La furia de la naturaleza los persiguió desde Mocoa hasta Corinto

La furia de la naturaleza los persiguió desde Mocoa hasta Corinto

Noviembre 08, 2017 - 11:50 p.m. Por:
Jamir Mina Quiñónez, enviado especial de El País
Corinto Cauca - familia que vivió lo mismo en Mocoa

Este es el panorama del barrio Esmeralda, todas las casas de este sector quedaron bajo el lodo. La empalizada derribó puertas y paredes, así como algunos postes de energía.

Jorge Orozco / El País 

Cuando escuchó los primeros gritos desesperados que advertían de una avalancha en Corinto, Wilson Alirio Melo miró a su esposa e hija y sin decir una palabra -en ese momento- todos recrearon en sus mentes las escenas de lo ocurrido en Mocoa.

Lo hicieron, sin querer, porque habían vivido de primera mano aquella tragedia, ocurrida el 1 de abril del 2017, que dejó 332 muertos, 400 heridos y más de ocho barrios borrados por el lodo. Alirio, oriundo de Putumayo, fue uno de los perjudicados, porque su familia lo perdió todo en aquella avalancha.

En Corinto no fue diferente: el lodo destruyó su moto, los muebles, la nevera, un pequeño taller en el patio de su casa, la estufa, el comedor y acabó con la poca tranquilidad que habían recuperado luego del 2 de abril.

“Uno ve esto y quisiera quedarse llorando un día entero. Pienso y no encuentro solución”, dice Alirio, mientras mueve uno de sus pesados muebles con ayuda de su esposa.

Lea también: "Alertas tempranas salvaron muchas vidas en Corinto": Santos

Habla sin soltar la pala y parece desahogar su rabia cuando la entierra en el lodo, en búsqueda de disminuir centímetros del lodo que inundó su casa.

“Le digo que esto es una cosa de no creer, en este año dos tragedias muy similares han golpeado a esta familia, gracias a Dios en ninguna de las dos hubo muertos. Mis allegados la sufrieron en abril y yo los recibí en mi casa, ahora me tocó a mí junto con ellos”, añade.

En esta ocasión, fue el río La Paila el causante de la tragedia. Hacia las 6:30 p.m de este martes el cauce se salió de su rumbo tras un fuerte aguacero en la parte alta de la montaña, desde esa zona mucha gente se movilizó rápidamente hasta la zona plana para dar aviso de la empalizada.

Luego del llamado de alerta, Alirio corrió con su familia. No sacaron nada, solo querían salir de Corinto rumbo a Caloto.

“A mitad de camino se escuchaba cómo la empalizada se estrellaba contra las paredes de las casas; eso sonaba hasta a kilómetros de distancia”, recuerda.

Diez horas después regresó a su barrio para ver qué había pasado: en los primeros minutos no pudo ni siquiera caminar por su cuadra, porque la capa del lodo superaba el metro con cincuenta centímetros y el peligro de caer en un hueco era latente.

“Cuando pudimos abrir la puerta salió un montón de agua lodo. Luego empezamos a ver cómo estaba la casa y no aguantamos las ganas de llorar”, agrega.

Al igual que él, sus vecinos también lo perdieron todo, esa cuadra del barrio Esmeralda fue una de las más afectadas. Hasta el fluido eléctrico sufrió la consecuencias de la empalizada: los cables quedaron en el suelo.

“La tristeza es mucha. Yo estaba construyendo el segundo piso de mi casa y la empalizada se llevó todos los materiales, también dejó el primer piso sumido en el lodo; a falta de uno perdí los dos”, reseña Gabriel Castro, damnificado por esta tragedia.

Este desastre natural dejó 18 desaparecidos, 4 muertos, cinco barrios bajo el lodo y alrededor de 8000 afectados.

Lea también: Infografía: el desastre natural que cubrió a Corinto en la noche de este martes

“Desde este momento empezamos con las labores de reconstrucción y limpieza del municipio. Igualmente trabajamos contrarreloj para habilitar las vías Miranda – Corinto, Corinto – Chicharronal y Corinto – Tacueyó, que quedaron taponadas por la avalancha”, dijo el gobernador del Cauca, Rodrigo Campo, tras realizar un sobrevuelo por el área afectada.

Alirio y su familia no han contemplado qué será de su futuro, pero no descartan la posibilidad de salir de Corinto. “La naturaleza se ensañó con nosotros. Luego de esto ya no vamos a volver a estar tranquilos cualquier alarma que suena y ya todos nos miramos, esperando el momento en que vuelvan a gritar: ¡corran, viene una avalancha!”.

Corinto Cauca - familia que vivió lo mismo en Mocoa

Wilson Alirio (camiseta azul), quien también vivió la tragedia de Mocoa, rescata algunos enseres de su casa en Corinto.

Wilson Alirio (camiseta azul), quien también vivió la tragedia de Mocoa, rescata algunos enseres de su casa en Corinto.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad