La candidata de Versalles, una rival de peso

La candidata de Versalles, una rival de peso

Junio 03, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Melina Ramírez Serna pinta, baila y le encanta el teatro.

Melina significa ‘bella doncella’, en griego. Sin embargo, Melina Ramírez Serna se define a sí misma como una mujer “luchadora, fresca, cero acartonada y con los pies bien puestos sobre la tierra”. La Señorita Vesalles fue llamada Melina, como la canción de Camilo Sexto, porque sus padres eran fanaticos de la canción, y ahora ella lo es. También admira a su tocaya, la activista política Melina Mercuri.La reina se trasladó hace tres años a Bogotá para estudiar publicidad en la Universidad Sergio Arboleda, y ha tenido que asumir responsabilidades, enfrentar sus miedos y romper el molde de niña mimada en el que la formaron sus padres por ser la menor de tres hermanos. “Ahora que estoy en quinto semestre veo las cosas más simples. Al principio lo tomé como un desafío, quería aprender a ser autosuficiente y resolver los problemas por mí misma”, dice.Confiesa que “fue una experiencia dura al principio porque, para mí, la familia lo es todo. Toda mi vida había dependido de lo que mis papás hacían por mí. Sin embargo, estoy feliz de madurar y crecer como persona. Ahora yo misma arreglo hasta el gas”. Al concurso de Señorita Valle llegó porque una de las reinas más queridas de Colombia, Aura María Mojica, amiga de su mamá, le insistió varias veces que “debía vivir esta aventura”.“Era una propuesta que me habían hecho hace varios años, pero no era mi aspiración de vida. Siempre he querido ser empresaria y creía que el reinado podría desviar mis planes”.Pero asumió el reto y convirtió a Aura María en su modelo de reina ideal, pues la admira por su porte y elegancia. “Es una dama, siempre esta muy bien puesta en su lugar y de ella nadie tiene nada malo que decir. Siempre me da ejemplo de sencillez”, dice. Sobre estos meses de preparación, Melina dice que se ha “gozado cada día” y no puede negar que le apasiona la idea de ganar, de compartir con la gente y dejar huella. Sin embargo, sus ambiciones van más allá: “Yo no quiero que me vean solo como la mujer linda, yo quiero que la gente conozca mis cualidades, fortalezas y se entere de lo que puedo lograr”, dice.Melina tiene sus metas claras: “Todas queremos ganar la corona, pero no es algo que me atormente. Cada día le pongo mucho empeño y creo que si hago las cosas con amor, los resultados serán para mi bien”. En las semanas que van del concurso, la Señorita Versalles prácticamente ha estudiado a distancia. “No me puedo permitir faltar a nada, aunque tenga que ir y volver todos los días, mi carrera es lo primero y no hay nada que esté por encima. Así que en esta época de preparación como reina he tenido que aprender a priorizar las actividades, porque la vida te abre las puertas cuando menos te lo esperas”, concluye. Entre sus cualidades reconoce el liderazgo. Según ella, ama trabajar por lo que le apasiona y, de llevarse la corona, espera trabajar por la promoción del arte en el Valle del Cauca.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad