Los médicos caleños que le arrebatan vidas de niños al cáncer
Publicidad
Publicidad

Los médicos caleños que le arrebatan vidas de niños al cáncer

Febrero 17, 2019 - 08:00 a.m. Por:
L. C. Bermeo Gamboa, reportero de El País
Oncólogo pediatra

El cáncer es un grupo de enfermedades que se originan por el desarreglo de una mutación genética de una célula en parte del cuerpo, perdiendo la regulación y creciendo de forma desorganizada, produciendo metástasis y eventualmente si no es tratada, ocasiona la muerte. El cáncer infantil se refiere particularmente a pacientes con menos de 15 años que se les diagnostique alguna enfermedad con estas características.

Foto: Istock / El País

Se pueden salvar muchos más niños. Esa fue la conclusión a la que llegó un grupo de hemato-oncólogos pediátricos de Cali, cuando se percató de que el promedio de supervivencia para sus pacientes (53%) es un poco más de la mitad del que se obtiene en los países desarrollados (80%).

De modo que para poder alcanzar esos niveles y salvar muchos más niños, algunos de esos médicos, entre los que se encuentran los doctores Ximena Castro García, Viviana Lotero Díaz y Óscar Ramírez Wurttemberger, decidieron fundar Pohema, una organización sin ánimo de lucro que desde el año 2010 puso en funcionamiento un sistema de vigilancia epidemiológica del cáncer pediátrico en Cali.

Lea también: En Cali, solo el 50 % de los niños que padecen cáncer logra sobrevivir a la enfermedad

“Siempre en las instituciones donde trabajamos percibimos cómo es la situación en los tratamientos de los niños, sus dificultades y las barreras de acceso, y siempre que intentamos llevar esto a entidades estatales, nos responden que ellos no pueden comprobar eso si no tenemos números al respecto”, explica la doctora Castro sobre la necesidad que tuvieron los hemato-oncólogos pediatras para medir la efectividad de los tratamientos en los más de 2000 casos de cáncer infantil atendidos en Cali, ya que si obtenían esos números podían abogar para exigir mejores condiciones para sus pacientes.

141.2
nuevos casos fueron registrados en 2018 en Cali. El 60% de estos procendentes de otras ciudades.*

Cáncer infantil

Hemato-oncólogos pediatras de la Fundación Pohema, de Cali, luchan por incrementar las tasas de supervivencia de los menores con esta enfermedad. Hay esperanza.

Periodista: L.C Bermeo Gamboa / Cámara y edición: Álvaro Pío Fernández

Vigicáncer

Tomando como base el Registro Poblacional de Cáncer de Cali desarollado por la Universidad del Valle, un equipo médico liderado por el doctor Ramírez, diseñó un sistema exclusivo para medir y analizar las condiciones de los niños con cáncer atendidos en Cali. El objetivo es usar los resultados estadísticos para promover políticas públicas en salud infantil. Este sistema único en su tipo se llama Vigicáncer y es el proyecto bandera de la Fundación Pohema.

A la fecha, gracias al apoyo de la Fundación Sanofi y a la Asociación Colombiana de Hematología y Oncología Pediátrica, Achop, se ha logrado implementar el Vigicáncer en otras ciudades colombianas, lo cual ha permitido conocer cada vez con mayor precisión la situación del cáncer infantil en el país. Entre las ciudades que acogieron este sistema, están: Pasto, Ibagué, Neiva, Cartagena, Bucaramanga, Manizales, Pereira, Armenia, Medellín y Bogotá.

Cabe agregar que Vigicáncer es el primer programa de medición y seguimiento de resultados clínicos para pacientes pediátricos en Latinoamérica, debido a esto, la Fundación Pohema fue invitada en 2018 por la Organización Mundial de la Salud, OMS, a participar de la Iniciativa Global Contra el Cáncer Infantil.

Pero, ¿cómo los números pueden salvar a los niños con cáncer?

Responde el doctor Ramírez: “para lograr subir el porcentaje de sobrevida en Cali influyen aspectos como el acceso al diagnóstico oportuno, acceso al tratamiento y que se mantengan las condiciones para que sea efectivo, que no haya abandono del tratamiento, que sea de la intensidad correcta y que se tenga suficiente soporte en la unidad de oncología pediátrica para que el paciente no se muera por el tratamiento de la quimioterapia, ya que es muy intensivo. Es un panorama complejo para lograr los estándares de otras partes del mundo. Y con los datos de Vigicáncer podemos hacer entender a las directivas de salud en todos los niveles, desde el Ministerio hacia abajo que así tengamos una ley como la 1388 del 2010 que garantiza el derecho a la vida de los niños con cáncer, aún se puede mejorar”.

Según cifras aportadas por Vigicáncer: 35% de los diagnósticos por cáncer infantil en Cali son por algún tipo de Leucemia. 18% se deben a tumores cerebrales. 12% a linfomas en los ganglios.

Una fundación de médicos

En Cali existen varias fundaciones de voluntariado, apoyo y asistencia social a los niños con cáncer, entre las cuales destacan: Carlos Portela y Un Nuevo Amanecer. No obstante, la Fundación Pohema es una organización dirigida por médicos y enfocada en la investigación y la educación para lograr superar la brecha de sobrevida y curar más niños que están en riesgo por diferentes fallas en el sistema de salud.

Por ello, para estos médicos la comunidad en general debe comprometerse y apoyarlos en esta causa, la más hermosa de todas, que es salvar a muchos más niños del cáncer.

Fundación Pohema2

De izquierda a derecha: Óscar Ramírez Wurttemberger, Viviana Lotero Díaz, Ximena Castro García, médicos fundadores, y Martha Eugenia Paz, gerente de la Fundación Pohema.

Foto: Raúl Palacios / El País

Las donaciones económicas para sustentar este proyecto se pueden hacer en la cuenta 31500334-3 del Banco Helm, a nombre de la Fundación Pohema.

El diagnóstico oportuno es vital para curar

La Fundación Pohema también desarrolla programas de educación para médicos generales de atención primaria, capacitándolos para que reaccionen adecuadamente a las señales de alarma de un posible caso de cáncer infantil y remitan con rapidez hacia una unidad de oncología pediátrica para que los especialistas realicen los exámenes que confirmen o descarten un diagnóstico.

Por otro lado, a través de simposios y publicaciones en su página web: ww.pohema.org, los hemato-oncólogos de esta fundación comparten sus recomendaciones puntuales a la comunidad en general, pero especialmente a los familiares y cuidadores de niños con cáncer.

“El cuidador es tan importante como el equipo tratante, porque si cumple las pautas de cuidado logra que el tratamiento sea más efectivo, lo mismo que si cumple la indicaciones de administrar correctamente los medicamentos en la cantidad y horario exacto, ya que en esto consiste la adherencia al tratamiento que es lo que finalmente hace que mejore la sobrevida en el cáncer pediátrico”, asegura la doctora Castro.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad