La mitigación de la ola invernal le está costando mucho al país

La mitigación de la ola invernal le está costando mucho al país

Junio 13, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Luiyith Melo García | Redacción de El País
La mitigación de la ola invernal le está costando mucho al país

Más de 900.000 hectáreas han resultado anegadas por las fuertes lluvias del fenómeno de la Niña en todo el país, aparte de las 600.000 que tradicionalmente se inundan.

Para el Valle del Cauca, las afectaciones durante trece meses del Fenómeno de la Niña son preocupantes. Los damnificados han perdido viviendas, cultivos y otros bienes que por falta de recursos no han podido reponer.

El Gobierno había invertido hasta mayo pasado más de cuatro billones de pesos en la atención de los damnificados por la última temporada de lluvias y la ejecución de algunas obras de emergencia, pero dada la magnitud de la tragedia ya aprobó 14 billones de pesos más para iniciar la reconstrucción en las zonas afectadas.Las afectaciones durante trece meses del Fenómeno de la Niña -considerada la tragedia más grande que ha vivido el país en su historia reciente-, son dramáticas.Carlos Madriñán es claro ejemplo de ello. Su avícola Los Portales, en la vía al aeropuerto de Palmaseca, quedó bajo las aguas del invierno el año pasado. Perdió unas 12.000 gallinas, huevos y una inversión superior a $1.500 millones, el trabajo de toda su vida. La CVC que pudo ayudarle a recuperar el lugar infestado de cadáveres de pollo, le cobraba por ello y, por su puesto, los bancos tampoco le prestaron para volver a empezar.Rafael Orozco, otro empresario, vio comprometida su inversión de más de $2.000 millones en su empresa de químicos ubicada en la Zona Franca del Pacífico, lo mismo que otros 30 importadores de carros, mercancías, manufacturas y productos agropecuarios perdidos bajo las aguas del crudo invierno.Según Colombia Humanitaria (la organización creada por la Presidencia de la República para atender la emergencia), ésta ha dejado un total de 3.120.268 personas afectadas, equivalentes a 729.829 familias, las cuales representan el 6,78% de la población total. Pero, además, han quedado 2,2 millones de damnificados.Como afectados el Gobierno considera a quienes indirectamente han sentido los efectos del invierno por el bloqueo de carreteras, la falta de agua y energía o la restricción alimentaria. Y los damnificados son aquellos que han sufrido en forma directa los daños del invierno en sus viviendas, sus empresas, sus cultivos, su patrimonio o su familia con la pérdida de bienes, seres queridos o con heridos.Tan sólo entre enero y mayo de este año la temporada de lluvias del fenómeno de la Niña ha dejado 470.785 personas afectadas, correspondientes a 103.384 familias, según las cifras oficiales. En este mismo periodo se han registrado 120 pérdidas de vidas humanas, 87 personas heridas y 11 desaparecidas, de acuerdo con la Dirección de Gestión del Riesgo del Ministerio del Interior.De igual manera, en las cuatro regiones que conforman la geografía nacional (Andina, Caribe, Oriental y Pacífica), se han visto afectados 28 Departamentos (88% del total nacional) y 1.041 Municipios (93% de todos los del país).En el Valle del Cauca, la tragedia ha tocado a todos los municipios, pero con mayor fuerza a 29 de los 42 del departamento, y según el Comité Regional de Prevencion y Atención de Desastres, Crepad, las familias damnificadas son 26.142 de acuerdo al último censo. De éstas, 1.200 familias corresponden a Cali.Melba Vidal, directora del Crepad, indicó que a estas familias damnificadas se les está llevando por estos días la segunda entrega de alimentos que, en general, consiste en un mercado de 80 kilos para una familia de cuatro personas para su sostenimiento durante un mes.“Uno podría decir que de Jamundí a Cartago hay más de 20 municipios afectados, más que en hectáreas, en personas y en familias. La Victoria es de los más afectados en todo el casco urbano con unas 600 familias; pero Buenaventura que es más grande tiene dos mil familias afectadas en su zona rural, en comunidades indígenas y negras”, dijo Vidal.En Cali, las zonas más golpeadas están en el asentamiento Nuevo Amanecer ubicado en el Jarillón del río Cauca y la parte alta de Los Chorros, en la zona suroccidental de ladera, según la secretaria de Gobierno, Eliana Salamanca.Los recursosPara atender la emergencia general, el Gobierno Nacional decidió crear la organización Colombia Humanitaria a través de la cual canaliza los recursos oficiales y las donaciones particulares.Este organismo alimenta, a su vez, dos fondos: uno, el de Atención de Calamidades que da ayudas inmediatas a las personas en cuanto a alimentos, frazadas y albergues. Y, el segundo, el Fondo de Reconstrucción y Adaptación, a través del cual se hará la gran inversión en obras como diques, jarillones, levantamiento de nuevos asentamientos, viviendas, escuelas, acueductos y alcantarillados, etc.En ese sentido, hasta el 27 de mayo pasado, el Gobierno Nacional había canalizado a través de Colombia Humanitaria, los ministerios y algunas entidades, recursos por 6 billones 818 mil 441 millones de pesos, indicó Jorge Londoño, presidente de dicha entidad. De estos recursos, un total de 4 billones 30 mil 496 millones de pesos se encuentran en ejecución. En tanto que 2 billones 787 mil 945 millones están por ejecutar (ver gráfico). Hasta la fecha se han recibido donaciones para damnificados por valor de $176.305,9 millones, en dinero y en especie. Por otra parte, el Fondo de Reconstrucción y Adaptación tiene 14 billones de pesos que el presidente Juan Manuel Santos y su equipo económico asignaron en mayo para emprender las obras requeridas en las zonas afectadas por la ruptura de diques, asentamientos arrasados (como Gramalote, en Norte de Santander), daños en carreteras, derrumbes y demás.Para acceder a estos recursos es necesario que los alcaldes municipales y los gobernadores presenten los proyectos que tengan que ver con la mitigación de daños del invierno en cada región. Así la reconstrucción del país será posible.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad