Carros eléctricos: una gran revolución en la industria automotriz

La electromovilidad, una gran revolución en la industria automotriz 

Mayo 15, 2019 - 02:59 p.m. Por:
Álvaro Mejía G. Especial para El País
La electromovilidad

Una de las mayores bondades de la invasión de autos eléctricos será que la gente podrá respirar un aire más puro en las ciudades, libre de gases nocivos.

i Stock / El País

La humanidad está ya inmersa en la Era Eléctrica de los vehículos, que cambiará para siempre la manera de movilizarnos y por ende, a la industria automotriz que ya ha hecho multimillonarias inversiones para cumplir con la creciente demanda de coches híbridos enchufables y 100 % eléctricos.

Para dar una idea de la forma en que aumenta la acogida de esta clase de autos basta con mencionar las estadísticas de ventas de carros híbridos enchufables y puramente eléctricos, que en el 2018 superaron las 2 millones de unidades colocadas a nivel global.

Esta elevada cifra se traduce en un incremento anual cercano al 70% con respecto a la facturación obtenida en el 2017 y en una participación en el mercado mundial que llegó al 2% del total de vehículos comercializados el año pasado.

A propósito de este último porcentaje es preciso destacar que a medida que crece la facturación de autos movidos total (100% eléctricos) o parcialmente (híbridos enchufables) por motores eléctricos, el precio en vitrina de estos coches se va reduciendo.

Esto gracias a la ley de oferta y demanda, que disminuye el costo de fabricación de cualquier producto industrial en proporción al aumento en el volumen de ventas.

Otro dato interesante para mostrar la inexorable llegada de la Era Eléctrica son las estadísticas de ventas de este tipo de coches en Colombia, en donde se facturaron 932 unidades durante el año pasado.

Este guarismo se traduce en un impresionante aumento anual del 370.7 % con respecto al 2017.

De otra parte, cabe destacar que por obvias razones y al igual que ha ocurrido en las anteriores revoluciones, el paso hacia la electromovilidad conlleva profundos cambios en la industria automotriz y otras grandes consecuencias que modificarán el futuro devenir de la humanidad.

Para dar una idea de los múltiples y radicales efectos derivados de la desaparición de los autos a combustión, que serán reemplazados a partir del 2030 por vehículos netamente eléctricos y más tarde (2050) por los denominados autos autónomos, El País y RPM detallan a continuación algunos de los muchos cambios que veremos llegar de manera paulatina no solo en la industria, sino en las ciudades y las personas:


  • Los talleres de ‘barrio’ desparecerán y solo quedarán los de concesionarios y especializados en lámina y pintura.

  •  Los vehículos eléctricos estarán cubiertos por garantías de por vida y solo podrán ser atendidos por centros de servicio de la respectiva marca.

  •  Los motores eléctricos no serán reparados en el futuro por los concesionarios. Estos serán enviados a centros regionales en donde se refaccionarán con personal y robots especializados.

  • Por la simplicidad del sistema la labor de reemplazar un motor eléctrico no se tomará más de 15 minutos.

  • Las estaciones de gasolina desaparecerán de la faz de la tierra y serán reemplazadas por miles postes de recarga eléctrica dispuestos en las calles, como ocurre ya en las principales ciudades del Planeta.

  •  Se acabarán las perforaciones y las grandes petroleras multinacionales perderán su importancia mundial.

  • Con la masiva llegada de los autos autónomos dentro de 20 años o menos los vehículos personales se transformarán en piezas de museo.

  • Al igual que ha ocurrido con Netflix, Airbnb y Uber, que están acabando respectivamente con las industrias cinematográfica, hoteleras y de taxis conocidas hasta hoy, las pequeñas empresas Star Up del futuro dedicadas a fabricar autos eléctricos y autónomos pondrán en jaque a las grandes multinacionales que llevan más de un siglo construyendo automóviles.

  • Por esta razón, todos los fabricantes del mundo dedican ahora sus mejores esfuerzos de ingeniería y grandes sumas de dólares al diseño y desarrollo de vehículos eléctricos y autónomos.

  • Cuando aparezcan los vehículos autónomos 100% eléctricos dejarán de existir las tarjetas de propiedad. Esto debido a que las personas necesitadas de movilización renunciarán a ser propietarios de un automóvil para convertirse en usuarios de un coche autónomo, al que pueden llamar por sus teléfonos celulares para llevarlos a su destino de forma inmediata, mientras utilizan su tiempo en algo productivo. De esta forma, cancelarán únicamente el valor del ‘taxímetro’ y quedarán exentos de pagar impuestos, seguros, estacionamientos y otros rubros derivados de poseer un automóvil.

  •  De acuerdo con lo anterior, los menores de hoy no tendrán que obtener una licencia de conducción y mucho menos adquirir un vehículo.

  • Gracias a los autos autónomos conectados en el futuro con las ciudades, la actual tasa de accidentalidad se reducirá en un 90% o más.

  • Por este motivo, las compañías de seguros se convertirán en una ‘especie’ en vía de extinción.

    Pero lo mejor de todo es que los humanos podrán respirar aire libre de los dañinos gases contaminantes generados por los motores a combustión y disfrutar de un medio ambiente ‘limpio’ generador de una mejor calidad de vida.
Datos de interés

  • Mientras un motor de combustión (gasolina o diésel) actual tiene cerca de 20.000 partes, uno eléctrico no excede las 20 piezas.

  • La tercera parte de los 148.000 vehículos vendidos en Noruega en el 2018 fueron de tipo eléctrico.

  • El Tesla 3 con cerca de 130.000 unidades colocadas, se convirtió en el vehículo 100% eléctrico más vendido durante el año pasado.

  • En lo que se refiere a marcas la alianza Renault-Nissan ocupa de lejos el primer lugar de ventas a nivel mundial en lo que atañe a vehículos eléctricos.
Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad