Los caleños se 'rajaron' en conducta en el MÍO

Los caleños se 'rajaron' en conducta en el MÍO

Octubre 01, 2017 - 11:45 p.m. Por:
Alda Livey Mera- Reportera de El País
Colados en el Mío

Estudiantes de la Universidad Santiago de Cali fueron sorprendidos por El País el pasado jueves ingresando de manera irregular al MÍO en la estación Pampalinda para evadir el pago del pasaje.

Oswaldo Páez/ El País.com.co

La más común es evadir el pago del pasaje del MÍO, sobre todo en estaciones aledañas a colegios. La más insólita es considerar las cabinas del MÍO Cable como un escenario ideal para hacer realidad la fantasía sexual de copular en el aire. Pero en infracciones de los usuarios del Sistema de Transporte Masivo en Cali, hay de todo.

Hurtos por cosquilleo, riñas por irrespetar la fila de la taquilla o para ingresar al bus, o solo porque “me empujó o me pisó”. O las que se desatan por los que no toleran el desfile artístico de raperos y artistas o de vendedores ambulantes que ofrecen desde chicles hasta cepillos de dientes con protector anticucarachas, con exhibición incluida de un cepillo pisado por el repugnante insecto.

El MÍO es como una metáfora ambulante de los malos comportamientos ciudadanos que los caleños trasladan a los articulados. El que bota basura en la calle, también la bota en los buses. El que riñe en su barrio, pelea en la estación. El que come en el articulado, así lo prohiba Metrocali. Y así sucesivamente.

Solo un operador del sistema, Blanco y Negro Masivo, denunció que a diario recoge hasta 25 kilos de basuras, residuos alimenticios y que hasta restos fecales han hallado en sus vehículos.

145
personas fueron multadas por infracciones al MÍO desde agosto 1 a sep. 25 de 2017, cuando entró en vigencia el nuevo Código de Policía.

El capitán Alveiro Sierra, comandante de la Policía Metropolitana de Cali para el MÍO, dijo que pese a que en 2017 han realizado 50 campañas pedagógicas en colegios con las que han impactado a 6000 estudiantes, solo entre agosto y el 25 de septiembre han multado a 69 personas por evadir el pago del pasaje.

El uniformado reconoce que desde que entró en vigencia el nuevo Código Nacional de Policía, el 1 de agosto pasado, ha disminuido el número de estos infractores que, “por no pagar $1800 de un pasaje, se les convierte en casi $200.000 (multa tipo 2, $196.724)”.

San Bosco fue la estación más crítica con este problema, con estudiantes de un colegio homónimo. Tuvieron que llamar a varios padres y/o madres de familia para reportarles que su hijo intentó burlar el pago y puso en riesgo su vida al ingresar al sistema o abordar el bus por sitios no autorizados. Infracción que terminaba en riña, cuando los estudiantes en grupo comenzaban a agredir a los auxiliares de Policía, pero desde 2016 esta situación fue controlada.

50
campañas en colegios y 30 en estaciones del MÍO ha realizado la Policía de Cali.

Metrocali denunció que la evasión del pasaje se presenta más cuando hay partidos de fútbol o por parte de estudiantes de algunas instituciones educativas, afectando las estaciones Pampalinda, San Bosco y San Pascual.

Las estaciones de donde más llamados reciben las patrullas motorizadas dispuestas para dar seguridad al masivo son las del centro. San Pascual, San Pedro, La Ermita, Torre de Cali, San Bosco, junto a Chiminangos, Andrés Sanín, Nuevo Latir y Unidad Deportiva son el foco de acción de los 281 uniformados de la Policía que brindan cobertura en 56 estaciones, cinco terminales y 50 vagones del MÍO Cable.

38
capturas por hurto ha realizado la Policía en el sistema MÍO en lo que va de 2017.

Los uniformados se esfuerzan para que los usuarios se comporten como buenos ciudadanos. Pero controlar a los 480.000 pasajeros que se movilizan a diario en 750 articulados y a los 2500 del cable aéreo que sube a Siloé, desde las 5:00 de la mañana hasta las 12:00 de la noche, es una tarea titánica para ellos.

De los supuestos actos íntimos realizados en las cabinas del MÍO Cable, la Policía dice que no ha recibido una sola denuncia formal por este motivo ni ninguno de los uniformados ha captado evidencia alguna al respecto.

9
capturas por daño en bien ajeno y 6 por injurias por vías de hecho, van este año

Solo una socializadora del sistema aerosuspendido presume que el amor en el aire sucede en las noches, porque ve parejas que no se bajan en las estaciones, siguen de largo y cuando se bajan, están acomodándose la ropa y el cabello. El comandante Sierra lo explica como posible fantasía sexual, pero usuarios lo atribuyen a la realidad económica: sería el motel más barato.

Otra conducta anticiudadana en el MÍO es realizar las necesidades fisiológicas en espacio público, como ha pasado en las estaciones Petecuy y La Ermita. Por esta causal se han aplicado seis comparendos a infractores, que curiosamente no siempre son habitantes de calle, como se pensaría, y que acarrean una multa tipo 4, de $786.000.

Irrespetar a las autoridades ha dejado dos multados, de agosto al 25 de septiembre, por agredir a la Policía en estaciones tan céntricas como Torre de Cali y Unidad Deportiva.

5
capturas por lesiones personales, 2 por porte ilegal de armas, 2 por tentativa de homicidio y 1 por homicidio, van en 2017

Cuando la agresión es contra la taquillera o los conductores del MÍO, en la cabina y en el bus hay una alarma interna que reporta al sistema de seguridad de Metrocali y se coordina el dispositivo policial para esperar el bus en la estación próxima. La capacidad de respuesta es de máximo 3 a 4 minutos.

La Policía tiene divididas las rutas en siete tramos que rondan patrullas que acuden de inmediato al recibir un reporte de los usuarios o de los auxiliares de policía ubicados en las estaciones. El agresor queda reportado y se tiene que presentar a la inspección de Policía de la comuna respectiva y pagar su multa.

1
captura por tráfico de estupefacientes, para un total de 65 capturas en el año.

Hay casos con tinte judicial. El pasado 23 de septiembre, un llamado en la Unidad Deportiva terminó en la captura de Hermes Vargas Valeria, de 39 años, que hurtó un celular a una usuaria del MÍO mediante la modalidad de cosquilleo.

Al verificar antecedentes arrojó que el sujeto pagaba cárcel por homicidio, pero disfrutaba del permiso de 72 horas, que usó para robar. Y el pasado 26 de septiembre fue capturado otro hombre por hurto de celular, en la estación Petecuy.

Tres personas han sido amonestadas por lanzar objetos que ponen en riesgo la vida e integridad de las personas, que pese al peligro, solo dan amonestación. En cambio, usuarios despistados que no conocen el sistema ingresan o salen por sitios no autorizados, han generado cinco comparendos con multa de $98.362.

Para ello, Metrocali ha fortalecido la atención al usuario con orientadores y promotores de la cultura MÍO para brindar información a los pasajeros.

Lo que sí parece un caso fallido es la sanción a vendedores y cantantes. Más en una ciudad musical como Cali, donde jóvenes inconformes le ponen ritmo a sus protestas contra el sistema, el gobierno, el presidente, la corrupción, el costo de la vida, el 19 % del IVA, los beneficios para la guerrilla y todo lo que preocupa a esos 480.000 pasajeros que por ese medio se movilizan y les compensan con dinero. La más asediada por artistas es la estación Universidades.

El desempleo es el argumento recurrente de estos artistas que con potente amplificador al hombro, lo instalan en las barandas internas del articulado y rapean sus inconformidades mientras los patrulleros solo observan.

“Tratamos de explicarles que su conducta está tipificada como perturbación en medio de transporte público con acto molesto, pero no podemos hacer nada porque nos hacen la bulla, nos echan el público encima y la gente se nos viene en contra”, dicen jóvenes auxiliares en la estación Torre de Cali.

“Una vez traté de hacer cumplir la norma, pero la multitud comenzó a insultarme y decidí no volver a actuar”, confiesa un uniformado en la ruta Santa Librada-Torre de Cali. Dos de ellos intentaron persuadir a Ramón Castaño, guitarra al hombro, pero con su cédula muestra que nació en 1941 y dice que a sus 77 años tiene que ganarse la vida con su repertorio de música colombiana.

“Qué prefieren, verme todo mugroso en un andén, estorbando a la gente, o que venga a cantar; lo que yo hago es traer alegría y cultura sin hacerle daño a nadie; a mi edad solo puedo con la guitarra, porque ya me pesa el arado”, explica y dice ganar de 30.000 a $40.000 diarios para pagar una pieza en Alfonso López.

No obstante, en estos dos meses ya suman 18 sancionados, diez cantantes y ocho vendedores, de los que muchos ciudadanos se quejan de sentir presión del artista o vendedor al pedir dinero. Y se han incautado siete equipos parlantes y micrófonos y el inspector de Policía de la comuna decide si los devuelve o no.

El País constató cómo en un mismo bus se turnan los vendedores de dulces, chicles, galletas, cocadas, el payaso argentino, la argentina con sus libros de autoayuda... Y claro, el de cepillos de dientes con protector anticucarachas, que gana clientela exhibiendo el producto pisado por el repugnante insecto.

Mío

Ingresar objetos de enorme tamaño a los buses del MÍO está prohibido por Metrocali, pero a este pasajero no le importó entrar su carro de dulces.

El País.com.co

Campañas con gestores cultura MÍO

Juan Pablo Escobar, orientador de Metrocali, dice que estaciones como Estadio, Ermita, Petecuy y Universidades, donde hay aglomeración de pasajeros, atraen cantantes y vendedores ambulantes, y se generan más riñas. Como la Andrés Sanín, por ser el epicentro de Aguablanca, “allí en las horas pico roban, agreden guardas, empujan a los usuarios, no respetan la fila o la silla preferencial y hay mucho colado. Igual pasa en la Nuevo Latir. Pero ahora hay más guardas de tránsito, más policías y más orientadores, estamos trabajando para mejorar”, dijo Escobar.

Ana Ligia Ortega, orientadora, se quejó de que “hay gente muy grosera, uno les dice qué ruta tomar, pero ellos responden: ‘Usted no sabe y hasta la madre se la nombran a uno. A una compañera le escupieron en la cara”.

Metrocali ha enfocado sus campañas en que los usuarios conozcan el decálogo del MIO con los 10 comportamientos que garantizan una buena experiencia de viaje. Los promueven los asesores de servicio, la Policía y los gestores de paz en el masivo. El programa multiplicadores de cultura MIO en las comunas, sensibiliza a la gente a hacer fila, a dejar salir antes de entrar al bus, a ubicarse en él y se prioriza a personas con movilidad reducida, adultos mayores, etc.

Campañas

El patrullero de la Policía para el MÍO, Héider Mahecha, dice que durante este primer año de vigencia del nuevo Código Nacional de Policía, las multas tipo 1 y 2 se pueden cambiar por trabajo pedagógico o comunitario.

Las multas tipo 3 y 4, por pronto pago se les descuenta el 50 % y si le añade trabajo pedagógico o comunitario, da otro descuento del 25 %, para pagar solo el 25 % de la multa.

400 gestores para la paz tiene Metrocali para el MÍO en las estaciones, en el Oriente, el Centro y Calle 5, que trabajan comportamientos de cultura ciudadana.

En próximos días Metrocali impulsará una nueva campaña de cultura ciudadana en alianza con la Secretaría de Cultura.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad