Andrea Gómez, la profesora trans de Tuluá rompió el silencio

Escuchar este artículo

Andrea Gómez, la profesora trans de Tuluá rompió el silencio

Marzo 01, 2018 - 07:51 a. m. Por:
Javier Jaramillo / Reportero de El País Tuluá
Andrea gomez profesora transexual

Andrea Gómez es profesora transexual en Tuluá.

El País

El haberse escondido y guardar silencio durante 54 años de su vida, ha sido más doloroso para Andrea que los insultos que este martes un grupo de madres de familia le profirieron cuando se enteraron que una docente transgénero les iba a dar clases a sus hijos.

No es la primera vez que es víctima del rechazo y de discriminación por su condición sexual, los insultos e improperios se han intensificado en los últimos meses en donde Andrea Gómez Ospina, una docente de primaria ha llegado a dictar clases.

Hasta hace tres años, en su cédula de ciudadanía, su nombre de pila era Rubén Darío, desde el pasado 12 de octubre de 2016 se llama Andrea, lo que ha causado confusión y desconcierto entre algunos alumnos y padres de familia en donde se ha desempeñado como profesor de primaria.

Andrea, quien se niega a vestirse de mujer, dice que desde los seis años de edad descubrió que a pesar de que sus padres los vistieran como niño, que en su mente existía una mujer.

A esa edad, Andrea, en un paseo de olla al río Cuancua con su familia, se puso unos interiores de mujer y en ese momento sintió su verdadera inclinación sexual aunque la sociedad le decía que él era un hetorosexual.

Desde entonces supo que era una mujer lésbica, “porque me gustan las mujeres”.

Sin embargo, la sociedad lo obligó a guardar silencio y a esconder sus verdaderas inclinaciones sexuales durante medio siglo, porque esa era la etiqueta que la sociedad le había impuesto desde su nacimiento por lo que debía comportarse como un heterosexual.

No aguantaba más, tenía que expresar ese sentimiento y a la primera que le confesó su condición sexual fue a su esposa Gloria Lida Soto, con quien convive desde hace 27 años, tienen tres hijos ya profesionales y tres nietos.

“Hay que entender que todos los seres humanos tenemos tres aspectos en la vida que debemos tener en cuenta: el sexo biológico o genital, el género que construye la sociedad con el que nos etiquetan y el otro aspecto es la verdadera orientación sexual”, indicó este docente, graduado en la Normal Superior de Caicedonia.

Moda andrógena

“Lo máximo que he logrado durante estos tres años de transición es vestir una especie de blusa o camisa que igual sirve para hombre o mujer, me pinto las uñas y me pongo unos aritos”, manifestó Andrea, quien desmintió a esos padres de familia que le enviaron esta semana una carta a la Secretaría de Educación de Tuluá, en donde manifestaban que unos días, la profesora Andrea se vestía con falda y tacones y otros días iba a la escuela con ropa de hombre.

A pesar de la conmoción que le causó a su esposa esa confesión, después de dialogar ampliamente con ella y sus tres hijos, todo se superó.

Andrea dice que hace seis meses instauró una acción de tutela en contra de su EPS para que le ordene una cirugía de reasignación de sexo, con lo que esta docente transgénero, logrará su mayor sueño, convertirse en una verdadera mujer.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad