Alistan plan de salvamento y nuevo distribuidor en la ILV

Alistan plan de salvamento y nuevo distribuidor en la ILV

Julio 19, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País 
Industria de Licores del Valle

El próximo comercializador de los productores de la Industria de Licores del Valle tiene el gran reto de vender más de 8,2 millones de botellas de ron y aguardiente al año.

Archivo El País

“Si no somos competitivos y no recuperamos el tiempo perdido, no vamos a tener ILV que salvar”, sentenció ante la Asamblea Departamental el gerente de la Industria de Licores del Valle, José Moreno Barco, al anunciar el periodo de recuperación quinquenal que comenzará esa empresa a partir de agosto con un nuevo distribuidor de sus productos, tras fracasos en las ventas en los últimos años.

Dijo el funcionario, al resolver una múltiple citación de control político de la corporación que se extendió por más de seis horas, que “a la organización de la casa debe sumarse un buen aliado estratégico”.

“La ILV tiene un periodo de recuperación a 5 años, de 2018 hasta 2023, con tres frentes: cumplimiento de metas 2018, capitalización de utilidades y explorar nuevos mercados”, sostuvo.

Lea también: Industria de Licores del Valle termina contrato de exclusividad con Suprema

Advirtió que la terminación del monopolio de licores y el figurar la empresa del Valle en el cuarto lugar en Colombia por debajo de Antioquia, Caldas y Cundinamarca, exige “enderezar el camino”.

Cabe recordar, que el próximo 31 de julio finalizan los últimos pasos jurídicos relacionados con el Consorcio Suprema, cuyo contrato fue cancelado por incumplimiento en las metas de ventas en el 2017.

Moreno Barco le dijo a El País que el proceso para escoger al próximo distribuidor se inició el pasado 9 de julio y un comité evaluador está estudiando las propuestas.

“Estoy esperando que el comité termine el informe, y de acuerdo al cronograma, se estaría adjudicando el 1 de agosto de 2018. Empezaría a ejecutarse en la primera quincena de agosto”, indicó el funcionario.

El próximo comercializador —que entraría a operar en agosto próximo— tiene el complejo reto de colocar en el mercado local, regional, nacional e internacional, 8,2 millones de botellas de aguardiente blanco y ron este año.

“A la fecha no se ha cumplido con la meta de junio de un millón de botellas, solo se han adquirido 351.051 botellas y faltando la meta del mes julio (un millón más), hay un saldo negativo de 1.648.949 unidades”, subrayó el Gerente en una presentación entregada a la Asamblea, al referirse a las actuaciones de Suprema.

Al presentarse el balance de la operación del Consorcio Suprema, se analizaron entre otras las siguientes cifras: De 2012 a 2017 se presupuestó la venta de 64.169.808 botellas, se vendieron 40.707.696, quedando una diferencia de 23.462.112, cumpliéndose apenas un 63% de las ventas, lo que originó pérdidas a la licorera.

Por ello, en transferencias al Departamento (a la salud, la educación y el deporte), en los últimos seis años se han entregado recursos $404.215 millones por parte de la ILV, un 33% menos de lo esperado.

Cabe recordar, que mientras la crisis es cada vez más compleja en la empresa regional, la Industria de Licores de Antioquia vende alrededor de 60 millones de botellas al año y la de Caldas, unas 30 millones de unidades.

Preocupación general

Tras el debate, los diputados se declararon “preocupados” por la suerte de la ILV.

El diputado Julio César García, dijo que “la situación de la empresa es muy preocupante porque prácticamente está en cuidados intensivos”.
Declaró que a la luz de lo expuesto por el gerente Moreno, “la industria no ha contado nunca con un plan estratégico en sus ventas. En otras palabras, ha habido mucha improvisación en el manejo comercial, cuando lo que se necesita es posicionar la marca en otros mercados”.

Por su parte, la asambleísta Myriam Juri, indicó que “no quedo tranquila frente a lo que está sucediendo en la licorera. Buscamos que no se repita lo que ocurrido con el anterior comercializador, aunque soy partidaria de contratar no solo uno sino varios, en caso de que alguno falle en los programas de ventas”.

Entretanto, la diputada Juanita Cataño, recalcó que si en “cinco años no se fortalece a la industria en materia de mercadeo, consumo y la participación en eventos públicos y privados (como la Feria de Cali) el espacio será ocupado por licores de otras empresas”.

Consideró que el solo hecho de las metas de ventas se sigan incumpliendo demuestra que la ILV podría enfrentar peores problemas en el inmediato futuro. Y lo peor, anotó Cataño, es que se están dejando de transferir recursos importantes a la salud, la educación y el deporte.
“La ILV ha dejado de transferir unos $40.000 millones al departamento, lo cual es algo serio”, añadió.

Pese a lo anterior, el gerente de la ILV, José Moreno Barco, admitió que existen muchas dificultades. “Por eso confiamos en que con nuevo operador y comercializador se puedan superar los problemas”, puntualizó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad