Conozca las señales que indican que un niño puede sufrir cáncer

Conozca las señales que indican que un niño puede sufrir cáncer

Enero 29, 2012 - 12:00 a.m. Por:

El diagnóstico temprano y la atención especializada, vitales para un mejor pronóstico.

Cada mes se presentan más de diez nuevos casos de cáncer infantil en Cali, lo que equivale a que cada año más de cien niños reciban este fatal diagnóstico en la ciudad. La mitad de estos casos tiene qué ver con leucemia o cáncer en la sangre, enfermedad que ataca los glóbulos blancos encargados de defender al organismo de las infecciones, lo que somete a estos niños a múltiples enfermedades y a permanentes transfusiones que afectan su calidad de vida.Y aunque la capital vallecaucana está preparada para el manejo especializado del cáncer infantil, muchos mueren debido principalmente a que se diagnostican cuando ya el cáncer, que se define como un aumento descontrolado de células que puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, está muy avanzado. La Ley 1388 del 2010 se constituye en un gran avance para proteger el derecho a la vida de estos pacientes, ya que que obliga al Gobierno a agilizar los procesos relacionados con la enfermedad, conceder autorizaciones inmediatas, exonerar de copagos y adecuar las clínicas y hospitales que les brindan tratamiento.Sin embargo, lo más importante es la prevención. Por eso, el gremio médico con motivo del Día Mundial del Cáncer que se conmemoró ayer, les hace un llamado a los padres de familia para que permanezcan atentos a las señales que pueden indicar que un menor sufre algún tipo de cáncer, siendo los más comunes, aparte de la leucemia, el del sistema nervioso central (tumores cerebrales), el de los ganglios linfáticos (linfoma) y el de los huesos (osteosarcoma).Señales de alertaLos niños con cáncer no sólo tienen que enfrentar la disminución de su actividad física, sino intelectual. De hecho, sufren permanentes malestares que les obligan a retirarse del colegio y a permanecer mucho tiempo en cama, como: Dolores óseos.Dolor de cabeza, que por lo general interrumpe el sueño en la noche o a la madrugada y/o que aumenta al agacharse.Visión borrosa.Convulsiones.Sangrado nasal.Manchas o moretones.Fiebre recurrente sin explicación.Fatiga y deseos de dormir todo el tiempo.Anemia.Pérdida de peso de más del 10% en seis meses.Presencia de masas en cualquier parte del cuerpo que persista más de una semana.DiagnósticoEn el caso de la leucemia, se detecta mediante hemograma (análisis de sangre) y aspirado de médula ósea (bajo anestesia general) en el que se toma una muestra de sangre de la cresta ilíaca y se observa con el microscopio.En el cáncer del sistema nervioso central (del cerebelo o el tallo cerebral), el menor se somete a una resonancia magnética o escanografía y después a una biopsia, prueba en la cual se toma una muestra de tejido que se envía a patología para establecer si es canceroso.TratamientoPor lo general se realiza por uno a tres años, al cabo de los cuales hay un alto porcentaje de curación (85%), lo que quiere decir que cinco años después ese porcentaje de niños todavía está con vida.El manejo puede involucrar las siguientes terapias: Quimioterapia: la mayoría de pacientes se cura solamente con esta terapia, la cual disminuye el crecimiento de células malignas y puede realizarse de manera ambulatoria o con hospitalización. Por lo general, se requieren de una a siete sesiones al mes. Cirugía: indicada cuando hay que extirpar tumores.Radioterapia: a base de un rayo cargado de electrones que impide que las células continúen multiplicándose.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad