“Hay EPS que son terribles y desordenadas”: secretario de Salud del Valle

“Hay EPS que son terribles y desordenadas”: secretario de Salud del Valle

Septiembre 20, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Rosa Silva | Reportera de El País
“Hay EPS que son terribles y desordenadas”: secretario de Salud del Valle

Secretario de Salud del Valle del Cauca, Fernando Gutiérrez.

El secretario de Salud del Valle, Fernando Gutiérrez, reveló que hay 17 investigaciones del 2014 a EPS por muertes por dengue.

El dengue siguió cobrando vidas en el Valle del Cauca durante el 2014 y por ello, la Secretaría de Salud del Valle adelanta 17 investigaciones a EPS donde se presentaron los decesos. En entrevista con El País, el titular de esa dependencia, Fernando Gutiérrez, aseguró que hay “EPS que son terribles y desordenadas” a la hora de atender a los pacientes. Dijo que el Valle está preparado para recibir el virus del chikungunya y que se adelantan gestiones para saldar las cuentas pendientes con los hospitales del Valle.¿Cómo afrontará el Valle la llegada del chikungunya? En el Valle aún no hay casos autóctonos, el único caso comprobado es el importado, que era de una mujer proveniente de República Dominicana y que está en perfectas condiciones. Tuvimos la fortuna de que no la picara un mosquito que transmitiera el virus. Coincide que el zancudo es el mismo que transmite el dengue, por lo tanto el plan de emergencia para contener la epidemia va orientado a las mismas recomendaciones: destruir criaderos de mosquitos y enseñarle a la gente a que participe en esa tarea, y obviamente la fumigación, todo esto a manos de la Unidad Ejecutora de Saneamiento que tiene la responsabilidad de hacer esta tarea. El éxito está en hacer grandes campañas comunitarias. Nos estamos preparando, y el Ministerio girará un dinero (al menos $200 millones para el Valle) para que los departamentos tengamos unos recursos adicionales para el manejo. ¿Qué municipios están más vulnerables en el Valle? Cali. Por las condiciones climáticas y su situación geográfica, es muy susceptible a la presencia del Aedes. Por lo general, 50 % de los casos del Valle son de Cali y tendrá el mismo riesgo del chikungunya. No obstante, las medidas de fumigación se orientan a todo el departamento.El Ministerio advirtió que es posible que haya congestión en los centros de salud cuando llegue la epidemia. ¿Cómo se manejará la situación?Se calcula, en una fase inicial, que de dos millones de colombianos que pueden contraer el virus, 650.000 personas van a experimentar los síntomas y van a demandar servicios de salud. Aspiramos a que con la educación para erradicar el zancudo se disminuya el número de casos. ¿Cómo garantizar que el diagnóstico sea efectivo, para que no suceda lo de hace dos años con el dengue, cuando las EPS no hicieron manejo apropiado y hubo muertes?Las EPS, por norma, son las que autorizan la atención de los pacientes. Hay unas que tienen mejor organizado el sistema de autorizaciones y no tenemos grandes problemas. Pero hay otras EPS que son terribles y son desordenadas en las autorizaciones y eso es una interferencia para el acceso del paciente. Eso ha pasado con el dengue y por eso están en proceso de culminación las investigaciones de siete EPS en las que detectamos muerte por dengue. Pero sí hay un llamado para las EPS para que participen en las campañas y capaciten a sus funcionarios para que no pongan barreras al paciente y sean más oportunos en la autorización de exámenes. ¿Las investigaciones en curso cuándo darán resultados?Son seis investigaciones. Antes de diciembre de este año estaremos ya concluyendo. En el 2014 tenemos 17 entidades investigadas, de las cuales seis son públicas y once son privadas, donde se han presentado casos de mortalidad por dengue. Otro tema polémico ha sido el de la vacuna contra el VPH. ¿Cuál es su posición al respecto? Se ha tejido todo un mito sobre esta situación que es lo que no ha permitido identificar científicamente si hay una relación directa entra la vacuna y esos síntomas. La vacuna tiene todos los protocolos de la OMS y para que se le de una licencia a un laboratorio para vender la vacuna debe haber hecho una investigación muy seria. Como Secretario de Salud debo respaldar la política del Gobierno. Yo lo que recomiendo es hacer una historia clínica previa a la niña que va a recibir la vacuna, para tener elementos de juicio y consideraciones especiales según el caso. ¿En qué va el seguimiento a los casos en el Valle?Tenemos cuatro casos, de Cali, Palmira y Tuluá. A cada caso le hacemos seguimiento y es el Instituto Nacional de Salud el que define. Pero yo creo que el Ministerio, teniendo la más mínima prueba de que la vacuna es perjudicial, inmediatamente suspendería la aplicación de la vacuna. Por el momento continuaremos con el programa de cobertura.¿Cómo pinta el panorama de los hospitales del departamento? La Secretaría de Salud tiene un consolidado a junio: Las EPS del régimen subsidiado adeudan $62.553 millones en el Valle y las del contributivo $12.651 millones, para un total de $75.204 millones. De ese dinero le corresponden $24.759 millones al HUV. Eso tiene un impacto negativo, en la medida en que no hay cómo funcionar. Algunas EPS como Calisalud, Cóndor y Selvasalud que están en liquidación son casos preocupantes, porque tienen una masa liquidatoria muy grande. La sensación que queda es que el Gobierno Nacional está dormido para presionar a las EPS a que paguen... Esta siempre ha sido la inquietud, pero no hay un resultado evidente ni concreto y estamos en mora de lograr un hecho contundente que pueda cambiarle el espectro a esto y que los hospitales reclamen los recursos que les deben. Aprovecho para fijar mi postura: como Secretario de Salud del Valle no tengo potestad sobre las EPS, sino de inspección, vigilancia y control en el ámbito de los prestadores (hospitales, clínicas). Pero la Gobernación también tiene cuentas pendientes con hospitales...Sí. Por eso venimos adelantando un proceso de conciliación con la Superintendencia, que se realizó el 28 y 29 de agosto y la verdad es que fue exitoso. Producto de esto, destinamos $30.000 millones para cancelar deudas que en el caso del HUV venían desde el 2010 y 2011, y de recursos de población pobre no asegurada de enero a marzo del 2013, por $22.000 millones, que ya se están tramitando. Los otros $8000 corresponden a los hospitales Psiquiátrico, Club Noel, San Juan de Dios, San José de Buga, Cartago, Tuluá, Buenaventura, Palmira, entre otros. En noviembre le estamos solicitando a la Superintendencia hacer otra jornada para cancelar al menos $5000 millones más. ¿Y el resto?Queda faltando por cancelar $20.686 millones a los hospitales. La idea es que para diciembre 31 no tengamos ninguna deuda con ellos. En el HUV hay polémica por las alianzas estratégicas (entrega de servicios a terceros) para prestar ciertos servicios. La Contraloría emitió una función de advertencia en la que recomienda no realizar más alianzas y revisar las que están en curso... ¿Acatarán la recomendación?Las alianzas estratégicas son una figura que viene implementándose en los últimos diez años, no es nada nuevo. Lo que se percibe es que se requiere hacer investigaciones por parte de los entes de control para concluir si el proceso contractual ha sido llevado a cabo debidamente. Serán los órganos de control los que tienen la última palabra.La preocupación que a uno le queda es que estas alianzas se estén utilizando para desviar recursos... Lo que persigue una alianza estratégica es brindar servicios que el hospital no tiene cómo proveer, porque los recursos son limitados y cada vez serán más limitados. Desde el punto de vista de modelo de salud, es pertinente hacer estas alianzas. Lo que hay que definir no es la conveniencia de la alianza estratégica, sino la legalidad o ilegalidad de la misma.¿Pero usted tiene algún indicio de ilegalidad en estas alianzas?Personalmente no. Como Secretaría, cuando hemos recibido documentos impresos y CDs donde se denuncian supuestas anomalías en el HUV se han enviado a los órganos de control para que los estudien.Al interior del HUV se ha dado mucha politiquería. ¿Ya se erradicó?Lo que hay hoy alrededor del hospital no es politiquería. Ese no es un elemento que esté en discusión. Allá se está avanzando en procesos técnicos, que permitan subir su competitividad y sacarlo de su crisis financiera. En los próximos dos meses le llegarán cerca de $10.000 millones para ajustar ese programa, provenientes del Sistema General de Participaciones del Ministerio de Salud y se les darán a todos los hospitales que están en mediano y alto riesgo. Recientemente se ha hablado de una crisis en el Hospital Psiquiátrico, que solía ser el único sin problemas financieros...No. El Psiquiátrico no ha sido calificado en riesgo, hasta ahora tiene garantizadas sus finanzas. Yo presido la Junta Directiva del Hospital y puedo dar fe de que su situación no es crítica. Padece del problema que es denominador común para todo el país, que es falta de flujo de caja porque las EPS deben una cifra importante, pero el hospital tiene una ruta y un plan de desarrollo. De hecho le vamos a entregar equipos por unos $600 millones en camas, monitores, que van a cambiar la presentación del hospital. No hay que preocuparse hoy del futuro de la institución en términos financieros.Desde hace dos años se vienen reestructurando los hospitales del Valle, para mejorar su situación financiera. ¿En qué va ese proceso?Debido a que la mayoría de nuestros hospitales estaban críticos, nos comprometimos con el Gobierno a hacer un ajuste en la red. En conjunto creamos el Decreto 265 del 7 de abril de 2014 y luego el decreto 879 del 5 de septiembre de 2014 que modifica el anterior. Con estos dos tenemos el Norte para los servicios de Salud en los próximos 5 años, para que los hospitales trabajen en red por zonas geográficas. Vamos a orientar $14.000 millones para equipos para todos los hospitales del Valle.Esto incluyó la liquidación de algunos hospitales... Sí. En el documento se presentaron tres hospitales que estaban en delicada situación y ameritaban un proceso de liquidación. Buenaventura y Palmira se hicieron en el 2013, y en el 2014 se espera concretar la del hospital de Cartago, que tiene una situación supremamente delicada con un desequilibrio presupuestal y de caja, y cada vez está en condición más crítica la prestación de los servicios. Estamos trabajando con la IPS de Cartago (Hospital Municipal) para hacer un solo hospital que se encargue de la baja, alta y mediana complejidad, inyectándole recursos para que se convierta en el hospital de referencia del Norte del Valle.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad