¿Cuáles son las apuestas del Sena para Cali y el Valle?, responde el director regional

¿Cuáles son las apuestas del Sena para Cali y el Valle?, responde el director regional

Marzo 25, 2019 - 11:40 p.m. Por:
Henry Delgado Henao / Editor de Activos
Centro de Diseño Tecnológico Industrial - CDTI en el Distrito de Aguablanca

En febrero, el Sena inauguró el laboratorio automotriz más moderno del país, en el oriente de Cali.

Foto: Especial para El País

Este año el Servicio Nacional de Aprendizaje, Sena, cumple 62 años de existencia en el país. Y a lo largo de este tiempo se puede decir que por lo menos el 59 % de la población colombiana ha pasado por alguna de sus sedes.

La afirmación es de César Alveiro Trujillo Solarte, director regional en el Valle del Cauca. Lo dice con conocimiento de causa porque sus últimos quince años de vida los ha dedicado a esta institución.

El mes entrante cumplirá cuatro al frente de la dirección regional con sede en Cali y con orgullo dice que la misión social del Sena, la de formar colombianos para el empleo, se ha cumplido a carta cabal.

Pero también comenta que esa tarea se debe ajustar aún más para darles a los estudiantes más herramientas que les permitan convertirse en emprendedores.

Incluso, va más allá y considera que la apuesta del Sena debe seguir enfocada a fortalecer el desarrollo tecnológico y la innovación, pero con un valor agregado: acercar mucho más la institución a los sectores vulnerables para que más personas tengan la oportunidad de formarse.

En diálogo con El País, este ingeniero civil, especializado en economía y medio ambiente, habló del presente y futuro del organismo.

César Alvéiro Trujillo, director regional del Sena

César Alveiro Trujillo, director regional del Sena

Foto: Wirman Ríos / El País

¿En qué está trabajando el Sena hoy, qué apuestas está desarrollando?

Para nosotros es fundamental el tema de emprendimiento y en esa tarea estamos trabajando duro con todos los estudiantes.

Sobre el tema hemos logrado interesar a los gobernadores y alcaldes y por esa razón hoy la regional es reconocida como la que mayores aportes le ha dado al emprendimiento a escala nacional.

Somos modelo en el país y gracias a ello hacemos transferencia de conocimientos a otras sedes regionales.

¿Qué tipos de emprendimientos se vienen poniendo en marcha en el Valle?

Son de mucha índole y estamos presentes en los sectores agropecuario, pesquero, turístico, de economía naranja y de tecnología.

A mi juicio, esa es la dinámica que estamos desarrollando y a la que hay que seguirle apostando para mejorar la productividad de las regiones y de las empresas. De esa manera también aportamos un grano de arena en la formalización del empleo en las organizaciones.

¿Qué otras apuestas se vienen adelantando?

También venimos trabajando duro en la innovación y el desarrollo tecnológico a través de los diez centros de formación que tenemos en el Sena.

¿Qué ejemplos me puede señalar?

Le cuento, nosotros construimos un barco en Buenaventura para operarlo como una motonave escuela para formar personas en pesca en mar abierto. Nos demoramos cinco años en ese proyecto.

Lo hicimos a través del centro náutico y pesquero junto con otros centros. El barco está funcionando y la primera promoción saldrá en el mes de abril.

El barco tiene una capacidad de 15 aprendices y 6 tripulantes.
Otro proyecto que sacamos adelante fue la construcción de un carro eléctrico.

Usted habló al principio del sector agropecuario. ¿En ese sector qué han desarrollado?

Lo primero que estamos haciendo es enseñarles a los jóvenes tareas claves para sus vidas en el campo con el ánimo de que no abandonen los centros de producción en sus zonas.

Pero le quiero hablar de los logros que hemos obtenido en el agro. En el área de ganadería tenemos una especie propia de ganado en el Valle. Es un ganado que se logró establecer genéticamente en Buga y ya es reconocido en algunos países de América como una raza endémica resistente y productora de carne y leche.

Esa raza la creamos en el Valle a partir de experiencias con animales productores de leche y carne.

¿Qué ha pasado con otros centros, como el de Cartago, por ejemplo?

Ese centro es especializado en desarrollo de software. Allí logramos crear un sensor de huella del iris del ojo. Ese proyecto es clave para las elecciones porque evita el fraude en los procesos electorales, en las votaciones. Nosotros lo hemos puesto a prueba con alrededor de 200.000 aprendices y ha sido un éxito.

Esto demuestra que en el Sena desarrollamos proyectos que le sirven al país.

Adicionalmente, le cuento que varios de nuestros aprendices nos han representado en el exterior, en ciudades como Abu Dabi (en los Emiratos Árabes), en Alemania y en Brasil en competencias mundiales sobre emprendimientos.

¿En otras palabras, la capacitación seguirá siendo la parte principal?

Así es. Incluso, nos han dicho que debemos trabajar más la parte emocional, la del ser, y no tanto la parte técnica.

Pero le quiero decir que también trabajamos y formamos en esa área.
Les enseñamos a los estudiantes toda la parte emocional para que estén dispuestos a aportarle a nuevos ambientes laborales.

Allí tenemos otro reto que estamos desarrollando. Le doy un ejemplo con la Mulaló - Loboguerrero, que es de 4G. Cuando el Gobierno habló de ese proyecto nosotros averiguamos cuál iba a ser el corredor vial y nos dimos a la tarea de buscar gente de las poblaciones cercanas a la zona de construcción de la vía y los capacitamos en manejo de maquinaria pesada con el fin de que los empresarios constructores les dieran empleo.

Otra área clave del Sena es la división de empleo. ¿Cuál es la meta de formación este año?

El objetivo es capacitar a cerca de 30.000 personas en la regional.
Pero nos preocupamos porque la formación esté en concordancia con las necesidades del mercado laboral para que las empresas empleen a nuestros aprendices.

De manera simultánea, nos preocupamos también para que quienes se capaciten se conviertan en pequeños empresarios.

¿Qué porcentaje de aprendices encuentran empleo?

El promedio a escala nacional puede estar en el 66 % de aprendices que se emplean formalmente, pero nosotros en la regional estamos un poco más altos, en el 70 %, gracias a las alianzas que tenemos con las empresas.

Sin embargo, muchos también crean sus propias unidades de negocios o emprendimientos.

Lea además: El Sena inauguró el laboratorio automotriz más moderno del país, en el oriente de Cali

En muchos hogares colombianos prima la formación profesional, la técnica no es vista con muy buenos ojos. ¿Usted qué piensa?

Pienso que la formación que damos en el Sena sigue ganando espacio. Lo que pasa es que debemos derrotar ese mito, porque la formación profesional no es la única que vale.

Hoy por hoy el mercado laboral requiere más tecnólogos y técnicos y le puedo decir que en varios casos estos últimos reciben mejores remuneraciones salariales.

Incluso, en la práctica, gracias a los cursos cortos, centenares de personas han solucionado el tema de ingresos creando sus propios negocios.

No quiero decir que la formación universitaria no funciona, lo que digo es que los técnicos y tecnólogos también son muy importantes en la vida laboral. Las dos se complementan.

Así las cosas, los retos que tiene el Sena son grandes...

Sí. Considero que nuestra institución debe llegarle más a la comunidad. Me refiero a tener nuevas sedes. La idea de construir otra gran sede en el Distrito de Aguablanca fue un paso muy importante, pero a mi juicio, debemos hacer más.

Y lo digo porque, entre otras cosas, el Sena debe ampliar y fortalecer su misión social, que es llegar a los sectores más vulnerables de las ciudades, del país.

¿Pero hay un proyecto que apunte a eso?

Un proyecto como tal no. No existe aún una estrategia nacional en ese sentido, pero eso no quiere decir que no lo podamos hacer.

Mi argumento es que debemos generar más cursos que la gente requiera. Si bien ya lo estamos haciendo, creo que podemos hablar de un Sena en su casa o en su comuna.

Gracias al apoyo que nos ha dado la Alcaldía de Cali ya estamos haciendo presencia en la zona de ladera a través de unos centros que nos facilitaron, pero el gran objetivo es trascender, crecer y facilitarles las cosas a la comunidad de sectores vulnerables.

¿Eso mismo se está haciendo en otras ciudades del departamento?

Todavía no, pero quiero contar que en Buenaventura, por ejemplo, necesitamos cursos de acuicultura. Esa es una necesidad de la gente de esa ciudad y nosotros podemos brindarles la solución, porque siempre le jugamos a la posibilidad de que la gente tenga empleo o logre concretar una unidad productiva pequeña o un emprendimiento.

Todas estas cosas las podemos hacer porque no cobramos matrículas y, como ya se lo he dicho, nuestro gran objetivo es formar para el empleo.

¿Cuál es su mayor preocupación como docente que ha sido y como director de la institución?

Pienso en prospectiva, quiero que el Sena tenga una muy buena respuesta frente a las necesidades y exigencias de la industria, de las empresas, para que sean mucho más competitivos que en otras regiones.

También quiero escuchar las críticas y sugerencias del sector privado sobre lo que estamos haciendo y que nos digan en qué debemos mejorar.
Por eso los invitamos a que trabajemos juntos en investigación, en educación, en capacitación y en estructurar planes específicos para aquellas empresas que quieran que nosotros les ayudemos a hacer mucho más productivos.

¿Y cuál es su gran apuesta?

Tener muy en cuenta los cambios laborales que se están viendo para que el Sena responda a ellos.

Lea además: El Sena inauguró el laboratorio automotriz más moderno del país, en el oriente de Cali

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad