. Los titulares lo embargaban y las entrevistas le llovían. Era un torrente noticioso, por su deliciosa manera de jugar fútbol y por el desabrochado talento para eludir rivales. Pero el tiempo, irremediable destinatario de sucesos, cambió sus historias y sus proyectos. Se perdió entre los kilos de más y entre los intentos fallidos de jugar para el América de Hugo Gallego, el Millonarios de Vladimir Popovic y el Deportivo Táchira de Venezuela en 1997. Hoy en día, como diría un locuaz ecuatoriano, Cortázar es el timonel que dirige los sueños dorados de un Valle del Cauca que espera retener el título logrado en el balompié en 2008 bajo la tutela de Jairo Arboleda. Ya son otros tiempos. La melena al viento que lo identificó no existe. De ser el ‘Maradona colombiano’ queda solamente un recuerdo áspero que él mira un poco angustiado, en el retrovisor del tiempo. “Fueron dos factores primordiales los que terminaron con mi carrera deportiva como futbolista activo: la corta edad de 13 años con la responsabilidad de ser o no ser. Sentí demasiada responsabilidad y mucha presión de todas partes y el segundo facto que incidió, es que yo no me preparé bien en la parte física, traté de hacerlo, pero a los 18 años no era un modelo de perfección y ya era demasiado tarde". "El tiempo me cogió ventaja. Por ahí, hubo un intento en 1996 de ir a jugar al fútbol chino a través de un contrato que logró el empresario Robert López, pero realmente yo no estaba preparado mentalmente para ese reto y la cultura me impactó demasiado. Era un equipo de una compañía eléctrica, pero todo se quedó en el proyecto”, contó con la rapidez de quien quiere eliminar una mala jugada del destino. “Empecé a estudiar a los 24 años en la Escuela Nacional del Deporte, en el 2004 me gradué, luego de algunos momentos de dudas, pero me logré consolidar como técnico. Trabajo con la Escuela Carlos Sarmiento Lora y lo combino con la Liga Vallecaucana de Fútbol donde ya logré el subcampeonato prejuvenil en 2010, el título nacional prejuvenil en 2011 y ahora aspiramos al oro en estos Juegos Deportivos Nacionales”, dice Cortázar que ahora trabaja junto al Asistente Técnico Robinson Tamayo, el P.F. Alexander Arias y el sicólogo Leonardo Gutiérrez. “Este equipo es una familia” El Valle del Cauca ya está clasificado para semifinales de estos Juegos Deportivos Nacionales. Venció 4-0 a La Guajira y derrotó 2-0 al Atlántico. En el aledaño municipio de Los Patios, a cinco minutos de Cúcuta, rivalizaba con Nariño para consolidarse en el grupo A y enfrentará este jueves en semifinales al segundo del grupo B donde están Antioquia, Bogotá, Caldas y el local, Norte de Santander.“Este equipo es una familia. Tenemos la mayor posibilidad de ganar el oro y para eso venimos. Lo mejor de este equipo es el material humano. Esta es una familia, es un grupo fortalecido en todos los aspectos. Tenemos una base de jugadores de Cali, pero también tenemos futbolistas de Palmira y Buenaventura. La rivalidad en el fútbol siempre ha sido con Antioquia, pero no es el único rival por el oro”, cuenta en el vaho de la noche. “Me gusta el fútbol veloz como el del Real Madrid. Sigo a Mourinho, me encanta su manera de hablar y de dirigir. Tal vez soy de la escuela de Juan Carlos Osorio pero con un fútbol más atrevido, más ofensivo. Ahora me estoy preparando para llegar a un equipo profesional y quiero dirigir una selección Colombia prejuvenil. Tengo que hacer todo el proceso y de eso soy consciente”, baja la mirada y piensa que el destino ya lo moldeó.Me mira de soslayo y es determinante: “La vida me enseñó demasiado y a mis 38 años, ya maduré. Yo quiero llegar y no devolverme jamás”. Contundente. Dato: Del Valle para el Pachuca Carlos Alberto Ibarguen, centro delantero de la selección vallecaucana en los Juegos Deportivos Nacionales, pasará inmediatamente terminé el torneo de las justas patrias, al Pachuca mexicanoMide 1.81 y pesa 75 kilogramos. Natural de Buenaventura del barrio “Bella Vista”, donde el fútbol es una religión y todos son feligreses de la pelota. Carlos Alberto Ibarguen Hinojosa es el centro delantero de la selección vallecaucana en los Juegos Deportivos Nacionales. Ya marcó un tanto ante el seleccionado del Atlántico y aspira a llevarse el oro y el moro. “Quiero ser el goleador y lograr el título. Tenemos todas las posibilidades de ganar el oro. Todos los rivales son buenos, no hay rival pequeño. Casi siempre termina siendo Antioquia, pero tenemos que tener cuidado con los demás”, declara con la potencia de su físico.“Yo estaba en Buenaventura y me llevaron al América. Casi no jugaba allí y el empresario César Valencia me llevó al equipo “Fútbol Paz” donde tengo el servicio de la casa hogar. El señor Valencia es mi empresario y fue él quien logró el contacto con la gente del Pachuca. Yo me iba a ir a principios de mes para México, pero quise venir a defender los colores del Valle del Cauca y cuando terminen los Juegos Deportivos Nacionales, estaré viajando para vincularme con el Pachuca. Las expectativas mías son muy grandes y espero triunfar allá”, relata emocionado.Continuó: “Voy con opción de compra y ellos quieren verme actuar inmediatamente. Todo lo ha hecho mi empresario César Valencia; yo todavía no estoy enterado de lo económico, porque por ahora estoy metido de lleno en el seleccionado vallecaucano y estos Juegos Deportivos Nacionales”.Con 17 años, una potencia física envidiable, admirador de Falcao García “porque es quien está de moda”, Carlos Alberto Ibarguen, escudriña en su futuro. Ve el éxito muy cerca. Ya lo está abrazando con sus anchas manos de la fama.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad