Estos son los cinco problemas crónicos que se rehúsan a desaparecer en Cali

Septiembre 01, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Estos son los cinco problemas crónicos que se rehúsan a desaparecer en Cali

Los múltiples botaderos de escombros que hay en la ciudad son uno de esos males que cada vez aumentan en Cali.

Problemas ambientales, invasión de espacio público e incertidumbre por recursos como el agua son males que persisten en la ciudad.

En Cali hay muchos problemas que, aunque pasen los años y se emprendan algunas acciones para mitigar su impacto, persisten en el tiempo. Algunos de ellos, la invasión del espacio público, las escombreras ilegales, el vandalismo, los cortes en el suministro de agua y las vallas ilegales. Para el personero de Cali, Andrés Santamaría, todos tienen una raíz común: falta de control y vigilancia por parte de las autoridades locales.“Se evidencia a través del tiempo una falta tanto de personal como de recursos para ejercer un control efectivo. Además se suma la corrupción que hay en muchas de las instituciones”, dijo.¿Otra vez sin agua?Cada que hay una fuerte lluvia en la parte alta del río Cauca, la turbiedad del afluente y su escaso nivel de oxígeno obligan a la planta de potabilización de Emcali de Puerto Mallarino a parar sus actividades. Entonces comienza a abastecerse al 75 % de la ciudad con el agua del reservorio, que dura entre cuatro y ocho horas. Según el informe Cali Cómo Vamos, basado en estadísticas de Emcali, en el 2011, 24 veces paró la planta y en tres de ellas hubo corte del servicio. Mientras que en el 2012 fueron 43 los eventos de alta turbiedad, de los cuales once no alcanzaron a ser atendidos por el reservorio. La discusión sobre alternativas de abastecimiento ha sido larga e incluido estudios para plantas y embalses en zonas como Pichindé. La solución aún no se define, pero Óscar Pardo, gerente de Emcali, dice que se adelantan estudios con la CVC. La opción sobre la mesa: aprovechar el agua del río Timba.Vandalismo sin límites En Cali cualquier objeto que esté en el espacio público: señales de tránsito, sillas, basureros, estatuas, columnas, paredes y hasta buses del MÍO es objeto de robos, grafitis y daños. De acuerdo con Metrocali, tan solo en el 2013 se han presentado 1722 casos de vandalismo en contra del sistema, de los que 1106 fueron por rotura de ventanas a buses. En cuanto al mobiliario público, un ejemplo es el Parque del Ingenio, en el que se invirtieron $1500 millones para su remodelación hace menos de un año y hoy luce con daños. Las autoridades explican que indigentes, pandillas y miembros de barras bravas son algunos de los responsables. Durante 2012, en reposición de luminarias hurtadas, Megaproyectos invirtió $334 millones. Emcali estima que cada mes debe reponer 440 medidores de agua robados, así como 25 tapas de alcantarillas. Situaciones que se repiten todos los años.Ventas ambulantes que siempre vuelvenPara la mayoría de caleños es frecuente tener que pedirle permiso a un vendedor ambulante para transitar por un andén. La Secretaría de Gobierno estima que hay alrededor de cuatro mil vendedores en el espacio público. Los puntos más críticos, según esa dependencia, encargada del control de esta situación, son las calles 12, 13, 14 y 15, la Carrera 8, la Plaza de Cayzedo, la plazoleta del CAM, la Carrera 52 entre calles 1 y 5 (vía a Siloé), Parque del Ingenio y frente a la Terminal de Transportes (foto), entre otros. Los voceros de la Secretaría explican que se han hecho controles en puntos álgidos como: Calle 9C con Carrera 50 (47 operativos); Calle 5 con Carrera 39 (40); Clínica Imbanaco (35); Calle 15 con Carrera 15 (30) y Calle 9 con carreras 11, 12 y 13 (30). Sin embargo, señalan que esa dependencia no cuenta con personal suficiente para cuidar constantemente estos espacios y por eso vuelven y los invaden. Recalcan que es necesario que haya mayor apoyo de la Policía.Seguimos sin escombreraEn Cali se producen a diario 2500 metros cúbicos de escombros, según el Dagma. De ellos, 1900 son generados por constructoras privadas y obras públicas (como las megaobras) y el resto tiene origen en las pequeñas obras de los ciudadanos. El problema de Cali radica en que, como no hay un sitio de disposición final de escombros, muchos carretilleros y volqueteros dejan los desechos en zonas verdes, parques o lotes de engorde. Se estima que hay 108 botaderos crónicos de basura y escombros en la ciudad y puntos críticos como la Calle 26 o el jarillón del río Cauca. A esto se suma que aún no se han sustituido los vehículos de tracción animal por motorizados, como lo indica la ley. Esto dificulta el transporte a zonas habilitadas temporalmente, como la estación de transferencia de la Carrera 50.El lío de la publicidad exteriorDe las 675 vallas instaladas en la ciudad, 448 son irreglamentarias (74 %), es decir, fueron puestas sin permiso, según la Subdirección de Ordenamiento Urbanístico. Ese registro indica que 343 son de las empresas dedicadas a la publicidad exterior, las otras son de constructoras o avisos de negocios que no cumplen la norma. Solo 156 vallas cumplen con los requerimientos. Por eso, desde hace quince días se contrató el desmonte de 33 avisos. Claudia González, asesora jurídica de la Subdirección de Ordenamiento Urbanístico, indicó que las empresas tuvieron el primer semestre del año para hacer el retiro. Pablo Uribe, abogado de estos empresarios, dijo que esta Subdirección se niega a entregar los permisos y que los desmontes no cumplen con el debido proceso, porque la decisión debe tomarla un juez y no la Alcaldía.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad