Los grandes retos del Congreso de la República en el año que llega

Diciembre 28, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Juanita Ramos Ardila | Colprensa
Los grandes retos del Congreso de la República en el año que llega

El ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, tendrá que emplearse a fondo para sacar adelante las dos reformas prioritarias del gobierno Santos.

La polémica acompañará los 4 debates que deberán enfrentar en el 2015 las inicitaivas oficialistas del equilibrio de poderes y el fuero penal militar, para convertirse en leyes.

De las diez iniciativas que el actual Congreso le aprobó al Gobierno durante su primer semestre legislativo, las reformas al equilibrio de poderes y al fuero penal militar fueron las más controvertidas dentro y fuera de la Cámara de Representantes y el Senado.Sin embargo, la polémica está lejos de calmarse. A ambos proyectos les restan cuatro debates que serán definitivos para su aprobación y, aunque cuentan con el respaldo de la mayoría de la Unidad Nacional y la supervisión del propio ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, tendrán que enfrentarse con temas sensibles que dividen la coalición del Gobierno.Como se sabe, la reforma de equilibrio de poderes, el proyecto bandera del Gobierno Nacional en el periodo legislativo que acaba de culminar, ocupó muchas horas de debate, luego de que el mismo día de su posesión Juan Manuel Santos anunciara la eliminación de la reelección presidencial.Ese artículo, el principal de la reforma, contó con apoyo mayoritario entre los distintos partidos políticos, pese a que el Centro Democrático proclamó la “incoherencia” que significaba haberse hecho reelegir y luego promover el desmonte de esta figura, que sería aplicada igualmente a los cargos de Procurador General de la Nación, Contralor General de la República y Defensor del Pueblo, además de los magistrados.Debido a que al finalizar la primera vuelta en la conciliación quedó establecida una cláusula pétrea que dice que la reelección presidencial solo podrá ser revivida por medio de una reforma constituyente o la convocatoria a referendo, pese a que había sido eliminado en el cuarto debate, el proyecto se volverá a discutir en la segunda vuelta.“Al final el proyecto quedó mermado, pues se le quitaron muchas arandelas que no tienen que ver con el equilibrio de poderes”, plantea el politólogo Fernando Giraldo, quien sostiene que, en cambio, hizo falta incluir iniciativas tendientes a equilibrar las relaciones entre las regiones y el Gobierno central.Las listas cerradasSin duda uno de los temas que más dará de qué hablar será el relacionado con las listas cerradas, que en la primera vuelta quedaron establecidas hasta 2022.El mismo ponente de la reforma en la Cámara, Hernán Penagos, aseguró que el dilema sobre esta medida es que en ninguno de los partidos políticos hay consenso. Incluso, el presidente del Senado, José David Name, destacó que habrá diferencias en las discusiones de este punto en la segunda vuelta.Las críticas se centran en analizar qué tan democrática es la propuesta, porque muchos sectores han afirmado que podría prestarse para que se implante la llamada elección ‘a bolígrafo’, donde el líder del partido escoge los integrantes de la lista a su conveniencia y sin consultar a los demás miembros de la colectividad. Además, los partidos que no cuentan con una gran representación en el Congreso han dicho que la norma los puede afectar y no les alcanzaría para llegar al umbral, específicamente lo ha afirmado el Polo Democrático, al reiterar que la medida va contra esos grupos políticos.Pero otros sugieren que las listas cerradas son una oportunidad para que los partidos se fortalezcan. Así lo afirma el constitucionalista Juan Manuel Charry, para quien son una forma de que los partidos creen estructuras más solidas y organizadas, ya que en este país existen “partidos muy débiles”.Lo cierto es que las constancias de las votaciones de los partidos permiten prever que este será uno de los temas más debatidos en la segunda vuelta del Congreso y que seguramente el Gobierno no estará acompañado en él por las mayorías de la Unidad Nacional.Sectores de La U, por ejemplo, han manifestado su rechazo al proyecto por promover el ‘cacicazgo’ político, como lo han hecho los conservadores y una fracción del Partido Liberal. A su favor, en cambio, está el Centro Democrático, que obtuvo una experiencia exitosa tras conformar una lista liderada por el expresidente Álvaro Uribe Vélez. El eje de justicia, por cuenta del tribunal de aforados, también volverá al centro de la polémica, ya que no hay claridad sobre su función. Algunos creen que debe ser para investigar y juzgar, y otros dicen que también debería acusar.¿Y el fuero militar?La reforma al fuero penal militar, radicada por el Ministerio de Defensa, no se alejará tampoco de las controversias en su segunda vuelta, pues ha enfrentado a distintos sectores políticos y ha unido a otros, como el santismo y el uribismo.La iniciativa que establece condiciones jurisdiccionales para esta norma ha tenido críticas de la Alianza Verde y el Polo Democrático, que señalan que no queda clara la exclusión de quienes sean responsables de los ‘falsos positivos’, los delitos que violen el Derecho Internacional Humanitario y quienes hayan cometido actos de violencia sexual en el marco del conflicto.En repetidas ocasiones el Polo ha manifestado que “la Justicia Penal Militar es una dependencia administrativa adscrita al Ejecutivo, que asumiría funciones del Poder Judicial en materias no previstas en la Constitución”.Así, el tema enfrentará su segunda vuelta parlamentaria en la que el Gobierno insistirá en su aprobación, pese a las críticas que han pedido que se especifiquen cuáles serían las ejecuciones extrajudiciales y los delitos que no entrarían en la norma.Lo complicado, para los expertos, es que la ‘pelea’ se dará en medio de eventuales acuerdos para el fin del conflicto, punto que se tocará en La Habana el próximo año.Ahora bien, junto al fuero penal militar en octubre se radicó un proyecto que pretende establecer reglas para investigar, acusar y juzgar a miembros de la Fuerza Pública en el marco del Derecho Internacional Humanitario, aplicable en situación de hostilidades y el desarrollo de los principios de autonomía e imparcialidad de la Justicia Penal Militar.De iniciativa gubernamental, esta iniciativa no ha sido debatida, pero en ese marco se deberán aclarar los delitos que entrarán en esa modalidad de justicia, lo que implica una discusión ambigua y confusa para muchos partidos políticos que no ven con claridad la normatividad para la segunda vuelta.Aun así, el general (r) Harold Bedoya da por hecho la aprobación del fuero militar penal tal como lo ha concebido el Gobierno, debido a las mayorías con las que cuenta en el Congreso.“Lo que se ha presentado no tiene sentido, porque el fuero de los militares quedó consagrado desde la Constitución del 86, pero ahora le han colocado una cantidad de delitos para que no los juzguen por allí, como lo que llaman ‘falsos positivos’ y los genocidios, cuando sin importar el delito que sea, es un tribunal militar el que lo debe juzgar, como se hace en cualquier ejército del mundo, pero aun así lo aprobarán”, sostiene.Con la rápida aprobación coincide Giraldo, para quien es claro que el Gobierno aprovechará esta iniciativa para congraciarse con las Fuerzas Armadas e intentar borrar la imagen de que está siendo muy condescendiente con las exigencias de las Farc.Lo cierto es que, tal como lo asegura también el analista, los ‘peones’ de Santos tendrán que emplearse a fondo para inculcarle disciplina a la Unidad Nacional, que durante el primer periodo legislativo se caracterizó por el desorden, si no quiere llevarse amargas sorpresas de último momento en su propósito de sacar adelante estas dos iniciativas.Más pendientesOtro de los motivos de controversia de la segunda vuelta parlamentaria será el sistema ‘cremallera’. La Unidad Nacional apoyó la propuesta 2-1, que establece que las listas tendrían que organizarse con dos personas del mismo género de manera consecutiva y uno de distinto género, mientras otros apoyaron el 50-50, que intercala a hombres y mujeres.Pero en el tercer debate de la Comisión Primera de la Cámara los liberales apoyaron la propuesta de un sector de la Alianza Verde y luego cambiaron de parecer. Total, el tema deberá analizarse al interior de los partidos, pues tampoco hay una opinión radical que impida hacerle cambios.El voto preferente y la simultaneidad también serán temas sensibles, según los expertos, que deberán analizarse con detalle durante la próxima legislatura.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad