Cooperando es posible transformar vidas
Valle con sentido

Cooperando es posible transformar vidas

Octubre 29, 2018 - 09:21 a.m. Por:
Elpais.com.co
Coomeva

Ayudar para que otros también prosperen es la filosofía del Grupo Coomeva. Historia de una cooperativa, en todo el sentido de la palabra.

El cooperativismo, una de las formas de organización socioeconómica más grande del mundo, es la filosofía que enmarca a Coomeva, el emprendimiento social más importante de Colombia. Hace 54 años, un grupo de 27 médicos vallecaucanos entendió que a través de la solidaridad era posible transformar vidas y fundó la que hoy es la cooperativa más sólida del país. Conformada por una comunidad de más de 247.000 asociados, es la matriz de un Grupo Empresarial Cooperativo de 15 empresas. En 2011 se adhirió al Pacto Global de la ONU y estableció un compromiso público para actuar responsablemente y lograr el cumplimiento y la defensa de los derechos humanos y laborales, la preservación del medio ambiente y el desarrollo sostenible. Aquí, dos ejemplos de su bellísima labor.

Muchas personas aprenden la segunda vez a dar sus primeros pasos. Este es el caso de 22.000 chicos que han participado en las jornadas de intercambio de juguetes bélicos por kits de útiles escolares que realizan Bancoomeva y la Fundación ‘Los del Camino’, institución dedicada desde hace 9 años a prevenir los delitos desde la niñez. Esta actividad se ha replicado 21 veces a nivel nacional durante los últimos cuatro años, en Cali se ha realizado en el sector de Polvorines, en lo más alto del barrio Meléndez. “El plan de desarme empieza con un abrazo. Ahí los niños literalmente ‘se desarman’. A ellos se les brinda amor a través del contacto físico. A veces solo necesitan eso”, cuenta José Fernando Arizabaleta director de la Fundación.

Bancoomeva, la Fundación ‘Los del Camino’ y la Policía Nacional, han entendido que la sostenibilidad de una sociedad empieza con la educación orientada a la construcción de valores en los niños, que conlleven al respeto por la vida, la convivencia y la tolerancia, como agentes de cambio con la capacidad de incidir a su vez en forma positiva en los valores de la familia y la comunidad donde intervienen. Este enfoque es el que se ha venido trabajando a través de estas jornadas de educación, prevención y desarme. El propósito de estas jornadas ha sido crear conciencia sobre los efectos que generan el delito y la violencia, motivando al cambio y al desarrollo de valores.

Y como un espejo que refleja la realidad de nuestro país, la Policía, la Fundación y Bancoomeva han encontrado armas blancas, hechizas y hasta granadas, en manos de chicos de este sector de la ciudad. Afortunadamente existen este tipo de entidades, de empresas y de programas que con su labor cambian la realidad, siembran amor y esperanza y despiertan la inquietud de nuevos conocimientos en los corazones y las mentes de los niños del barrio Polvorines.

Precisamente en esta zona de la ciudad, El Grupo Empresarial Cooperativo Coomeva, a través de Bancoomeva, realizó la compra y posterior donación de un lote en el que se construirá un Centro de Enseñanza Integral Infantil CEII y en el que actualmente la Fundación ‘Los del Camino’ realiza jornadas pedagógicas con los niños de la zona.
“Queremos construir un espacio donde los niños puedan asistir en su tiempo libre y hacer buen uso de él, a través de principios, valores y pedagogía de paz, reforzando sus tareas escolares y motivándolos a la educación con actividades lúdicas como la pintura, el baile y la música” continúa el director de la Fundación, mientras señala el lote en el que dentro de poco se empezará a construir el Centro de Enseñanza Integral Infantil.

Gracias a la alianza de la Fundación ‘Los del Camino’ con Bancoomeva y la Policía Metropolitana es posible hacer realidad esta campaña, y con ella, reemplazar la violencia por educación.

Definitivamente cooperando es posible transformar vidas. Y así lo está haciendo el Grupo Coomeva. No solo con estos niños de Polvorines, también lo hacen con todos sus programas de responsabilidad social empresarial. Cristian Viveros, por ejemplo, oriundo del Litoral del San Juan, Chocó, terminó el bachillerato a los 16 años y en su búsqueda por un mejor futuro llegó a Cali e inició la carrera de tecnólogo en gestión administrativa en el Sena. “En el Sena aprendí a gestionar. Siempre tengo un plan B para todo”, dice Cristian mientras mueve sus manos simulando continuidad.

Coomeva Medicina Prepagada, otra de las empresas que hace parte del grupo de las 15 que componen el holding, tiene un convenio con aprendices del Sena para realizar sus prácticas laborales en la compañía. Cristian fue uno de los más de 300 beneficiados desde el 2015. Él, a sus 18 años, pasa los días en una de las oficinas de la sede principal de Coomeva, trabajando en el área mercadeo, donde aplica todos los conocimientos administrativos que un día aprendió a lápiz y papel.

Sin embargo, sus sueños no terminan allí. Cristian sueña con ser empresario y tener su propio negocio. “Mi idea de emprendimiento es producir y comercializar el aceite comestible de la palma de Táparo, una palma típica de mi tierra”, cuenta con un carisma arrollador, a la vez que destapa un frasco plástico con una muestra del aceite.

Cristian llegó al Sena por mérito propio. Siempre se destacó por sus bondades en la academia. Por eso, al momento de elegir su ‘primer trabajo’, no dudó en pertenecer a una empresa del tamaño de sus sueños. “Siempre he aspirado por lo grande”, dice con gran seguridad. El programa al que pertenece desde hace un año se llama ‘Aprendices en etapa electiva’ y en él, los jóvenes reciben apoyo económico por parte de Coomeva Medicina Prepagada durante sus estudios. Cristian Viveros, después de haber pasado los exámenes y las entrevistas para entrar a Coomeva, ahora cuenta con orgullo que hace parte de una de las empresas de la cooperativa más grande del país.

Y es que el Grupo Coomeva apoya el emprendimiento a través de su Unidad de Desarrollo Empresarial, la misma que desde el 2003 ha hecho posible la creación de más de 5.000 empresas a nivel nacional. Y esto fue otra razón de peso por la que Cristian eligió ser parte de esa gran familia. “Sueño con ser un gran empresario y servirle a mi comunidad. La idea que tengo es ponerlos a sembrar de esa palma, y así poder producir y vender el aceite”, menciona el joven con firmeza y brillo en sus ojos.

Grupo Coomeva

Su matriz, Coomeva Cooperativa, fue fundada en Cali en 1964 bajo el liderazgo del médico Uriel Estrada Calderón. Genera más de 15.000 empleos directos, ha entregado desde 2006 cerca de $44.000 millones en becas educativas, está presente en 24 de los 32 departamentos de Colombia y durante los últimos 12 años ha sido el patrocinador oficial de las selecciones colombianas de natación. Por su origen cooperativo, las empresas contribuyen al desarrollo integral de sus asociados, así como de los demás usuarios y clientes, brindando servicios en tres sectores: protección, financiero y salud.

Coomeva

“Nuestro compromiso es ser sostenibles económica, social y ambientalmente.” María Rita Valencia Molina. Gerente Nacional de Educación y Democracia

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad