El Presidente que le dio un trato privilegiado al Valle

Agosto 06, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Ricardo Zuluaga, director del Departamento de Ciencia Jurídica y Política de la U. Javeriana de Cali

El próximo 7 de agosto se cumplen dos años desde que Juan Manuel Santos asumió la Presidencia y por tanto ésta es una fecha ideal para realizar balances, sobre todo porque a partir del miércoles Santos comenzará a gobernar con el sol a las espaldas ya que habrá remontado la mitad del período para el cual fue elegido. De manera concreta, quiero mirar lo que ha sido su gestión en relación con el Valle del Cauca. En primer lugar, destaco el proceso de reposicionamiento político de esta región en el nivel nacional. Baste para ello tener en cuenta que la Vicepresidencia la ostenta Angelino Garzón; en el actual gabinete tres carteras están ocupadas por vallecaucanos: Interior, Educación y Cultura. Igualmente; entre sus inmediatos asesores están Alejandro Eder (alto Consejero para la Reintegración) y Francisco José Lloreda (alto Consejero Presidencial para la Convivencia y Seguridad Ciudadana). Al frente de dos embajadas clave, Francia y España, se encuentran dos vallecaucanos. Y en la Aeronáutica Civil está Santiago Castro. Súmese el hecho de que la Presidencia del Congreso la ocupa Roy Barreras, y ello no hubiese sido posible si no contara con el apoyo de la coalición de gobierno, en la cual, el guiño presidencial siempre resulta determinante.En segundo término, Santos se empeñó en recuperar ciertos niveles de gobernabilidad política en el Valle, quedando claro con su firme decisión de mantener a Francisco Lourido como gobernador encargado a pesar de las voces que reclamaban el llamado a nuevas elecciones. Algo similar ocurrió con la suspensión y posterior reemplazo de Héctor Fabio Useche, cuando desde la Presidencia no le permitió ningún nivel de juego al PIN ni a sus asociados. Vistas así las cosas, parece claro que el gobierno de Santos le ha dado un trato privilegiado al departamento. Ello supone su reposicionamiento general en el mapa político nacional que hace muchos años no lo hacía. La primera parte de la tarea ya la hizo Santos, la segunda, consolidar al Valle como un actor político de primer nivel nacional le corresponde a la dirigencia regional.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad