“La homofobia está presente en la sociedad”, dice escritor Jorge Alberto Gardeazábal

“La homofobia está presente en la sociedad”, dice escritor Jorge Alberto Gardeazábal

Noviembre 26, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Beatriz López y Aura Lucía Mera, al Alimón
“La homofobia está presente en la sociedad”, dice escritor Jorge Alberto Gardeazábal

"A los bisexuales les queda más fácil seguir las normas, pueden escoger la orientación que se acepta. Pero al final, quizás como un grito interno hacia la libertad, deciden dejarse llevar por los que les atrae y no quieren morir sin experimentarlo", Jorge Alberto Gardeazábal, escritor.

El escritor tulueño, Jorge Alberto Gardeazábal, homosexual confeso, sale en defensa del derecho a la libertad sexual entre parejas del mismo sexo, ante las declaraciones homofóbicas del senador conservador Roberto Gerlein.

Jorge Alberto Gardeazábal Delgado, autor de ‘La Semblanza de una Mariposa’, libro que demoró 35 años y editado recientemente por Oveja Negra, describe el proceso lento, lleno de culpabilidades, temores, angustias irracionales, desde su infancia, hasta que logró, muchos años más tarde, no solo reconocer su homosexualidad sino aceptarla y permitirse formar una pareja estable y ser feliz.Nos concedió la entrevista en el Zoológico de Cali, institución a la que está vinculado hace 32 años, donde ejerció su profesión de veterinario y donde ahora es asistente de Desarrollo Institucional. Sin rencores, sin polarizaciones, sin rescoldos del dolor que sufrió desde pequeño en Tuluá, pueblo de doble moral de mediados del siglo XX, donde el machismo y el dios castigador regían las normas... así se tildara de pueblo liberal.Este diálogo se desarrolla en momentos en que la homofobia goda, iracunda, encarnada en las declaraciones del senador Gerlein, rebosa la copa de los ciudadanos normales. Mientras tanto, también, en que este país, atado por el Concordato, víctima de la Inquisición y de las arengas de curas que se quedaron en el medioevo, se debate entre reelegir un Procurador que dicta sus sentencias con la Biblia en la mano o aceptar las diversas identidades sexuales, aprobar la unión entre parejas del mismo sexo. El budismo le abrió las puertas de esa paz interior que la Iglesia Católica le había negado. Jorge Alberto Gardeazábal logró superar la culpabilidad, los deseos de suicidarse, gracias a la ayuda de un sicólogo manizalita. Con su compañero de vida llevan más de 20 años. Admiración y respeto por este hombre íntegro, gran señor y excelente profesional que hace patria en una institución orgullo para Cali: el Zoológico.UNA MENTE EXCREMENTAL¿Por qué tardó tanto en publicar su libro?Me demoré 36 años, en gran parte por miedo. A los 23 años me pareció importante contar mi historia y me di el plazo hasta los 45 años cuando fuera viejo para hacerlo. A esa edad empecé a escribirlo. Se publicó mucho tiempo después. Tuve dificultades con las editoriales y también con la familia.¿Qué opina de lo que dijo el senador Roberto Gerlein: “La relación entre dos varones es sexo sucio, excremental y que merece repudio”?A mí lo que me parece excremental es la mente de este Senador que padece una patología mental que debe ser tratada profesionalmente. Por tanto, no debe estar en el Congreso. Ese es un espacio para la protección de los ciudadanos y no para desdibujar los principios morales establecidos por una nación a través de las leyes.¿Cree, como dijo el mismo Senador, que el lesbianismo es inane?Su opinión al respecto es machista: lo que haga la mujer le tiene sin cuidado. Pero si siente afectada su condición de macho cuando imagina el sexo entre dos hombres. Su mente parece no poder ir más allá del aspecto del coito (por cierto también diverso entre homosexuales). El amor, la ternura, las historia de vida de los homosexuales, casi todas con una base de dolor, le tienen sin cuidado. Su moral es como la de los fanáticos: al tiempo que condenan a los que no se parecen, se esfuerzan por hablar del amor del dios que siguen.¿Considera que la homofobia en Colombia ha ido desapareciendo?Ha disminuido un poco ese calificativo de vergonzante que tenía antes, pero sigue presente en esta sociedad. Incluso amigos míos que se declaran anti, tienen muchas expresiones homofóbicas y de rechazo al movimiento Lgbti.¿Es partidario de adoptar niños por parte de parejas del mismo género?Sí. La gran controversia se da porque la gente asume que es a cualquier pareja homosexual. Se debe investigar las aptitudes o cualidades como pasa con las parejas de los heterosexuales para saber si pueden ser buenos padres adoptivos. Irresponsables hay en todas las condiciones.HOMOFOBIA CULTURAL¿Cree que el homosexual latente se escuda en la homofobia para reprimir su tendencia e incapacidad para enfrentar la diferencia sexual?Es extraño que a alguien le pueda afectar tanto que alguien sea homosexual, sin tener vergüenza, miedo o hasta culpa. Y lo digo por experiencia propia. Cuando no me había aceptado como era, mi mayor defensa era estar en contra de la condición homosexual: mi miedo, mi culpa y mi vergüenza estaban ahí para marcar mi lugar dentro de la difícil sociedad donde crecí. Y todo por la base religiosa tan cargada de miedos y de culpas.¿Por qué algunos hombres se vuelven homosexuales al final de sus vidas?Porque se cansaron de ocultar su condición o porque sus prejuicios impidieron esa posibilidad. La bisexualidad tal vez sea la condición más amplia en términos de orientación sexual. Tal vez es el origen de la homofobia. Es la gama de los grises menos estrecha que los extremos. ¿Qué piensa de la teoría del complejo de Edipo, aquel que la identificación con la madre puede desencadenar en homosexualismo? Sin embargo, la relación con su mamá se movió dentro de la dualidad amor y rabia, ¿no?Cuando niño la amaba con ese sentimiento protector, o bueno, sobreprotección en mi caso. Su irascibilidad no era fácil para ninguno de sus 4 hijos; pero sobre todo para mí que era el mayor, el que debía dar ejemplo. Le teníamos miedo y dejé de quererla durante un largo período de mi vida, hasta que entendí su vulnerabilidad y las cosas empezaron a cambiar. Hoy pienso que de no haber sido por ella no habría sido el pensante que soy. SER GAY ES UN KARMA ¿Cómo define al homosexualismo: enfermedad, pulsión, rasgo genético?Estoy seguro que es un karma. Los karmas no son buenos ni malos, son la consecuencia de acciones del pasado. Soy budista, desde que era adolescente cuando leí a Lobsang Rampa. Leerlo fue como alcanzar el atrio de mi propio templo. Adentro había una verdad que ameritaba ser explorada. Pero aquí no se conocía el budismo y solo hasta los 55 años que vino un lama budista tibetano, me di cuenta de que ese era mi camino. Es distinto a la religión católica que te pone reglas y te amenaza. El budismo es ciencia y no delega en la fe lo que no puede explicar. Me permitió comprender mejor la vida, a amar más al prójimo y parar lograrlo me brindó unos métodos. Es más fácil amar cuando se comprende que la ignorancia es la base del sufrimiento humano.¿Quiénes son más rígidos, por no decir crueles, para aceptar las diferencias sexuales?Los hombres. Nosotros nos relacionamos mejor con las mujeres, por la sensibilidad que compartimos. El hombre que siente agresividad contra el hombre gay es porque tienen miedo de serlo.Se dice que los hombres homosexuales son muy promiscuos. ¿Es cierto?Creo que es por la testosterona –el combustible de la libido-, más concentrada en los hombres que en las mujeres. Al hombre heterosexual le es más difícil ser promiscuo porque sus relaciones son con mujeres, mientras que las relaciones entre hombres son más fáciles. “PENSE EN MATARME”Usted estuvo a punto de suicidarse ante la barrera que le impusieron su familia y la sociedad. ¿Qué persona le ayudo para salir del clóset?Mi psicólogo, en Manizales. A él le debo la vida. Él se la jugó por mí. En la primera entrevista se comprometió a darme un revolver para que me matara si no me sacaba de esto. A tal punto que le creí, aunque por fortuna no entendí que la salida que él veía era la aceptación de mi homosexualidad, mientras lo que yo esperaba era la cura de una enfermedad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad