Los cálculos ya no son problema

Abril 08, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Los cálculos ya no son problema

El nuevo procedimiento para destruir los cálculos renales es más efectivo y seguro. Consejos de prevención.

En Cali más de 200.000 personas sufren cálculos cada año. De hecho, el Valle del Cauca es uno de los departamentos más afectados por este mal, debido a que las personas, en un clima cálido como el de la región, no ingieren la cantidad suficiente de líquidos.Lo cierto es que por efecto de la deshidratación crónica, los cristales producto del metabolismo de los alimentos que están en los riñones se van uniendo unos a otros, formando con el tiempo piedrecillas que pueden llegar a medir hasta seis centímetros de diámetro o incluso ocupar por completo el riñón, afectando su proceso de drenaje y generando complicaciones que pueden llevar a la muerte.Hasta hace poco, la única opción para eliminar los cálculos eran procedimientos quirúrgicos que no están indicados para todos los pacientes, dejan cicatriz, conllevan graves riesgos y son de lenta recuperación. Pero la medicina y la tecnología, en busca de ganarle la partida a este mal que en sus inicios es silencioso, han desarrollado una técnica especial que combina un moderno endoscopio con la acción del láser, con inigualables ventajas para el paciente. Se trata de la nefrolitotomía con ureterorenoscopio flexible y láser Homium. Conozca sus ventajas.Doce ventajas que pesan1. El porcentaje de éxito es de un 98%, por lo que es superior al de otros métodos que tienen entre un 70% a 90% de efectividad.2. Permite operar a personas con cálculos muy duros que la litotripsia no logra fragmentar.3. También es una alternativa para personas con malformaciones congénitas, en las que los riñones se ubican fuera de su sitio normal, que antes sólo tenían como opción la cirugía abierta.4. Es ideal para pacientes obesos, en quienes la distancia de la piel al cálculo es de más de diez centímetros, lo que impide hacer una cirugía percutánea.5. Puede usarse en mujeres en embarazo, en quienes por su abdomen tan pronunciado no se puede hacer una percutánea y tampoco son candidatas a una litotripsia por las contraindicaciones radiológicas. Esto dado que ambos procedimientos implican riesgo de parto pretérmino y aborto.6. Suele requerir sólo un tiempo quirúrgico. En cambio con la litotripsia hay que hacer dos o tres sesiones durante tres meses.7. El ureterorenoscopio permite llegar hasta los lugares más recónditos de los riñones, algo imposible con el endoscopio convencional.8. El sangrado es mínimo, por lo que no supone riesgo para pacientes con trastornos de la coagulación.9. Hay menos riesgo de causar lesiones, ya que el ureterorenoscopio es flexible, no rígido como el otro endoscopio usado en otros procedimientos. Además tiene sólo entre 2 y 2,5 milímetros de grosor, comparado con el anterior de un centímetro.10. Es un procedimiento ambulatorio que sólo en algunos casos genera incapacidad de uno o dos días, mientras otros como la cirugía abierta implican entre 15 y 20 días de incapacidad.11. Es más cómodo para el paciente, pues la sonda o catéter sólo se deja entre ocho y quince días, mientras en procedimientos como la litotripsia se deja hasta tres meses.12. No deja cicatriz como la cirugía abierta, porque se hace a través de orificios naturales.Consejos prácticosPara detectarlos:Permanezca atento a síntomas como dolor lumbar y/o abdominal y sangre al orinar. Igualmente, a presencia de náuseas, vómito y/o síntomas urinarios irritativos como sensación de vaciado incompleto, ardor al orinar o mucha frecuencia en la micción.Si además de lo anterior sufre fiebre o escalofríos consulte por Urgencias en un centro asistencial, pues puede tratarse de una septicemia, es decir, de una infección generalizada que puede llevar a una falla multisistémica y a la muerte.Tenga especial precaución si sufre infecciones, malformaciones o trastornos funcionales de las vías urinarias o trastornos relacionados con el metabolismo del calcio, el ácido úrico y el magnesio.Para evitarlos:Controle su consumo de sal, así como de alimentos ricos en ácido úrico como los camarones, las carnes rojas y el tomate.Lleve una dieta equilibrada en cuanto al consumo de proteínas y líquidos.Haga ejercicio, pues el sobrepeso y el sedentarismo promueven la aparición de cálculos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad