La Virgen de Guadalupe llegó al Valle del Cauca para quedarse

La Virgen de Guadalupe llegó al Valle del Cauca para quedarse

Octubre 25, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Rosa Silva | Reportera de El País
La Virgen de Guadalupe llegó al Valle del Cauca para quedarse

La Virgen en este momento permanece en una residencia de la ciudad. Es tan pesada que para transportarla se requieren al menos siete personas (110 kilos).

Una de las dos únicas réplicas oficiales que existen de la imagen santa en el mundo está en Cali y se quedará en Cartago definitivamente. ¿Cómo llegó aquí? Historia.

De pie, frente a ella, el corazón se estruja como si fuera un trozo de naranja. Ahí está, con las manos juntas y la mirada enfocada en algún punto ciego del piso. Estando ahí a unos 50 centímetros, para poder ver su cara debo alzar la cabeza: mide unos dos metros. El manto verde con sus 44 estrellas amarillas, pequeñas como monedas, la adorna de forma perfecta: puedo contar los pliegues de su vestido habano y ver el dije ovalado de oro con una cruz negra que cuelga de un listón en su cuello. Estoy tan cerca que puedo ver los boleros casi transparentes que rodean sus muñecas.El marco es también impresionante. Dos franjas, una de plata y una de oro, cada una más gruesa que mis brazos, enmarcan la imagen de la santa madre. Ocho rosas labradas en las esquinas y en los puntos medios, además de otras flores y hojas, a manera de arabescos, lucen labradas en esas franjas. Parecen hechas por ángeles, como aquél que se asoma debajo de ella, cargándola sobre una luna negra.No imaginaba que era tan grande. Hace tres años, cuando fui a visitarla en la Basílica de Santa María de Guadalupe, en Ciudad de México, la Virgen de Guadalupe lucía lejana, difícil de apreciar. Allá era imposible contar las estrellas de su manto: está colgada en una pared, a una altura prudencial, quizás para que nadie pueda tocarla. Para admirarla se debe pasar por unas bandas eléctricas (como las que hay en los pasillos de los aeropuertos), que no dan tiempo más que para verla por unos segundos. Si hay poca gente – cosa que nunca sucede – se puede volver a pasar por las bandas hasta el cansancio.Ahora, verla aquí en Cali, parece increíble. Aunque no es la original, es una réplica perfecta: una fotografía de alta calidad en la que se ven, incluso, los rasguños que el tiempo le ha hecho a la pintura a través de sus 483 años. Solo hay dos réplicas oficiales como esta en el mundo: una en Filipinas y otra aquí, en Cali, Valle del Cauca, Colombia.La iluminaciónA Jair Meneses la idea se le ocurrió como si la mismísima virgen se la hubiera dicho al oído. Fue en julio, para las fiestas de independencia de Colombia de este año, cuando todo comenzó. Como el actual secretario de Turismo del Valle, fue invitado a una macrorrueda de negocios en Ciudad de México y estando allá fue llevado a la Basílica de la Virgen, donde se estaba celebrando la entrega de la primera réplica a Filipinas: más de 300.000 personas de todas las nacionalidades se aglomeraban en el evento. Allí, Jair conoció que había otra imagen más como esa. ¿Sería posible?Y entonces, en la macrorrueda, mientras daba su discurso frente a 20.000 empresarios y ante el embajador de Colombia en México, José Gabriel Ortiz, las palabras salieron solas: “nos gustaría llevarnos la otra réplica de la Virgen a Colombia”. No lo tenía planeado, solo lo dijo. Las felicitaciones del embajador y de los asistentes fueron inmediatas.El resto fueron trámites: cartas, correos, contactos. La preocupación vino después, con la falta de recursos: como la Gobernación del Valle está en Ley 550 (o ley de quiebras), los gastos de traerla no podían tramitarse, cuenta. Y como no podía ser traída como equipaje, tuvieron que pasarla como carga. En Colombia, cuando entró, el impuesto de aduana era de US$10.000, pero casi como un milagro, finalmente les perdonaron la suma que se redujo a un millón de pesos. “Todo costó un dineral, que tuvimos que pagar mi mamá, unos amigos y yo”, comenta ahora, sentado en su despacho.Con pocos días de estar en Colombia (llegó este miércoles en la mañana), algunos creen que ya comenzó a hacer milagros. Uno de los hombres que trabaja con el Secretario Meneses, y que ayudó a transportar la caja de madera en la que venía la imagen, da fe de ello. “Para cargarla se necesitan por lo menos siete personas. Pesa 110 kilos”. Él fue uno de esos siete. Ahora cuenta emocionado que ella ya le hizo el primer milagro: que cuando la cargó, vio el número de envío grabado en la caja, el MX 1429, y lo jugó al chance. Ese día, el número ganador fue el 429.Doblemente BenditaEl 12 de diciembre de 1531, Juan Diego Cuauhtlatoatzin, un indígena mexicano, sorprendió al obispo fray Juan de Zumárraga cuando le llevó unas rosas rojas en pleno invierno. Pero no fueron las flores la sorpresa, sino que en el ayate – una especie de delantal usado en la época para recolectar las cosechas – en el que cargaba las flores, apareció de la nada la imagen de la Virgen que se le había aparecido ya en cuatro ocasiones.Desde entonces, esa fecha tiene gran significado para la Iglesia Católica en el mundo: cada año, seis millones de creyentes visitan la Basílica de la llamada Patrona de América, o Madre de las Américas en México. Es tanta gente como si todos los habitantes de Cali y Medellín (incluyendo su área metropolitana) se reunieran juntos en un mismo lugar.Ahora, esa fecha tendrá un significado más importante aún para Colombia: ese día la Gobernación del Valle entregará oficialmente la imagen a la Basílica de Cartago, que está consagrada a la ‘guadalupana’. Desde entonces, será una residente permanente del departamento. Y así como en México, esto traerá más visitantes: se espera que por lo menos un millón de personas más lleguen al Valle del Cauca cada año para conocer la imagen. Eso se traduce en empleos y en recursos para la región: la Virgen traerá consigo su milagrito para los emprendedores cartagüeños.El objetivo, dice Jair Meneses, es que el Valle sea potencia en turismo religioso. Al Señor de los Milagros, en Buga, le llegan 2’700.000 personas cada año. Un poco más de la población de Cali. Por eso la imagen será llevada en noviembre a Buga, donde ambas imágenes serán expuestas juntas: se esperan no menos de 400.000 personas ese día.Quizás es la fuerza de lo que significa lo que mueve las masas. Solamente este miércoles 22 de octubre, cuando fue mostrada en Cali, unas mil personas se abalanzaron sobre ella en la Plazoleta de San Franciso. La Fuerza Pública tuvo que controlar la situación.Su poder radica también en que ella se le aparece siempre a los más vulnerables: a los indios, a los pobres, a los niños. Es por eso que la réplica visitará lugares como la Cárcel de Mujeres de Jamundí, y las mal llamadas ‘casas de pique’ en Buenaventura, donde han muerto cientos de personas, muchas de ellas inocentes.“La idea es traer también la paz a Colombia”, explica el Secretario. El poder de esta imagen es grande, dice, porque fue bendecida dos veces: una en la Basílica de Guadalupe, y otra en la Catedral Primada de México, por el mismísimo Arzobispo de la capital.Él también recuerda con cariño ese día, cuando la Virgen le fue entregada. No es capaz de explicar lo que sintió: solo se atreve a decir que fue hermoso. Pero quizás fue algo parecido a ese estrujón que sentí. La Madre de Dios, su imagen, mueve corazones. Estruja corazones.El itinerario de la imagenLa réplica, antes de instalarse definitivamente en Cartago en diciembre, recorrerá varios municipios del Valle.En Cali estará hasta el 30 de octubre y el 31 será llevada a Buenaventura; el 5 de noviembre irá a Dagua; el 11 del mismo mes estará en Tuluá y el 13 llegará a Buga. El 17 llegará a Caicedonia y Sevilla, y el 19 estará en Roldanillo. El 21 irá a Yumbo y el 24 regresará a Cali donde permanecerá hasta ser llevada a Cartago. En Cali será expuesta en la iglesia de Guadalupe en la Nueva Floresta, en la Iglesia de El Pondaje, en la de El Vallado, El Retiro y El Vergel. También será llevada al HUV y por último estará expuesta al público en la Catedral de San Pedro Apóstol en Cali.*Esta programación está sujeta a cambios.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad