Niños de Siloé crean sus propias experiencias de juego digitales

Niños de Siloé crean sus propias experiencias de juego digitales

Enero 14, 2018 - 08:30 a.m. Por:
Redacción de El País
chicos aprenden a programar

Juan Guillermo Gómez, líder de la iniciativa, junto a los niños de la Fundación Sidoc dentro de la Ludoteca La Esperanza, ubicada en el sector La Estrella de Siloé.

Foto: Especial para El País.

Durante seis semanas, diez niños de la Fundación Sidoc, ubicada en el barrio Siloé, participaron en el programa DevKids, en donde la ‘Escuela de Hackers: DevHack’ les enseñó a programar sus propias ideas de aprendizaje y proyectos.

La iniciativa surgió luego de que, con el ánimo de fortalecer las alianzas con empresas, esta escuela de programación estableció contacto con la organización Grability, la cual decidió apoyarle con una misión de compromiso social. Además, de que ya se encuentra generándoles vacantes y becas para que quienes reciban sus cursos puedan tener oportunidades laborales en el desarrollo de aplicaciones y otras plataformas en el país y fuera de él.

Para esta ocasión, el aporte fueron 10 becas del 100 % para que niños de Siloé pudieran explorar el mundo de la programación y creación de interfaces como videojuegos o aplicaciones.

“Los resultados fueron muy lindos porque no solo fue la parte técnica, sino también la metodología empleada, porque usamos la lúdica y el amor para motivar e incentivar en estos menores el reto de crear”, comentó Juan Guillermo Gómez, director ejecutivo de DevHack, quien está convencido de que se debe impulsar a los niños y niñas a que vean en la programación un mundo de oportunidades. Para él en los próximos años será una realidad que todas las personas requieran tener conocimientos en informática.

La idea de esta escuela es democratizar los saberes de la programación, para que aquellas personas que tienen una pasión y gusto genuino por la informática puedan explorarla y capacitarse.

El curso ofrecido en Siloé consistió en dos clases por semana (miércoles y viernes) desde las 2:00 hasta las 4:00 de la tarde. Allí, aprovechaban para jugar con los niños, enseñarles los fundamentos básicos de la programación e incluso, compartir alimentos durante las novenas navideña, que decidieron realizar, a propósito de la época decembrina.
Según Juan Guillermo Gómez, una de las dificultades del proceso fue que en la Ludoteca La Esperanza, donde se realizaron los cursos, no había suficientes computadores, entonces, por mucho que se le quería dar la posibilidad a otros niños, así no tuvieran la beca, el déficit de equipos de computo lo hacía imposible.

En este sentido, el nuevo reto que tiene esta escuela es poder repetir la experiencia, hasta beneficiar a los más de 150 niños que pertenecen a la Fundación Sidoc. Para ello se encuentran buscando patrocinio, sin embargo, creen que así no lo consigan, volverán a trabajar con los menores de este barrio de la ciudad.

Además, Gómez comenta que dos de los niños que estuvieron en el curso, mostraron un gran interés y talento para la programación, es por ello, que contemplan hacerles un seguimiento.

Con la ayuda de los mentores Juan Guillermo Gómez y Érika Gutiérrez, los niños aplicaron lo aprendido en la creación de varios juegos.
Uno de ellos consistió en proponer un recorrido por el cuerpo humano, mientras que aparecían mensajes que le indicaban al niño o niña cómo se decía cada parte en inglés.

Para Gómez, la invitación más importante es a que los niños dejen de ser solo consumidores y se conviertan en creadores de contenidos.

El programa DevKids contempló el uso de la herramienta Scratch, creada por el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) y también de varios juegos y cuentos que permitían el aprendizaje de conceptos claves de la programación.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad