Con fuero sindical, funcionarios en Cali se atornillan a los cargos

Con fuero sindical, funcionarios en Cali se atornillan a los cargos

Marzo 18, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Hugo Mario Cárdenas López, reportero de El País.
Con fuero sindical,  funcionarios en Cali se atornillan a los cargos

El Concejo de Cali tendría un recorte presupuestal para el primer semestre del 2012.

Antes del cambio de Contralor y Personero, varios empleados de libre nombramiento y remoción se sindicalizaron para evitar ser despedidos. Son cuota de concejales 'quemados' en elecciones.

A pocos días de que se posesionaran los nuevos Contralor y Personero de Cali, quedaron al descubierto no solo el ‘carrusel sindical’ con el que algunos empleados se han ‘atornillado’ a sus cargos, sino las prácticas oscuras que algunos concejales han aplicado a la planta de cargos de estos organismos de control.Amparados en los beneficios del fuero, varios funcionarios de libre nombramiento y remoción corrieron hábilmente a sindicalizarse para evitar que fueran removidos de sus cargos. Incluso, a través de una especie de ‘sindicatos express’, que fueron creados sólo días antes de que asumieran Gilberto Zapata y Andrés Santamaría como contralor y personero, respectivamente.Coincidencialmente, esas personas que buscaron el fuero sindical en los últimos días, con lo que han dificultado la realización de los ajustes necesarios en los órganos de control, son quienes llegaron a los cargos como cuotas de concejales que se ‘quemaron’ en las pasadas elecciones.“Como se quedaron sin el respaldo del jefe político o sin el apoyo del anterior personero, porque los amigos de Manuel Torres siguen en la entidad gracias a un nuevo sindicato, lo que han buscado es aferrarse al puesto porque con un concejal ‘quemado’ no van a encontrar trabajo en ningún lado”, indicó un funcionario de la Personería bajo la reserva de su identidad.Tras reconocer la importancia y los logros que han obtenido muchas organizaciones sindicales serias en el país, el abogado laborista Luis Fernando Rojas manifestó que, contrario a ellos, estos hechos que se han conocido representan el “abuso del ejercicio del derecho de asociación”.“Es que este fue un derecho de asociación ejercido no para mejorar las condiciones laborales de sus afiliados, sino para desarrollar posiciones de inamovilidad y de protección”, aseguró el abogado Rojas.Y es que según las normas sindicales en el país, una organización de este tipo puede conformarse en cinco minutos, pero para retirar por cualquier causa a un empleado sindicalizado, debe hacerse mediante un proceso especial ante un juez, que normalmente tarda entre dos y tres años. Incluso, las últimas sentencias de la Corte Constitucional no permiten que se haga estudio previo a las solicitudes de inscripción de nuevas organizaciones sindicales, modificaciones estatutarias o cambios de juntas directivas y que el único requisito para negar la inscripción a un nuevo sindicato es que no cumpla con el mínimo requerido de miembros (25).Un historial de aberracionesPero por cuestionable que parezca esta mala utilización del fuero sindical, dicen los especialistas, lo que resulta aún más reprochable es que la planta de cargos de los organismos de control se hayan convertido en los últimos años en el “mercado de puestos” de algunos concejales, obligando a que mucha gente no tenga otra salida que ampararse en el fuero.Una actividad que se hace de una manera tan abierta y descarada, que no es secreto para nadie que para ingresar a ocupar algunos de los cargos en la Contraloría o la Personería se logra mediante dos vías: o poniendo muchos votos a un concejal o pagando una gruesa suma de dinero.“Hasta el año pasado, un cargo de personero delegado costaba $10 millones y el salario mensual es de $2.950.000. Para el caso de la Contraloría es más costoso, $20 millones, porque el salario arranca desde los $3.800.000”, aseguró un funcionario de la Contraloría y lo confirma un integrante de uno de los sindicatos de la Personería, quienes pidieron reserva de identidad.Pero a pesar del pago de ese dinero, no significa que el nuevo funcionario logre la independencia del concejal. Adicionalmente, deberá pagar el famoso “aporte para la organización política” que va entre el 5% y el 10% del salario mensual que devengue el recomendado.“A los concejales este problema se les salió de las manos. Basta con revisar la reforma administrativa que hizo Manuel Torres en la Personería para ver el nivel de degradación al que se ha llevado los órganos de control no sólo en Cali, sino en todo el país. Han acabado los cargos de carrera administrativa y dejaron a todo mundo de libre remoción para que el concejal disponga como quiera de sus cupos”, indicó un reconocido abogado administrativista de Cali. Así las cosas, “los funcionarios le han buscado un Plan B a su situación y les hicieron ‘conejo’ a los concejales”, dicen los juristas. Hoy escasean esos cargos de libre nombramiento y remoción y los barones políticos terminaron siendo víctimas de su propio invento.Al Concejo de Cali se lo está comiendo el ‘Lobo’Si hay incidencia política en los organismos de vigilancia de la ciudad, ni qué decir del manejo que se le ha dado al Concejo, de donde se han replicado todas las malas prácticas que se evidencian en los entes de control, según los conocedores del vaivén político.Basta con saber que la fallida reforma administrativa de hace ocho años en el Concejo, fue hecha por las mismas personas que hoy están demandadas porque también fracasaron con la reforma a la Personería.Cambios que fueron promovidos para reducir el déficit en estas entidades y que hoy se encuentran económicamente en condiciones peores que las había antes de las reformas por cuenta, entre otras cosas, de las famosas nóminas paralelas. Desde ya se advierte que para mayo el Concejo no sería económicamente viable por un recorte presupuestal de mil millones de pesos para este semestre.Por lo demás, las condiciones laborales no distan mucho de las que se evidencian en la Contraloría y la Personería. El Concejo ha sido el espejo donde se han mirado los demás funcionarios para saber que a través del sindicato pueden blindarse laboralmente.Tanto que hoy hay varias personas sindicalizadas, cobrando sin hacer nada, porque en al reforma no se les creó cargos. Nelson Polanía, presidente de uno de los dos sindicatos que hay en el Cabildo tiene una posición clara sobre lo que ha ocurrido en los últimos años entre el sindicalismo y la incidencia política en el mismo. “Yo no veo nada de malo en que la gente se sindicalice, lo que sí me parece que está mal es que se creen cargos simplemente por política, para que esos funcionarios defiendan al político y que si se va el político también se tiene que ir el funcionario sin importar si la persona es verdaderamente idónea para estar allí. Eso es lo malo, que el político sea el dueño del puesto”, manifestó Polanía.De manera jocosa, quienes son cuotas de concejales dicen que al Concejo se lo está comiendo el ‘Lobo’, como se conoce a la persona que el 15 y el 30 de cada mes pasa a cobrar “el diezmo para la organización política” del concejal que les dio el puesto.Crearon nuevos sindicatos en la Personería de CaliEl caso de la Personería de Cali es bien particular. Faltando tres días para que se posesionara el nuevo personero, Andrés Santamaría, fucoleron creados con total hermetismo dos nuevos sindicatos en los que se afiliaron los funcionarios que creyeron que serían removidos de sus cargos.La gran mayoría de ellos, personas de la entera confianza del saliente personero y cuotas políticas de concejales de los partidos PIN, Liberal y la U que no lograron retener sus curules en las elecciones pasadas.Así las cosas, esta entidad que agrupa a 108 funcionarios de planta, cuenta con cerca de un 50% de personas que siendo de libre nombramiento y remoción no pueden ser tocadas porque se han afiliado a alguno de los seis sindicatos que suma la entidad.El País se comunicó con Juan Manuel Solarte, uno de los miembros de la Junta Directiva del nuevo sindicato, pero primero colgó el teléfono y luego dijo que no hablará con nadie del tema.Para el Personero de Cali, “es evidente que hay abuso del tema sindical y me preocupa que un funcionario que no responda bien laboralmente, no lo pueda sacar porque tiene fuero”.De hecho, a su despacho han llegado dos órdenes de reintegro de personas que fueron mal retiradas en la reforma administrativa.Funcionarios de la misma Personería han cuestionado esta reforma, que investiga la Procuraduría, porque, dicen, se ajustó a los intereses de los concejales al crear una planta de cargos plana, donde todos son personeros delegados y con igual salario y perfil. Al respecto Santamaría planea presentar una contrarreforma, mientras Nelver Castro, de Sinserpucc, dijo que se deben fortalecer los cargos de carrera administrativa porque la estructura actual llevó a la proliferación de sindicatos.Contraloría Municipal: “Hay que revisar el tema”La situación en la Contraloría es similar a la de la Procuraduría. La planta de cargos de este organismo de control suma 198 empleados, de los cuales 62 son funcionarios de libre nombramiento y remoción. Al igual que la Personería también cuenta con seis sindicatos.En este caso, como la posesión de Gilberto Hernán Zapata se dio en los primeros días de enero, empleados de la entidad aseguran que muchos de los funcionarios empezaron a indagar sobre el ingreso a algún sindicato luego de conocidos los resultados de las elecciones para Concejo, en noviembre y diciembre.En la actualidad sólo hay un caso que se está estudiando por parte de los abogados de la Contraloría porque no cumpliría con los requisitos mínimos ni el tiempo suficiente para afiliarse a un sindicato.“Yo respeto el derecho de asociación de todos los ciudadanos, y especialmente de los funcionarios públicos. Pero en la Contraloría ahora último se asociaron algunos a uno de los sindicatos y eso es importante analizarlo porque creo que a nivel del Código Sustantivo del Trabajo y a nivel de la legislación laboral colombiana, se deben cumplir unas medidas como la inscripción en el acta y ser reportado a la Oficina del Trabajo con anticipación y no cuando se va a cambiar al ordenador del gasto”, señaló el contralor Gilberto Zapata.El vocero de uno de los sindicatos de la Contraloría, quien pidió no revelar su nombre, asegura que la entidad está tomada por la política. “Las investigaciones se hacen o se archivan dependiendo del nombre o el partido del investigado”, dijo y agregó que “es triste la forma como se ha prostituido el tema de los sindicatos y esto afecta a quienes sí queremos luchar por el bien de los trabajadores porque a todos nos echan al mismo costal”.A propósito: ¿quiénes tienen fuero?De acuerdo con las normas legales, en Colombia existen diversos tipos de fuero: tiene fueron quienes son fundadores de una agrupación sindical; los sindicalizados durante el periodo que se esté negociando una convención colectiva; los miembros de las comisiones de reclamos, que representan a los trabajadores en temas disciplinarios, y los miembros de las juntas directivas.No obstante, el fuero no es una protección que se le da al empleado, sino al sindicato como tal y que impide que las personas que tiene este beneficio sea trasladadas o desmejoradas sus condiciones laborales y salariales.Esta figura del fuero sindical está protegida desde el punto de vista legal y desde el punto de vista penal.Algunos sindicatosPersoneríaSindicato Nacional de Servidores Públicos y Empleados del Estado Colombiano y sus órganos de control, Sinserpucc.Asociación Nacional de Personerías, Asopersonerías Seccional Valle.Asociación de Empleados Públicos de Colombia, Aspecol.Asociación de Servidores Públicos de Colombia, Assepcol.ContraloríaAsociación de Empleados Públicos de la Contraloría Municipal de Cali.Asociación Sindical de Trabajadores de la Contraloría General de la República, Seccional Valle.Asociación de Servidores Públicos de las Contralorías de Colombia, Seccional Valle.ConcejoSindicato Nacional de Servidores Públicos, CUT-ISP, Sinalserpub, sede Santiago de Cali.Sindicato de Empleados del Concejo de Cali, Ecos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad