Cali se queda sin espacios para parquear, ¿qué hacer?

Cali se queda sin espacios para parquear, ¿qué hacer?

Octubre 22, 2017 - 07:40 a.m. Por:
Redacción de El País 
Parquear en Cali

Según el Pimu para el estacionamiento de pago en vía pública el Municipio podrá entregarlo a un concesionario privado a través de mecanismos establecidos por la legislación vigente.

El País

La disputa en la Carrera 2b, en el norte de Cali, se desata por un espacio de vía de 3.5 metros. En esa cuadra, al menos 40 vehículos, en un trayecto de 200 metros tratan de acomodarse cada noche.

La mayoría de viviendas tiene estacionamiento dentro, pero el número de vehículos creció, en proporción a los habitantes de cada casa, y en la noche se apiñan en la estrecha vía como si se tratara de un juego de tetris, se ajustan uno a uno, carro a carro.

“Cada quien protege el pedazo de calle frente a su casa; algunos ubican señales de prohibido estacionar, otros pusieron conos para impedir que les arrebaten el espacio. Hay vecinos que optan por llamar al Tránsito para que impongan multas. Esto es un problema de convivencia, de irse a los madrazos cuando alguien te quita tu espacio en la calle”, comenta una vecina.

Lea también: Cali regularía el parqueo en las calles a través de una app, dice Secretario de Movilidad

Y añade: “Hay una señora que pone papelitos con mensajes insultantes en los parabrisas de los ‘malparqueados’, los vigila y cuando se van les pega la ‘repelada’ (cantaleta). Eso sí, primero se da a la tarea de ubicarlos casa por casa, timbrando y tocando puertas, buscando el dueño del carro que obstaculiza su parqueadero”.

Para tener una noción del problema basta con revisar las cifras del Registro Único Nacional de Tránsito, Runt, que indican que en Cali circulan 687.972 vehículos, de los cuales 471.658 son carros y el resto son motos -sin contar los de municipios vecinos-; las proyecciones de la Alcaldía estiman que en diez años serán casi un millón de vehículos y 649.000 motocicletas. No hay ciudad para tanto carro.

Y es que hace 20 años cuando se edificaron viviendas, tanto en el Norte como el Sur, no se calculó que los caleños adquirirían tal cantidad de vehículos y por eso los estacionamientos, en algunas zonas son limitados.

“En Torres de Comfandi tenemos un apartamento pero son tan pocos los estacionamientos que aplicaron rotación. Eso quiere decir que dos veces por semana nos toca que buscar parqueadero por fuera. La primera opción es hacernos en la bahía, fuera del edificio, si es que no está llena, sino toca estacionarse en la calle”, narra Juan Carlos Mejía, habitante de la zona.

“Algunos dejan el carro en neutro para moverlo, pero cuando no lo hacen, se arman los conflictos… por estas situaciones hemos visto hasta peleas con machete. El tema es de espacio para parquear”, agrega.

Pero los problemas de estacionamiento no solo se presenta en las zonas residenciales de Cali. En sectores comerciales como el barrio Versalles, parquear es un acto que requiere una alta dosis de paciencia y suerte.

“Los dueños de los locales optaron por instalar cadenas y cables de acero frente a los negocios y se lo manejan cuidadores que dan la prioridad a quienes van a ese establecimiento o trabajan en él”, comenta Raúl Mejia, quien labora en una agencia de publicidad.

En el barrio Santa Mónica, la situación va más allá y hay personas que aseguran que todo el parqueo en la vía está manejado por una estructura organizada de “señores del trapito rojo” que se disputan territorios y hasta alquilan el espacio público.

“En la Avenida 8 Norte la gente deja el carro todo el día y vuelven por la tarde después de trabajar. Yo he visto incluso un hombre que pasa cuadra por cuadra recogiendo la plata y haciendo cuentas con los señores del trapito rojo”, dice el propietario de un local del sector, que acusa líos por la obstrucción de vehículos a su establecimiento.

Parquear en Cali

En algunos sectores y barrios, comerciantes y vecinos han optado por instalar conos naranjas para así controlar quién se estaciona. Esto debido a las pocas plazas disponibles en la vía. En su mayoría son manejados por los conocidos señores del trapito rojo.

El País

Líos comunitarios

Cada mes, a la Oficina de Peticiones, Quejas, Reclamos y Solicitudes (Pqrs) de la Secretaría de Movilidad, llega un promedio de 320 solicitudes y el 80 % de ellas están relacionadas con el mal estacionamiento en las vías, es decir, que son cerca de 2500 quejas recibidas al año por esta razón.

Robinson Franco, supervisor de agentes de Tránsito, manifiesta que un gran porcentaje de casos de solicitudes por mal estacionamiento se da por problemas de convivencia entre vecinos, “por eso cuando llegamos (los agentes de tránsito) a la zona donde se denunció el problema, entrevistamos las partes y buscamos conciliar porque el problema en muchos casos surge por falta de diálogo”.

Y lo ejemplifica con un caso. “Hace poco un gimnasio con varias sedes en Cali cerró sus puertas, por remodelación en el Norte y el Sur y todos los clientes se vinieron para la sede del Oeste generando problemas de movilidad y los vecinos estaban molestos. Finalmente fuimos y hablamos con la administradora del lugar y le sugerimos que alquilara un parqueadero cercano para evitar traumatismos y así fue”.

Franco sostiene que un poco de cortesía, comunicación y respeto por los demás es la clave para que el estacionamiento de un vehículo no termine en una gresca. “Por ejemplo, si llego y veo que hay una entrada a un parqueadero trato de no estacionar allí. Y si estaciono frente a una casa, le digo a mi vecino que lo voy hacer y le informo dónde estaré por si requieren moverlo”.

Para Jorge Iván Zapata, director de Planeación de Cali, es preocupante saber que los caleños se acostumbraron a ver el espacio público invadido de carros. “Aún peor es que asumimos que el parqueo de nuestros carros en la vía es un derecho, lo cual es equivocado”.

En el caso del estacionamiento en los barrios, explica que: “lo cierto es que cuando usted adquiere un vehículo debe garantizar como propietario el parqueo del mismo. No es responsabilidad del Municipio convertir parques, calles y andenes de los barrios en zonas de estacionamiento público”.

Lea también: Caleños se 'rajan' parqueando, casi once mil personas han sido sancionadas este año

Agrega, además, que nunca ha existido una política de estacionamiento en Cali, situación que se remediará de ser aprobado el Plan de Movilidad Urbana, Pimu, que actualmente se estudia en el Concejo. “Allí se han establecido Zonas de Estacionamiento Regulado a las cuales se les ha realizado parcialmente estudios para elaborar el Plan Maestro de Estacionamiento”.

En resumen, en ese Plan Maestro, el Municipio tiene la responsabilidad de ordenar el estacionamiento (decidir donde se localiza), regularlo (decir en qué franjas horarias es permitido estacionar y a qué tipo de vehículos) y tarificarlo (establecer cuánto se cobra).

En relación con lo que recaudarían las Zonas Generales de Regulación del Estacionamiento en la vía, se calcula que llegaría $4086 millones. En recaudo fuera de la vía se estima $10.148 millones más, para un total, en el primer año de implementación de $14.234 millones. Se estima que irá creciendo exponencialmente así: en 2019 llegaría a $26.341 millones, en 2020 a $52.194 millones, en 2021 a $62.398 millones y en 2022 a $73.284 millones.

De aprobarse el Pimu las medidas de este plan entrarían a aplicarse en Cali a lo largo del próximo año. Primero tendrían que hacerse los estudios legales y técnicos para llevarlo a cabo.

Según datos de Cali en Cifras, hace diez años en la ciudad el parque automotor era de 357.927 vehículos (incluidas motos y carros); en 1997 rodaban por las vías de Cali la mitad de esos automotores.

A propósito: ¿Más espacio para los carros?

Ante el problema del estacionamiento en Cali Jorge Zapata, director de Planeación Municipal, sostiene que es importante considerar que cada automóvil tiene un uso promedio de 2 o 3 horas en circulación diaria.

“Lo que quiere decir que, en promedio, permanece estacionado 21 horas al día. Además, un vehículo estacionado requiere al menos 8 metros cuadrados de espacio/suelo. Estos dos aspectos hacen evidente la ineficiencia del vehículo particular en términos del requerimiento de suelo urbano con respecto a los viajes realizados o pasajeros transportados”, dice.

Y complementa la cuenta: “La simple realización del viaje de ida en la mañana y de vuelta en la tarde de una persona en automóvil requiere, en promedio, de 8 metros cuadrados de estacionamiento durante 10 horas en su lugar de trabajo y 8 metros cuadrados de estacionamiento durante 13 horas en su lugar de residencia”.

Para el pago en vía pública las propuestas de los oferentes deberán incluir, entre varios aspectos, un plan social en el cual planteen vincular a una parte de los existentes ‘trapitos rojos’ para la creación de empleo formal.

Sanciones

En las vías de Cali, las autoridades de tránsito han interpuesto 11.538 comparendos a vehículos mal estacionados y de ellos fueron inmovilizados 4270. Esto entre el 1 de enero y el 17 de octubre del presente año.

Dichas cifras representan un incremento de 10,2 % infracciones por mal parqueo y el 3,2 % en las inmovilizaciones con respecto al mismo periodo del 2016.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad