En vilo, obras de patios del MÍO por demora en el registro

Abril 10, 2017 - 12:05 a.m. Por:
Redacción de El País
Patios Metrocali Sur

Este es uno de los lotes que busca ser escriturados rápidamente a nombre de Metrocali. En días pasados advirtieron sobre movimientos de maquinaria.

Bernardo Peña | El País

La demora en registrar a nombre de Metrocali los predios donde se construirá el patio-taller del sur del MÍO, tiene en vilo la ejecución de estas obras estimadas en al menos $30.144 millones y pone al Municipio en peligro de ser demandado por los contratistas.

Uno de los principales cuestionamientos, que se hacen algunos concejales y Metrocali, es que el Registrador de Instrumentos Públicos de Cali no ha atendido las órdenes judiciales que obligan a registrar a nombre del ente gestor del MÍO los lotes donde se construirán los patios del sistema en el sur de Cali. Un trámite, que según los expertos, normalmente se demora cinco días hábiles.

La orden de realizar dichos registros se da luego de que el Consejo de Estado manifestara que, tras una querella legal, deberían ser entregados a Metrocali estos predios.

Roberto Rodríguez, concejal de Cali, señaló que la propiedad de dicho lote le costó al Municipio, a través de Metrocali, más de $14.000 millones y un proceso jurídico que tomó más de tres años, para finalizar en el mes de marzo de 2017 con un fallo del Consejo de Estado que reconoce la propiedad a la entidad que construye la infraestructura del MÍO. “Por consiguiente urge reclamar la propiedad y expulsar de ella a quienes están haciendo uso indebido del terreno”, manifestó.

El cabildante instó a la Administración para que custodie e impida la invasión y usurpación de materiales del lote donde se construirá la terminal del Sur para el sistema.

“El llamado se hace, ya que el dueño inicial del lote, hoy propiedad legal de Metrocali, sigue generando movimiento de materiales sobre el terreno sin autorización alguna. Eso es una clara invasión a la propiedad privada y una usurpación, por lo que corresponde al Municipio, a través de la Secretaría de Gobierno, tomar cartas en el asunto”, sostuvo.

Rodríguez Zamudio añadió que le preocupa que al no registrarse el lote, se podrían suspender los contratos de licitación para edificar las obras, “y si llegado el 15 de mayo de este año no está escriturado y en posesión de Metrocali, los contratistas van a demandar por incumplimiento. Ya que esos contratos tienen un plazo para ejecución de obras que estaría incumpliendo Metrocali al no tener el predio. Eso es exponerse a una demanda. Se les apareció a los contratistas la virgen que les permite no hacer la obra y además le tienen que pagar”.
Según Zamudio las licitaciones para realizar las obras, en dichos lotes, ascienden a un costo cercano de $230.000 millones.

Las acciones de Metrocali

Ante esta situación, el presidente de Metrocali, Nicolás Orejuela, manifestó que después de agotar una larga ruta jurídica el ente gestor del MÍO radicó, el pasado viernes (7 de abril), la solicitud para el registro parcial de los dos lotes amparados por el laudo arbitral a favor. “Usando la última salida posible que queda, según el particular criterio del Registrador de Cali que ha manejado este asunto”, dijo.

Según Orejuela, Metrocali ha hecho todo, “pero nueve meses lleva Francisco Vélez, registrador de Instrumentos Públicos de Cali, sin atender órdenes judiciales que lo obligan a registrar a nombre de Metrocali los dos lotes donde se construirán los patios del sistema en el sur de la ciudad. Un trámite que normalmente se demora cinco días hábiles”.

Añadió que estas demoras en registrar los predios se han dado pese a que para Metrocali era suficiente con tener vigente, desde el 22 de junio de 2016, la orden judicial expedida por el tribunal de arbitramento para que fueran registrados como propiedad del ente gestor del MÍO.

“Lo que el titular de la Oficina de Registro no puede desconocer es que la omisión a sus funciones pone en riesgo obras de infraestructura vitales para mejorar el nivel de servicio de los usuarios y aumentar la cantidad de pasajeros atendidos”, señaló Orejuela.

Asimismo, agregó que a partir del momento en que se radicó el oficio de solicitud, el Registrador de Cali cuenta con cinco días hábiles, según los términos de ley, para poner a nombre de Metrocali los dos lotes cobijados por el laudo arbitral. “Esperamos que eso ocurra sin mayor dilación”, añadió.

Y complementó: “En un país donde la ‘tutelitis’ ha hecho carrera y ha perdido su noción fundamental de amparar los derechos, la desidia del registrador es contra la ciudad”.

En relación con la inquietud sobre la posibilidad de demandas de los contratistas, teniendo en cuenta que el 15 de mayo terminaría el plazo para iniciar las obras, Orejuela señaló que el cronograma de los procesos jurídicos que se adelantan para conseguir la propiedad de los predios, a nombre de Metrocali, están ajustados para que se resuelvan de manera definitiva y las obras puedan comenzar a tiempo.

Ante esta situación El País trató de contactarse con voceros de la Oficina de Registros de Instrumentos Públicos de Cali para que se pronunciarán sobre estos hechos pero no fue posible ubicarlos.
Sin embargo, Jairo Alonso Mesa, superintendente de Notariado y Registro, dio a conocer a este medio un documento donde la Oficina de Registros de Instrumentos Públicos de Cali resuelve varias inquietudes sobre este tema.

“No hay ningún movimiento constructivo”

Ante las denuncias emitidas desde el Concejo de Cali donde se estaría haciendo un uso indebido de los predios, Mauricio Rojas, representante legal del Consorcio Patios del Sur, exconcesionario de los patios del MÍO del Valle de Lili y Aguablanca, señaló que no hay ningún movimiento de destrucción sobre los predios.

“No hay ningún movimiento destructivo, por el contrario estamos tratando de afirmar un poco más la zona pese a que el laudo arbitral nefasto e injusto no reconoció al Consorcio Patios del Sur un solo peso por el valor de las obras allí construidas. Trabajos que fueron más que todo de cimentación, no se imaginen que estamos demoliendo unos edificios”.

Añadió que el laudo arbitral no reconoció el valor de las obras que allí se ejecutaron.

Antecedentes

Tras cumplirse diez años en que Metrocali suscribió los contratos de concesión con el Consorcio Patios Sur, cuyo objeto era el diseño, construcción, explotación y entrega a Metrocali, de los patios y talleres de Aguablanca y Valle del Lili, a través de un laudo arbitral proferido el 22 de junio del 2016, se logró la liquidación de estos contratos, por diferencias entre las partes.

Las pretensiones por parte del contratista ascendían a $90.000 millones pero el laudo solo reconoció $7600 millones, por los predios que conforman los patios que quedan en propiedad del sistema. En marzo de este año el Consejo de Estado dejó en firme el fallo que permite a Metrocali registrar con su nombre estos predios.

Supernotariado se compromete en soluciones

Luego del llamado de Metrocali y el Concejo de la ciudad para que la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos de Cali realice el registro de los predios de los patios del sur del MÍO ágilmente, Jairo Alonso Mesa, superintendente de Notariado y Registro, informó que antes del 15 de mayo habrá soluciones definitivas.

“La instrucción que se dio es que revisen el laudo arbitral y que el día martes (18 de abril) debe estar registrado uno de los predios a nombre de Metrocali. Al segundo (lote), se le realizará una auditoría especial, tiene que resolverse antes del viernes de Pascua (21 de abril) una actuación administrativa devolviendo todo a favor de Metrocali”, sostuvo Jairo Alonso Mesa.

El Superintendente de Notariado y Registro manifestó que puede pasar que alguno de los implicados interponga un nuevo recurso. “Ese recurso se viene para Bogotá y aquí en menos de un mes se resuelve”, añadió.
En síntesis, la Superintendencia de Notariado y Registro se compromete a cumplir cabalmente el laudo arbitral y a corregir todos los errores que se cometieron en la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos de Cali. “Vamos a realizar una supervisión especial del tema y vamos hacer cumplir esa sentencia... yo creo que antes del 15 de mayo vamos a tener todo resuelto”.

Así empezó el lío
La Supernotariado explicó que cuando inicia el arbitraje por los predios de los patios del Sur, estos estaban en un fidecomiso que solicitó que no se fuera a liquidar, hasta que fallara el tribunal.“Cuando falla el tribunal de arbitramiento dispone que los dos predios pasen a Metrocali, uno en el 100 % y otro en el 96 %. Este último tiene un pequeño problema que no sé si es mala fe de la Oficina de Registro o la Notaría y voy a investigar eso. El error consiste en que se liquidó el fidecomiso y se lo devolvió a un particular desconociendo lo que había acogido el tribunal de arbitramento”, explicó Mesa.

El funcionario complementó que allí es donde empezó todo este problema.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad