Según estudio, Colombia no es un país de borrachos sino de malos tomadores

Octubre 17, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Según estudio, Colombia no es un país de borrachos sino de malos tomadores

El 19,2 % de la población entre los 18 y 24 años tienen un consumo de licor riesgoso para la salud. El 42,2 % de la población que ingiere licor del estrato 1 se toma diez cervezas o más cuando dedica un tiempo a esta actividad.

El 60 % de la población se excede cada vez que toma, según estudios. Se ingieren más de 10 tragos en un día.

Aunque en Colombia las estadísticas señalan que el consumo general de alcohol es bajo, el problema es que cada vez que los ciudadanos deciden tomar, lo hacen en exceso. Esa es la conclusión a la que llegan expertos vinculados al Ministerio de Salud a través de diferentes estudios realizados en relación a los patrones actuales de consumo de alcohol en Colombia, los que evidencian malas prácticas a la hora de ingerir licor.Tomar en vía pública, tener como objetivo emborracharse, pensar que con el licor se llega a la euforia y animación o que ‘se curan las penas del alma’, son algunas de las acciones y creencias que influyen en que la cifra de accidentes viales y otro tipo de siniestros vaya en aumento, según Carlos Arturo Carvajal, consultor del Ministerio de Salud y de la Secretaría de Salud de Bogotá.De acuerdo con las estadísticas, el 60% de los colombianos excede los límites cada vez que toma licor. De ese porcentaje, el 29, 7% se toma 10 tragos de licor o más en un solo evento. Los hombres son los que más realizan este tipo de ingesta. Pasa con mayor frecuencia entre la población con rangos de edad entre los 18 y 44 años.Y es que para Carvajal, aunque muchos piensen que este es un “país de borrachos” y que la alcoholemia tiene la culpa de la problemática de hechos fatales por el consumo de licor, las cifras dicen lo contrario. Solo el 1,58 % de la población colombiana es adicta a las bebidas embriagantes.“Lo que sí preocupa es lo que se ve en la población más joven. La mitad de los muchachos entre los 18 y 24 años que ingieren bebidas alcohólicas tienen un consumo que es riesgoso o perjudicial para su salud. Es una situación crítica”, explica.El consumo de alcohol per cápita en Colombia también es bajo con respecto a otros países del mundo. Un colombiano promedio se toma al año 6,3 litros de etanol puro. La paradoja es que, pese a esto, el país aparece en los 20 primeros lugares del mundo con mayor número de víctimas fatales por accidentes viales.En países como Moldavia (Europa), por ejemplo, el consumo per cápita de alcohol por persona es de 21,8 % al año, sin embargo el índice de muertes por accidentes de tránsito es de los más bajos del mundo.Los alcances de las malas prácticas a la hora de ingerir licor incluso afectan lo laboral. Los estudios indican que el 57% de las víctimas fatales en accidentes laborales estaban bajo efectos del alcohol.“Mucha gente opta por tomar durante su jornada laboral, van a trabajar después de haber tomado toda la noche o siguen de largo tras una noche de fiesta y a la hora de realizar sus labores. En oficios de riesgo, las víctimas se electrocutan, se cortan un dedo o una mano, les cae un aparato encima porque no pueden reaccionar, entre otras cosas”, explica el Consultor de Minsalud.El análisis fue presentado durante la visita a Cali de delegados del Centro Internacional en materia de políticas sobre el Alcohol, Icap, Global Actions, entidad que estudia el fenómeno de la accidentalidad por alcoholemia en doce países del mundo, incluyendo Colombia.Actualmente la organización desarrolla el proyecto Patrullero Colombia, que brinda asesoría a organismos de tránsito y sectores relacionados con el tema para estudiar causas y proponer nuevas alternativas pedagógicas y de controles que permitan reducir las estadísticas fatales.“Ha faltado educación y divulgación en las consecuencias de la ingesta de alcohol, porque éste se sigue considerando como un tema tabú en la sociedad de nuestro país. Lo que vemos es que los colombianos tienen un consumo de alcohol muy perjudicial y queremos apoyar para que estos temas culturales alrededor puedan transformarse para bien ”, explicó Mario Alberto Lleras, gerente para Colombia del Icap.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad