Colombia está en riesgo de perder la declaratoria del Paisaje Cultural Cafetero

Febrero 22, 2016 - 12:00 a. m. 2016-02-22 Por:
Redacción de El País Cartago
Colombia está en riesgo de perder la declaratoria del Paisaje Cultural Cafetero

El 'mohan' hace parte del Paisaje Cultural Cafetero, es una cabeza esculpida en una piedra en la quebrada La Plata de Ulloa por el escultor Germán Serna.

El país podría perder ese estatus si no evidencia progresos en su conservación cuando la Unesco realice el primer monitoreo tras la declaratoria.

Colombia está en riesgo de perder la declaratoria del Paisaje Cultural Cafetero, PCC, como Patrimonio Cultural e Inmaterial de la Humanidad. 

Esa fue una de las conclusiones del Foro de la Comisión de Ordenamiento Territorial del Senado realizado hace dos semanas en Pereira, donde la senadora por el Centro Democrático María del Rosario Guerra hizo este llamado de atención.

El próximo año la Unesco realizará un primer monitoreo y a Colombia le corresponde entregar un informe sobre lo hecho tras la declaratoria, y de no evidenciar progresos en su conservación, el país podría perder ese estatus.

“Si la caficultura deja de ser rentable y continúan los problemas ambientales, estructurales e institucionales, irremediablemente vamos a perder esa marca, y recuperarla será casi imposible”, dijo la Senadora.

En el norte del Valle son 8 los municipios que hacen parte del PCC: Alcalá, Ulloa, Argelia, El Cairo, El Águila, Sevilla, Caicedonia y Ansermanuevo, donde con escasos recursos e incluso con esfuerzos de particulares, se ha tratado de hacer algo durante estos casi cinco años tras la declaratoria.

Una apuesta por el turismo

Un caso puntual es el de Ulloa, donde la ONG Asaru viene trabajando en procesos que permitan la conservación del paisaje y el aprovechamiento para el turismo ecológico y sostenible.

“Estamos embelleciendo el paisaje urbano y rural del municipio y vamos a remodelar y darle un nuevo uso al parque recreacional de Ulloa para transformarlo en un parque temático acorde a las características del PCC”, dice Yon Drey Londoño Serna, promotor turístico que hace parte de Asaru.

Serna es de la opinión que si bien existe una preocupación en términos del cultivo del café y la pérdida de la arquitectura, en Ulloa se está gestando un turismo atractivo que muy pronto dará de qué hablar.

“Tenemos el mirador del campanario de la iglesia desde donde se observa todo el paisaje de Ulloa e incluso se divisan municipios vecinos del Valle, Risaralda y Quindío. Esto sumado al parque y las sendas ecológicas que estamos armando nos va a permitir poner a Ulloa en el mapa del Paisaje Cultural Cafetero” concluye Londoño.

En este mismo municipio desde la Casa de Cultura se están forjando otros proyectos con los que se busca darle un atractivo al pueblo.

Germán Serna, escultor y gestor de la agenda cultural y de la Biblioteca José Eleuterio Ulloa cuenta que teniendo en cuenta que el municipio no es turístico pero se encuentra enmarcado en el Paisaje Cultural Cafetero le están apostando a las esculturas y la técnica del barranquismo, aprovechando las bondades del terreno.

“En la quebrada La Plata, a 3 kilómetros del parque central hay una roca en la que se hizo un barbado que los habitantes de la región ya lo reconocen como un 'mohan'; y en la vía de acceso principal al municipio ya se inició un homenaje a los Willy’s, transporte típico de los pueblos cafeteros, que es hecha en un barranco y una vez terminada le dará una presentación y atractivo al pueblo” dice Germán.

¿Qué ha hecho falta?

Pero más allá del proceso en Ulloa, quiénes no han actuado para potencializar y aprovechar la declaratoria. 

Varios alcaldes consultados en el norte del Valle concuerdan en que “si no hay café no hay paisaje”, y eso es precisamente lo que se está viviendo.

Los municipios están viviendo dificultades por falta de incentivos  y la desidia de las administraciones municipales, departamentales y nacionales en años anteriores, sumado a que los jóvenes no quieren quedarse en el sector rural, ha hecho que el paisaje cafetero y su dinámica queden estancados y solo unos pocos se atreven a hacer algo.

Sobre el tema, la Federación de Cafeteros del Valle dice que se han hecho estrategias de difusión, integración y participación en el PCC.

Estefany García, analista de Desarrollo Organizacional de la Federación de Cafeteros del Valle explica que desde esta entidad de manera constante se proponen proyectos para apalancar recursos, teniendo en cuenta el medio ambiente y el relevo generacional.

“Por ejemplo existe el programa de jóvenes, con el que pretendemos que el joven se quede en el campo con una visión de empresario, que su finca sea su empresa cafetera y todo con capacitación y estudios universitarios” explica la vocera de la Federación.

Otra de las falencias, según la alcaldesa de Ulloa, Martha Lucía Bedoya, es que el presupuesto para temas como la cultura y el deporte son mínimos. “En el caso de Ulloa, por el sistema general de participación  llegan 30 millones de pesos al año para cultura y en realidad es muy poco, por eso próximamente vamos a viajar a Bogotá los alcaldes de los 10 municipios del Valle a conseguir recursos porque cada uno tiene sus atributos, pero necesitamos recursos para organizar las vías de acceso a estos lugares turísticos” expresa la mandataria.

Por lo pronto, además de los problemas propios de cada  municipio, los alcaldes deben enfrentar la situación del Paisaje Cultural Cafetero, que en 2011 fue motivo de orgullo con la declaratoria,  pero hoy es un tema preocupante y es poco el tiempo para actuar.

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS