Conozca un poco más de la medallista olímpica Yuri Alvear

Marzo 11, 2012 - 12:00 a.m. Por:
JESSICA VILLAMIL MUÑOZ - Reportera de El País

La vallecaucana Yuri Alvear conquistó la medalla de bronce en la categoría de los 70 kilogramos del judo en los Juegos Olímpicos de Londres.

No importa que sonría todo el tiempo, que hable desenfrenadamente, que su mirada inspire nobleza y que sus manos se sientan delicadas. Quién pensaría que cada que entra a un campo de entrenamiento se transforma en una mole que derriba a oponentes. Hay razones para tenerle miedo.“Los combates con Yuri casi siempre son a muerte”, confiesa Carolina. La chica comparte entrenamiento en el Coliseo 'El Pueblo' con Yuri Alvear, la judoca más importante del país. Eso sí —advierte— solamente aprende con ella técnicas para desestabilizar al rival. Eso de los combates se los deja a otros.Esos otros son pocos. Evelyn Lucumí, también deportista de la Liga de Judo del Valle, prefiere guardar silencio. Luego, con timidez, expresa que se siente feliz con el recorrido internacional de la medallista y que cada tanto quiera enseñarles su bagaje. Pero ni siquiera el agradecimiento que siente es suficiente para decidirse a ser su rival.El temor de las compañeras no es infundado. La deportista, ganadora de una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres, explica que las jóvenes que la acompañan apenas están en una parte del camino que ella hace mucho recorrió.“Aquí en Colombia casi no hay mujeres grandes que practiquen el judo. Las que lo hacen son de la categoría de 78 kilogramos que pueden superar los 120 kilos de peso y eso tampoco me conviene porque tengo que multiplicar esfuerzos”, precisa Yuri.Entonces, la judoca suele entrenar sola. Sube únicamente con la fuerza de sus brazos por sogas que penden de una viga a cinco metros de altura y desciende por ellas de la misma manera. Flexiona sus piernas en repetidas ocasiones hasta el cansancio. Simula durante horas estrangulamientos, inmovilizaciones... O se enfrenta con los hombres, aunque a ellos les guste poco esa idea.De los pocos que se atreven, el novato Juan Carlos Callejas. Es delgado y de mediana estatura. Cuenta que para él sí es un honor servirle a Yuri porque aprende técnicas nuevas. “Esas son las ventajas de ir y venir por el mundo minimizando al contendor”.Dice que en los combates la jamundeña es superior con los brazos, que tiene una fuerza desmedida y hay muchos hombres a los que no les gusta quedar reducidos ante la potencia de una mujer. Cuestión de orgullo, seguro. Cuenta que hay ocasiones en las que los ánimos se caldean y la tarde de entrenamiento termina en un combate que parece mortal. Luego vuelven a ser amigos, compañeros.Otros solamente callan ante la pregunta de qué tal los entrenos con Yuri. Eso hizo que la Federación Colombiana de Judo tomara la decisión de mandar a la deportista a practicar a Japón, la cuna de la disciplina oriental. Hernando Arias, presidente de la federación, insiste en que los 30 competidores de la selección son muy buenos, “pero ninguno quiere entrenar con Yuri porque les da miedo”.Por el combate olímpicoNoriyuki Hayakawa es el técnico de la Selección Colombiana de Judo. Todas las tardes de lunes a viernes les enseña en Cali nuevos movimientos a los jóvenes que practican la disciplina. Lo hace “por los laditos” porque su principal objetivo es preparar a la judoca que representará al país en los Juegos Olímpicos. Desde hace dos años está a su lado.El oriental simula los movimientos de las rivales que tendrá y con las que ha perdido la jamundeña. Le da fundamentación (desequilibrio y apoyo propio), porque el deporte, con el correr de los años, ha ido cambiando.“El judo se volvió muy técnico. Ya al oponente no se le puede cargar como un bulto para tumbarlo. El reglamento ya lo prohibió y quién mejor que un japonés actualizado para que le entregue su conocimiento a la campeona”, explica Arias.Pero Yuri agrega que luchar contra hombres no está del todo bien. Que ellos son mucho más fuertes y que si bien adquirirá más potencia, en el mundo las mujeres experimentadas en esa disciplina son sobre todo ágiles.“Los hombres son muy buenos, pero precavidos, tratan de hacer las cosas bien. Las mujeres no, ellas atacan por donde sea y como sea. Son más agresivas”, comenta.FRASES...* "Estar en el entreno con Yuri no me da susto porque ahora sólo me enseña fundamentación. Pero cuando compite con los hombres, esos combates sí son a muerte”.Carolina Caicedo, judoca Liga del Valle.* "Si no se resuelven sus necesidades como deportista, tarde o temprano Yuri se va a aburrir. Aquí en su categoría no hay muchas mujeres y ella no tiene con quién practicar”.Hernando Arias, presidente Federación Nacional de Judo.* "¿Mi principal rival? Todas las 22 niñas que participan en los Juegos Olímpicos. Todas tienen muy buen nivel y en los campeonatos que se han hecho no hay ninguna que repita el primer lugar”.Yuri Alvear

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad