Bomberos de Tuluá cumplieron 75 años de trabajo por la comunidad

Bomberos de Tuluá cumplieron 75 años de trabajo por la comunidad

Septiembre 09, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Tuluá
Bomberos de Tuluá cumplieron 75 años de trabajo por la comunidad

El Mayor Rada conserva la historia y a sus 84 años es de los más activos en institución bomberil.

Conozca la historia del Cuerpo de Bomberos del corazón del Valle y las emergencias que han enmarcado su labor durante estos años.

El Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Tuluá cumplió esta semana sus bodas de Brillantes, es decir, 75 años de existencia y de servicio a la comunidad.Durante quince lustros, son muchos los incendios que han tenido que apagar y muchas las crisis económicas que han tenido que superar.Asimismo, son muchas las anécdotas que enmarcan la historia de este organismo de socorro y muchos los personajes que han hecho parte de esta institución que se destaca por la vocación de servicio de sus 72 unidades de los cuales 34 son remunerados.El primero de septiembre de 1939, a las 7:00 p.m. y en la Sastrería Inglesa, ubicada frente al tradicional Bar Central, porque no tenían sede propia, se constituyó el Cuerpo de Bomberos de Tuluá.Lo único que tenían era su buena voluntad para apagar los incendios, que eran muy frecuentes por aquella época, especialmente en el sector de la galería en donde la mayoría de las construcciones eran de bahareque."Era tal la pobreza, que cuando se presentaba una emergencia tocaba salir corriendo con las mangueras al hombro para conectarlas en un hidrante disponible para poder combatir el fuego”, manifestó el mayor Arquímedes Rada Castro, uno de los oficiales más antiguos de esa institución.Luego, les prestaron “La Pacha”, un vehículo cisterna modelo 1928 que para prenderla había que darle manivela y que el Municipio utilizaba para regar las calles polvorientas y la pista del aeropuerto Farfán.Asimismo, el Mayor Rada recuerda que se tenían que alumbrar con lámparas de petróleo, porque carecían del servicio de energía eléctrica y los vecinos les regalaban a los bomberos el agua para su aseo personal.El Mayor Rada, a sus 84 años, sigue siendo uno de los bomberos más activos y entusiastas y no se cansa de contar las historias y las anécdotas que durante todos esos años ha vivido una de las instituciones más queridas por los tulueños.Se recuerda igualmente, que tras la explosión del 7 de agosto de 1956 en Cali, en donde siete camiones cargados con dinamita destruyeron gran parte de la ciudad y dejó miles de muertos, los bomberos de Tuluá, al igual que de otras poblaciones del Valle del Cauca estuvieron atendiendo esa emergencia.Asimismo, en varias oportunidades se desplazaron hasta Buenaventura a ayudar a apagar conflagraciones que destruyeron muchas edificaciones de madera.Como en esa época los bomberos no contaban como hoy con equipos especiales ni con tanques de aire autocontenido para atender los incendios estructurales, los voluntarios tenían que utilizar una toalla húmeda o un dulceabrigo para que no los afectara el humo.Para combatir los incendios forestales utilizaban ramas de matarratón, porque no existían los batefuegos.Hoy, 75 años después de su fundación, los bomberos de Tuluá, tienen cinco máquinas extintoras, tres ambulancias, una máquina de rescate y dos vehículos de apoyo.Precisamente, el Mayor Rada, logró hace varios años que el cuerpo de bomberos de Nueva York les donara a sus homólogos tulueños dos ambulancias que se constituyeron en todo un acontecimiento cuando llegaron a la ciudad.Así lo manifestó el capitán Hernán Correa García, su actual comandante, con 27 años en la institución, quien dijo que durante todos estos años no se ha perdido la vocación de servicio de sus miembros, lo que tiene un significado especial.Pero uno de los personajes más queridos en el Cuerpo de Bomberos deTuluá, es el cabo García, quien durante 47 años ha prestado sus servicios a la institución pese a sus limitaciones sensoriales.Se trata de Jaime Alberto García, más conocido como “García”, pocos saben como se llama, quien durante 47 años de los 62 que tiene de vida, ha vestido el uniforme kaki y ahora el overol de color rojo, que lo caracteriza como uno de los voluntarios de esa institución."García, es uno de los personajes más queridos por nosotros, para él los bomberos es todo en su vida, para él no existe domingos ni festivos, todos los días del año, como un relojito está en el cuartel”, manifestó el teniente, Jhon Freddy López, subcomandante de ese organismo y coordinador del Consejo Municipal para la Gestión del Riesgo de Tuluá.El DatoGarcía, es el “supernumerario”, es el que hace los mandados, entrega la correspondencia y cuida los equipos y las máquinas cuando los bomberos salen a atender una emergencia.Incendios en que han participado los bomberos de Tuluá:1940 - En Buga, se quemó una manzana completa de la plaza de mercado de esa ciudad.1949 - En la ferretería de Jaime Charria, en la calle Sarmiento, en Tuluá, en donde hubo dos muertos.1951- Se incendió la fábrica Cicolac (Nestlé), en Bugalagrande1956 - La explosión del 7 de agosto, cerca de la estación del ferrocarril, en Cali.1962 - Incendio en Buga que acabó con la fábrica la Fosforera.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad