La peligrosa mezcla que dejó un menor muerto y a 21 más intoxicados en Bogotá

Agosto 12, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
La peligrosa mezcla que dejó un menor muerto y a 21 más intoxicados en Bogotá

Al Hospital El Tunal fueron remitidos varios de los niños que resultaron intoxicados.

Con la emergencia registrada en un colegio en el sur de Bogotá quedó en evidencia la nueva modalidad que están usando los jóvenes para drogarse. Ahora usan el químico del extintor.

Los 22 menores que resultaron intoxicados ayer en el colegio Marco Fidel Suárez de la localidad de Tunjuelito, al sur de Bogotá, mezclaron marihuna, chirrinchi (alcohol con dulce) y polvo de extintor.

Ese es el informe preliminar entregado por las autoridades luego de adelantar los análisis de toxicología para verificar qué sustancia inhalaron los jóvenes y qué produjo la muerte de uno de ellos.

Lea también: Un menor muerto y 20 intoxicados en colegio de Bogotá tras manipular un extintor

Los menores llegaron al Hospital del Tunal, donde permanecen 12 bajo observación médica debido a la alteración en el sistema nervioso que sufrieron tras el consumo de la sustancia.

La emergencia dejó al descubierto una nueva modalidad que estarían utilizando los estudiantes para drogarse. Los jóvenes la llaman 'repartir extintor'.

Se mezcla la sustancia que contiene un extintor con otros agentes químicos para inhalarlo durante varios minutos.

Una alumna de esa sede educativa habló con Blu Radio y contó cómo consumen la sustancia que trae el extintor.

“Me dijeron que el extintor que usaron el martes estaba muy cargado y el niño que murió se pasó, entonces fue que se presentó la intoxicación. El extintor es un líquido que lo echan en la manga del saco y lo van inhalando, así se drogan. En el colegio se ven muchos niños que se drogan con el químico del extintor. Hay una niña en el colegio que vende marihuana, y el negocio es de la mamá que estaba en la cárcel”, relató la estudiante.

Asimismo, un docente que trabaja en esta sede educativa denunció a través de una carta publicada por Caracol Radio que ya se había dado a conocer el robo de un extintor a principios de este año. Además, agregó que las directivas sabían de los problemas de drogadicción.

“El estudiante fallecido era un muchacho repitente y además drogadicto conocido por todos en el colegio. Los dos estudiantes que les vendían la droga también eran repitentes y además expendedores. Uno de ellos robo un extintor desde el inicio del año del que sacaba la sustancia para venderle a los compañeros, casi todos del mismo curso”, dice un aparte de la carta publicada por el medio radial en su portal.

Según agrega el profesor, este no es el primer caso que se registra en ese colegio, pues ya se han presentado otros incidentes; dice sentirse impotente porque ante las denuncias no pasa nada. “Simplemente llaman al acudiente que tampoco hace nada”, agrega.

Un extintor contiene agua de chorro, agua pulverizada, espuma, anhídrido carbónico, CO2, y polvos químicos secos. Esa es la sustancia que estarían usando los jóvenes, que al mezclarla con otros químicos, la hace sumamente peligrosa como se evidenció en este caso en Bogotá.

El equipo de Orientación Escolar de la Secretaría de Bogotá está investigando la razón por la cual los menores habrían inhalado la sustancia y hace cuánto tiempo se venía presentando esta modalidad para drogarse.

Por su parte, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, confirmó que no recibió ninguna alerta sobre la situación de la Institución Marco Fidel Suárez de Bogotá, donde 22 estudiantes inhalaron una mezcla de sustancias.

Sin embargo, la funcionaria sí aclaró que le están haciendo seguimiento a cuatro niños que estudian en el colegio, pero que no tienen que ver con el caso de la intoxicación masiva registrada el martes en la tarde.

“A lo largo del año el colegio nos había reportado algunas de las situaciones que se presentaban con cuatro estudiantes. Y ya están, uno desde enero y los otros desde marzo, en proceso administrativo de restablecimiento de derechos, vinculado a uno de nuestros programas de restablecimiento familiar y aprovechamiento del tiempo libre”, explicó.

Añadió que la entidad lamenta el hecho en el que murió el menor de edad y anunció investigaciones en el centro educativo.

Hablan expertos sobre el caso de intoxicación masiva en BogotáEl doctor Camilo Uribe, toxicólogo de la Clínica Marly de Bogotá, aseguró que según los registros de urgencias de los hospitales son más las niñas que niños los que resultan intoxicados con estas sustancias como el químico de un extintor.Asimismo, el toxicólogo explicó que el mayor riesgo del consumo de drogas en los colegios se presenta entre menores de 11 y 13 años. Según el especialista, “con una mezcla como la que consumieron los estudiantes del colegio Marco Fidel Suarez de Bogotá, los niños buscaban que no les llegara oxígeno al cerebro para tener una sensación de desconexión y placer”. Siendo así, Uribe explica que la inhalación de polvo de extintor viene ocurriendo hace unos tres años en Bogotá. Por su parte, la doctora Marie Francoise Crepy Saab, toxicóloga del Hospital San Vicente Fundación de Medellín, también se refirió a la situación de los niños intoxicados y aseguró que las consecuencias del consumo de este tipo de sustancias no solo son neurológicas sino también psiquiátricas. “Cuando una persona empieza a consumir tiene alteraciones en la perfección, bajo rendimiento escolar, cambios de comportamiento. No es raro encontrar la mamá que diga que el niño que era cariñoso se vuelva agresivo”, explicó Marie Francoise. En cuanto los daños neurológicos la experta asegura que hay daños gravísimos que se presentan más rápidos que otros.

“Por ejemplo, el caso de los pegantes como el bóxer o del alcohol, funcionan como si fueran una trituradora de neuronas, las personas pierden el equilibrio, tiene dificultades para hablar. Una persona que consume bóxer continuamente al cabo de cinco años tendrá un cerebro que está muy comprometido. Cuando se ve científicamente, el cerebro ha perdido su volumen, la masa encefálica se va perdiendo”, dijo. "Hay que ser muy cuidadoso con el caso del joven que murió en Bogotá si fue por la droga o algún químico o algún tóxico adicional que lo haya predispuesto a la muerte. Si el consumo no ha sido tan severo y no tiene secuelas importantes puede ser reversible, por eso entre más rápido se frene el consumo mucho mejor", agregó la experta. En cuanto al tema de la legalización de la droga la especialista aseguró que aunque es bueno para acabar con el negocio sería un riesgo. “Es gravísimo para el que le gusta consumir porque si yo no tengo un límite y nada me está poniendo freno inmediatamente voy a querer experimentar”. Por otro lado, el investigador y asesor del Distrito, Ariel Avila, aseguró que el problema de drogadicción no es un problema de estratos sociales sino de la ciudad.

“Esto no es un problema de colegios públicos o privados, ni de estratos. El tipo de droga cambia. Es un problema de una ciudad y no es un problema del sistema educativo”, indicó Ávila. El investigador contó que de acuerdo con un estudio que se realizó en todos los colegios de la ciudad de los estratos 2 a 6 y en todos los colegios a excepción de uno, es decir en 612 colegios, los estudiantes manifestaron que era posible conseguir drogas o alucinógenos cerca al colegio. De acuerdo con Ávila, actualmente se está comercializando un tipo de droga que no es ilegal y a la que no es fácil hacerle seguimiento, como el caso que ocurrió en el colegio Marco Fidel Suárez de Bogotá.

"Las personas que no tiene recursos compran pegante Bóxer, otros compran 'Dick' y los de más recursos compran 'poper'. Esa droga no genera una adicción física, sino sicológica, y por eso es difícil de identificar porque no genera ansiedad, sudor y episodios de ansiedad”, explicó. Aunque hubo un menor de edad muerto debido a una combinación de sustancias alucinógenas en un colegio del sur de Bogotá, Avila asegura que “esto no es un problema masivo, no hay que generalizar. La mayoría de los 'chicos' no consumen". Finalmente el asesor del Distrito manifestó que una solución para esta problemática sería mejorar la articulación y hacer unas claridades jurídicas. 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad