"Hay que desarrollar una pedagogía de la paz", dice Sergio Fajardo

"Hay que desarrollar una pedagogía de la paz", dice Sergio Fajardo

Junio 02, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Vidal Garcés | El País

“Yo no me siento a escondidas con nadie (ninguno de los 125 alcaldes de Antioquia) y todos tienen un trato igual, de modo que establecemos una relación (de gobierno) diferente”, Sergio Fajardo.

El gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, sostiene que el Gobierno debería congregar más a todo el país alrededor del propósito fundamental de la paz. “Hay que pasar la página de la guerra”, manifiesta.

Que Sergio Fajardo hizo una gran administración en la Alcaldía de Medellín lo reconocen Tirios y Troyanos. Que allí dejó sembrada la semilla de la antipolitiquería y que la ciudad aprendió a elegir bien a sus sucesores, lo demuestran los numerosos premios, distinciones y reconocimientos que la capital antioqueña ha recibido en los últimos años. Como el maestro de matemáticas que es, la gran apuesta de Fajardo por la educación, la ciencia y la tecnología, junto con la inclusión y la seguridad, fueron los pilares fundamentales de su éxito en una ciudad aquejada entonces por todos lo males. ¿Que la capital antioqueña todavía tiene problemas? Sí, pero sus habitantes de bien y una clase empresarial comprometida y solidaria, sacan la cara por ella. El ex alcalde de Medellín, hoy Gobernador de Antioquia, le sigue apostando a sus postulados en busca de lo que ha denominado: Antioquia la más Educada. Por eso viaja todos los viernes por la abrupta y hermosa geografía antioqueña para ir visitando, uno a uno, los 125 municipios bajo su mando. El País lo acompañó a Amagá, la tierra de Belisario Betancur y a Fredonia, y fue testigo de que este matemático Uniandino, especializado en la Universidad de Wisconsin sigue huyéndole al promeserismo y a la politiquería y ha logrado despertar en sus gobernados de todas las edades un contagioso entusiasmo por emprender proyectos, estudiar, investigar y saber más. Fajardo cuenta hoy con un envidiable 81% de favorabilidad en las encuestas.¿Es cierto que Medellín sola tiene más presupuesto que el gobierno departamental de Antioquia?Yo no me quejo, tenemos plata, el problema no es de más o menos presupuesto, sino de tener claro qué se va a hacer con el que hay.¿Cuál es el monto de las regalías para Antioquia?Hay tres fondos: Desarrollo Regional, Compensación Regional, y Ciencia y Tecnología. Directos para nosotros son unos 170.000 millones. Esa ley tiene unas bondades extraordinarias que el Gobierno nacional no supo manejar políticamente a su favor y terminó en discusiones y peleas.Un problema grande con la regalías es que los municipios no saben cómo estructurar buenos proyectos.Es muy importante el papel de las gobernaciones porque cada alcalde piensa en su municipio y ese es el papel del alcalde. Pero hay que tener la capacidad de mirar regionalmente varios municipios en forma simultánea y entender las bondades que reporta el trabajo conjunto, porque nadie trabaja unido por naturaleza, sino que defiende a codazo limpio los recursos para su municipio. Es vital el liderazgo de los gobernadores para buscar el desarrollo regional. ¿Qué son los Parques Educativos por los que todos están delirando a lo largo y ancho del departamento?Son espacios públicos que permitirán acceso a Internet, salas de formación para los maestros, espacios para los talentos (cultura y deporte) y salas de formación para emprendedores. Es un proceso de movilización alrededor de la educación y las oportunidades. Tienen un costo de $2500 millones cada uno. La empresa antioqueña financia -hasta el momento- 10 de estos parques, con un total de $25.000 millones. Como hay 125 municipios y el proyecto abarca 80 parques, se hace un concurso que premia la participación de la comunidad y su compromiso con el proyecto. Un jurado externo define los ganadores.¿Cómo es su proyecto de Antioquia la más Educada?Cada alcalde firma un pacto por la calidad de la educación. Tenemos más de 2500 personas en la red matemática. Impulsamos 25 proyectos educativos y de emprendimiento, deportes, becas, música y artes y las Olimpiadas del Conocimiento en cada municipio. Este año 70.000 jóvenes tomarán el examen. Hay evaluaciones de los rectores y de los colegios y programas de televisión entretenidos sobre temas de educación. Una apuesta gigantesca.Pasando al plano nacional, Antioquia es un departamento minero, ¿cómo ve esa locomotora del gobierno?Yo tengo una buena relación personal con el presidente Santos y nos hemos propuesto trabajar con cada ministerio en una ruta de trabajo asociado, porque mi filosofía es aunar esfuerzos. Pero creo que minería y medio ambiente son aspectos en los que estamos rezagados. Se han dado unos pasos primarios pero todavía las leyes no están bien articuladas, e institucionalmente el tema minero es débil. Aparte del petróleo y del carbón -que ya tiene también unas connotaciones preocupantes- en el tema del oro tenemos un tremendo problema porque es el mundo de la ilegalidad con la informalidad, a donde llegan las bandas criminales, las Farc y el ELN, el narcotráfico y la extorsión en diferentes partes, de manera que nos toca estar siempre en alerta extrema. El tema de seguridad sigue siendo preocupante.Hemos avanzado, pero enfrentamos un problema monumental que es de todo el país: las bandas criminales, que son como la cuarta generación del mundo del narcotráfico; toda una escuela que ya cuenta con tres décadas de formación de los mejores criminales del planeta. Crimen organizado, que requiere esfuerzos como la interacción de Fiscalía, Policía y Ejército. Todavía falta mucho, a pesar de que hay unos fiscales extraordinarios. Además, recuerde que nosotros tenemos que cuidar la estructura energética del país, porque más del 50 % de la energía de Colombia se produce en Antioquia. Pero podemos decir que hay una buena articulación y eso nos permite ser capaces de atender problemas serios.¿Qué permite que la clase empresarial de Antioquia sea tan comprometida en la solución de los problemas?Simplificando mucho, diría que Antioquia no fue formada por élites sino por gente trabajadora a la que le tocó sudarla, que desarrolló un espíritu de solidaridad frente a la adversidad, sentido de pertenencia y afán de superación. Valores muy vivos en la región. Tenemos una clase empresarial que ha creado instituciones fuertes y una riqueza que no estuvo concentrada tanto en individuos como en sociedades, con un montón de dueños. También nos pasaron cosas muy duras que hemos ido superando con solidaridad y con preocupación no solo por lo privado, sino también y en gran medida por lo público.¿Cómo ve el proceso de paz?Apoyamos al gobierno nacional y vamos con todo por la paz. Pero creo que el Gobierno debería congregar más a todo el país alrededor de ese propósito fundamental, que yo creo irreversible, y liderar más a fondo el proceso, de tal manera que, si por alguna razón no prosperara, la noción general sea la de que se hizo todo lo posible por cambiar el futuro del país.Hay sectores que no le apuestan al proceso.Hay que pasar la página de la guerra que es la de la destrucción. El país está lleno de heridas, víctimas, y deseos de venganza en algunos, y eso hay que entenderlo porque tantas décadas de violencia han dejado una huella muy profunda. Pero también hay que desarrollar una pedagogía de la paz que destaque todo lo que ganaría Colombia si logramos cambiar la violencia y la guerra por oportunidades no solo para las víctimas directas del conflicto, sino también para las indirectas, que somos todos los colombianos. Pero hay enfrentamiento entre el Procurador y el Fiscal sobre la JusticiaTransicional, la impunidad y la participación política de las Farc.Son temas muy complejos que, de nuevo, habrá que explicarle al país, para que todos entendamos que en conversaciones de este tipo hay que llegar a acuerdos difíciles de aceptar, pero que hacen parte de una negociación, como ha sucedido en todos los acuerdos de paz en el mundo. En Cuba hay un equipo avezado bajo el liderazgo de Humberto de La Calle, que sabe de estos temas. Lo que ellos acuerden – esto es bueno recalcarlo- tendrá que ser refrendado por los colombianos a través del sistema que se escoja, de manera que no podrá haber ningún tipo de acuerdo por debajo de la mesa. ¿Y cómo analiza la oposición al proceso de paz por parte del expresidente Uribe, que sigue teniendo alta popularidad, especialmente en Antioquia?Allí hay un tema en el que lo público se mezcla con lo personal entre el expresidente Uribe y el presidente Santos, un problema que ellos deberían resolver. Uribe representa posiciones de una parte de la sociedad (que, lo recalco, no son las mías) que no se pueden ignorar y creo que, dentro del ejercicio democrático, hay que escucharlo. ¿La Alianza del Pacífico que se acaba de lanzar en Cali qué expectativas le despierta?Yo no tengo la menor duda de que mercados como los de China, India, o Japón, estarán demandando por mucho tiempo lo que nosotros tenemos, commodities, a los que tendremos que irles dando valor agregado. Allá están propendiendo por la construcción de una enorme franja de clase media que generará más y más consumo. Pero también creo que la relación con América Latina es muy importante y que no nos debemos separar de ninguno de los bloques, porque en el mercado latinoamericano es donde podemos agregar más valor a nuestros productos e incorporar más elementos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad