¿Escritoras invisibilizadas? debate por exclusión de autoras colombianas de evento en París

¿Escritoras invisibilizadas? debate por exclusión de autoras colombianas de evento en París 

Noviembre 06, 2017 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País 
Carolina Sanín

La escritora Carolina Sanín fue la primera en pronunciarse ante este hecho.

Colprensa

Un gran debate ha formado en las redes sociales la escritora y docente bogotana Carolina Sanín, debido a que de los autores colombianos que van a París a presentarse en el evento principal del ‘Año Colombia-Francia’, en la Bibliotèque de l’Arsenal, no hay ninguna escritora colombiana. Y sí 10 hombres.

“Los invitados presenciales que viajarán a Francia financiados por el Año Colombia Francia son tres escritoras y catorce escritores. (Hay otras dos escritoras invitadas, pero viven en Francia). Los invitados al evento de la Biblioteca Nacional de Francia son cero escritoras y diez escritores”, publica en sus redes sociales Sanín.

“Y si ninguno de los invitados al evento, —que tendrá lugar el 15 de noviembre, en la Bibliothèque de l'Arsenal— dicen nada al respecto en el evento solomasculino, son cómplices de esa violencia que se hace al invisibilizar a las escritoras, que en muchos casos no solo son mejores que ellos en su oficio, sino también más leídas, y que, una vez más, están ninguneadas por el establecimiento”, dice Sanín en su muro de Facebook.

“Esta invisibilización también es violencia contra la mujer, violencia sistemática. Es una gran, gran vergüenza que diez autores se presenten allí sin ninguna mujer, si no hacen ninguna referencia a ello”, agrega Sanín, licenciada en Filosofía y Letras de la Universidad de los Andes y PhD en literatura española y portuguesa de la Universidad de Yale.


Uno de los primeros en reaccionar frente a la polémica que generó Sanín fue el escritor Juan Cárdenas. El autor de la novela ‘Zumbido’, dijo que no asistirá al evento, en forma de protesta: “No cuentan conmigo para reforzar la narrativa de la literatura colombiana como un colegio de señoritos”.

Cárdenas dice: “Me acabo de enterar, gracias a varias colegas —menciona a Yolanda Reyes, Carolina Sanín, Gloria Susana Esquivel González y Fernanda Trías— de que en la delegación de escritores que viajará a París para las actividades del año cruzado Francia-Colombia no hay prácticamente mujeres y que, por si fuera poco, en el evento más destacado, una charla en la Bibliothèque de l'Arsenal de París donde habrá diez autores colombianos, todos los invitados son hombres (William Ospina, Juan Cárdenas, Sinar Alvarado, Pablo Montoya, Octavio Escobar Giraldo, Luis Noriega, Jorge Franco, José Zuleta Ortiz, Juan Álvarez y Jorge Aristizábal Gáfaro). ¿De veras no había mujeres para integrar ese panel? ¿De veras no había escritoras, tanto o más relevantes que los hombres, para representar a la literatura del país en estos eventos? ¿Qué criterios se usaron para elegir a los invitados? Porque es evidente que, además de ningunear el trabajo de las colegas, aquí hubo una enorme carga de chambonearía intelectual: solo alguien que ignora profundamente el pasado y el presente de la literatura colombiana puede haber elegido a esa mayoría apabullante de hombres. Los encargados de asesorar al Ministerio en este caso deben responder, explicar, y ojalá, corregir lo que hicieron”.

También el escritor Jorge Franco, autor de ‘Rosario tijeras’, reaccionó ante el debate y aseguró: “Comparto la inquietud sobre quiénes hacen las listas de invitados para ferias de libro, congresos literarios, Hay Festival, Bogotá 39, etc. Sospecho que detrás de todo esto hay unas figuritas que se autodenominan ‘intelectuales’ pero que en la mayoría de los casos eligen motivados más por el revanchismo y el resentimiento que por su buen criterio. En cuanto al evento en Francia, acepté solo por responder al esfuerzo y al cariño de mi maravillosa editora Anne Marie Métailié, quien hace hasta lo imposible por dar a conocer mi obra en Francia, un país donde ni siquiera pueden pronunciar mi nombre. A ella le alegra que pueda ayudarle con mi presencia a promocionar mis libros”.

Continúa Jorge Franco: “este evento deja mucho que desear en su organización al punto que, a ocho días viajar, aún no tengo la agenda de los eventos, ni el nombre del hotel, y nunca tuve la lista completa de los participantes. Entiendo que a lo largo del año ya han ido otros escritores, actores, artistas plásticos, y sí, comparto que muchas de ustedes habrían tenido que estar ahí pero seguramente fueron señaladas por ese dedo burócrata, y cargado de prejuicios, que decide: este sí, este no, esta tampoco. Me uno al debate y hasta cedo mi cupo a Francia a pesar de la tristeza que le daría a mi querida Anne Marie”.

El País contactó a fuentes oficiales del Ministerio de Cultura para obtener una respuesta a esta polémica, y aseguraron que pronto estarán emitiendo un comunicado oficial a los medios.

Mincultura

“El lanzamiento de las traducciones al francés de obras de escritores colombianos es una realidad gracias al trabajo del Ministerio de Cultura de Colombia, la Biblioteca Nacional de Colombia y la Comisaría colombiana del Año Colombia-Francia 2017, y de su asesor en Literatura, Roberto Salazar Morales, quien estuvo a cargo del programa editorial, las traducciones y la programación”.

"El Ministerio de Cultura de Colombia aportó importantes recursos para la traducción de obras inéditas en francés y subvencionó antologías de cuento, poesía y cómic con lo mejor de la producción literaria nacional. Este año llevamos a más de 50 plumas colombianas a Francia. Y hemos rescatado textos de autores colombianos cuya obra tuvo un impacto en francés”.

“Se tradujeron al francés las obras de Sinar Alvarado, Portrait d'un cannibale, Marchialy. Piedad Bonnett,
Ce qui n'a pas de nom, Métailié. Roberto Burgos Cantor, La Ceiba: l'arbre de la mémoire, Zinnia. Santiago Gamboa, Retourner dans l'obscure vallée, Métailié. Gabriel García Márquez, L'Atelier d'écriture, Seghers. Octavio Escobar Giraldo, Avant et Après Dieu, Actes Sud. Pablo Montoya, L'Homme en Ruines, Mémoire vivante. Emma Reyes, Mémoires par Correspondance, Fayard. Juan Gabriel Vásquez, Le Corps des Ruines. Seuil.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad