Río Magdalena, el afluente del país que más 'agoniza' por el Fenómeno del Niño

Enero 18, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Río Magdalena, el afluente del país que más 'agoniza' por el Fenómeno del Niño

El panorama es desolador en algunos tramos del río Magdalena. En algunas poblaciones del departamento de Santander hay navegación restringida. Pobladores pueden caminar por donde pasaba el río antes de la instensa sequía.

La situación más crítica de este afluente se vive en la cuenca media y baja, ha indicado el Ideam. En algunas zonas el cauda del río solo alcanza los 60 centímetros.

A pesar de las lluvias que se han presentado esta semana y  que aliviaron en parte la sequía en algunos afluentes del país, la cuenca del río Magdalena, al igual que la del río  Cauca,  sigue siendo las más afectada por la temporada del Fenómeno de El Niño, según los análisis del Instituto de Meteorología, Hidrología y Estudios Ambientales, Ideam. Lea también: El drama de la sequía golpea a doce municipios del Valle. La alerta roja para los dos afluentes más importantes del país se ha mantenido en las últimas semanas por los bajos niveles que reportan en distintos puntos de su trayecto.  Sobre el Magdalena se alertó especialmente por la crítica  situación que se vive  en la cuenca media y baja. Los niveles bajos en ese río se presentan  en su recorrido  desde Puerto Salgar (Cundinamarca),  Puerto Berrío (Antioquia), Barrancabermeja y Puerto Wilches (Santander), San Pablo (Bolívar), Gamarra y  Tamalameque (Cesar), hasta El Banco (Magdalena),  en la cuenca baja (ver tabla de caudales históricos). Para el caso de Puerto Berrío, por ejemplo,  se registra una profundidad actual de 1,92 metros. El registro es de  80 centímetros menos por debajo del promedio mínimo histórico (que se ubica en 2, 75 metros). La situación más complicada se vive en Santander. En arrancabermeja, el caudal del río alcanza los  60 centímetros a su paso por esta población santandereana. Ese nivel está  88  centímetros por debajo del promedio mínimo histórico (que es de 1,48 metros); y en  Puerto Wilches, el afluente alcanza los 3,24 metros, es decir  17 centímetros  por debajo del promedio histórico mínimo (que es de 3,41 metros). Lo que se divisa en la zona es una especie de desierto. Islotes y playas de arena deja la ausencia del agua del Magdalena, afectando la pesca, principal actividad económica de las poblaciones asentadas en sus orillas. La esperada ‘subienda’ de bocachico nunca llegó, dicen los pobladores. El transporte de carga se ha complicado, pues la movilidad de contenedores y convoyes se ha restringido por falta de caudal. Eso redunda, según el director de Corpomagdalena, capitán en retiro Álvaro Mendoza Mazzeo,  en demoras en los tiempos de entrega y embarque en los puertos de Barrancabermeja, Barranquilla y Cartagena.  “El transporte de carga debe hacerse de manera fraccionada, porque las embarcaciones, con siete u ocho botes no pueden pasar con el peso completo. Tiene que pasar bote por bote”, explicó. El abastecimiento de los acueductos también se ve comprometido. En Santander, 10 municipios ya entraron en racionamiento y dos poblaciones sufren por desabastecimiento del líquido vital. En el municipio del Magdalena se miden niveles de agua de 1,95 metros. El río ha bajado más de dos metros, rompiendo récord en los registros históricos (el promedio mínimo es de 4,19 metros). En los departamentos de Bolívar, Cesar y Santander, el Ideam advierte que las condiciones pueden ser más críticas durante los próximos dos meses, cuando se prevé que la sequía sea más intensa por ‘El Niño’. El Gobierno Nacional ha insistido en que la reactivación de la represa del Quimbo, en el Huila, (cuya actividad estaba parada por orden de un juez) comenzará a darle un respiro al Magdalena.  El presidente Juan Manuel Santos manifestó la semana pasada que “el caudal ha subido de nivel en 21 centímetros cúbicos, con lo cual, operando al 54% de la capacidad, ha permitido que 100 municipios puedan tomar agua del río Magdalena”. Sin embargo, el director de Corpomagdalena adviritó que “no ha sido soltada el agua de la hidroeléctrica El Quimbo”. “Solo está trabajando con 100 metros cúbicos de agua por segundo que está entregando a Betania que solo está soltando 125 metros cúbicos de agua por segundo, por lo tanto aún no se ha incrementado el nivel del agua del río Magdalena. Esta situación se da porque están probando si el agua tiene oxígeno para no afectar la actividad piscícola”, afirmó. Para tener en cuenta El río Magdalena es la principal arteria fluvial del país.  Cuenta con una longitud de más de 1500 kilómetros, y es navegable desde Honda (Tolima) hasta su desembocadura en el Mar Caribe. Su cuenca ocupa el 24 % del territorio continental del país,  en el que están ubicados 19 departamentos (con al menos 130 municipios). En esa zona vive el 80 % de la población y allí se produce el 85 % del PIB nacional. Estudios estiman que son por lo menos 500 ríos  los que tributan al Magdalena. De sus aguas depende el abastecimiento de acueductos  de cientos de poblaciones y actividades agropecuarias, energéticas, industriales, de comercio y servicios

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad