La lactancia, el mejor escudo para proteger a sus hijos

La lactancia, el mejor escudo para proteger a sus hijos

Julio 28, 2019 - 10:26 a.m. Por:
Adriana Fernández González - Especial para El País
lactancia materna

Sin importar los avances en leches sintéticas y los cambios de la vida moderna, la leche materna sigue siendo insuperable.

Fotolia

La leche materna es considerada como la mejor medicina natural existente. La salud física y emocional del menor se ve notoriamente beneficiada al recibirla desde sus primeros minutos de vida e inclusive, seriamente afectada, si no se le brinda.

Pese a sus propiedades, muchas mujeres se abstienen de amamantar a sus bebés por cuatro principales factores: “Tengo poca leche”, “mi leche es muy aguada”, “mi bebé está bajando de peso” o “no le gusta mi leche”.
Sin embargo, el pediatra neonatólogo Gustavo Rivara afirma que todos estos factores son entendibles. El especialista explica que el calostro (primera leche producida por la mujer) es normalmente baja en cantidad, tiene poca grasa y carbohidratos. Se compone principalmente de proteínas que proporcionan anticuerpos al bebé; por lo que es normal que la mujer produzca poca cantidad y que la leche tenga un aspecto aguado.

Vea también: Taliana Vargas se suma a la 'Lactatón Nacional' en el mes de la Nutrición Infantil

En segunda instancia, añade, durante los primeros cinco días de vida es usual que el pequeño llegue a perder del 8 % al 10 % del peso con el que nació y no es culpa de la leche materna. Finalmente, sostiene que al nacer el estómago del bebé está en la capacidad de recibir máximo 5 mililitros, por lo que esta pequeña dosis, aunque a muchas madres les parezca insuficiente, es la adecuada. Y si no recibe más, es porque ya succionó la cantidad suficiente, no porque no le guste.

Proporcionar al neonato este alimento es tan importante que la Unicef calcula que la lactancia materna exclusiva hasta la edad de seis meses puede evitar anualmente la muerte de 1,3 millones de niños y niñas menores de 5 años a nivel mundial.

Y este, apenas es uno de los beneficios de alimentar al infante con este líquido desde sus primeros minutos de vida. “La leche materna tiene más de 370 componentes que logran darle al niño un óptimo desarrollo psicológico, nutricional, hormonal e inmunológico. Además, es vital para su desarrollo cognitivo”, explica la doctora Patricia Tenorio, especialista en medicina general.

Lea también: Los preocupantes informes de la OMS sobre el exceso de azúcar en alimentos para bebés

En este mismo sentido, la nutricionista Margarita García, de la Secretaría de Salud de Cali, explica que esta leche previene el desarrollo de enfermedades como obesidad infantil y adolescente, diabetes tipo 2, problemas renales y respiratorios, reduce significativamente las probabilidades de desarrollar cáncer infantil e hipertensión en la etapa adulta.

A nivel psicológico, la psicóloga Giovanna Díaz sostiene que la ausencia de la lactancia materna está relacionada con trastornos y adicciones como la anorexia, el alcoholismo, e incluso, problemas de tipo sexual.

A propósito: problemas físicos que combate la lactancia

OBESIDAD

Las primeras gotas de leche producidas por la mujer, llamadas calostro, además de brindar al infante los nutrientes necesarios para su desarrollo, pueden evitar que engorde. El calostro contiene hormonas que ayudan a regular el apetito. Por esta razón, la leche materna es considerada como uno de los alimentos para evitar el sobrepeso.

La Organización Mundial de la Salud determinó que la lactancia materna disminuye el riesgo de sobrepeso de los niños y adolescentes en un 22-24 %, en comparación con los alimentados con leche de fórmula.
Según la Dra. Tenorio, la leche materna posee una proteína llamada leptina, encargada de regular al organismo e indicar la cantidad de comida que necesita el cuerpo.

Adicionalmente, este líquido materno es capaz de variar sus niveles de nutrientes a lo largo del día, cambiando tanto en cantidad como en composición y ajustándose a los requerimientos del pequeño. Contrario a lo que sucede con la leche de tarro que siempre tiene la misma cantidad de componentes y puede llevar al bebé a generar sobrepeso. Además, el infante al amamantar, toma lo que requiere.

Con la leche de origen artificial o animal, es forzado a ingerir más de lo que necesita y crece con malos hábitos alimenticios que lo llevan a ingerir comida en exceso a lo largo de su vida y estar en mayor riesgo de desarrollar sobrepeso u obesidad. Y la lactancia materna favorece la pérdida de peso en las mujeres después del parto.

DIABETES

A través de la lactancia materna, la madre le pasa a su hijo miles de anticuerpos y defensas que lo protegen de enfermedades autoinmunes como la diabetes tipo 2.

CÁNCER INFANTIL

La leucemia es el tipo de cáncer infantil más desarrollado por los menores de edad. Un estudio de la Universidad de Haifa de Israel demostró que los niños alimentados con lactancia materna exclusiva durante sus primeros seis meses de vida tienen 19 % menos de riesgo de padecer leucemia, en comparación con aquellos a los que se privó de este alimento o se les suministró por un tiempo menor al establecido.

Además, según la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud, las mujeres que no amamantan presentan un riesgo 4 % más alto de padecer cáncer de mama y 27 % mayor de sufrir cáncer de ovario.

Le puede interesar: ¡Alerta! Unos 20 millones de niños se quedan sin vacunar cada año en el mundo

PROBLEMAS RENALES

La nutricionista de la Secretaría de Salud Margarita García explica que los riñones de los bebés están apenas en una etapa temprana de desarrollo. Mientras la leche materna tiene 1,2 gramos de proteína, diseñados específicamente para las necesidades del crío, las leches de tarro o de fórmula provenientes de la vaca, contienen 3,5 gramos; una cantidad que, riñones que no han madurado, como los de los recién nacidos, no pueden procesar debidamente y por lo tanto, generan una
sobrecarga renal.

Un estudio de la Asociación Internacional de Consultores de Lactancia demostró que los bebés que reciben fórmula tienen un
80 % más de probabilidades de sufrir una lesión renal aguda.

PROBLEMAS RESPIRATORIOS

Continuando con el tema de la proteína, la nutricionista sostiene que hay diversos tipos de este macronutriente. En la leche de la madre prima una proteína llamada lactoalbumina, que es de fácil absorción y digestión para el lactante. Por su lado, la leche de tarro está hecha con una denominada lactoglobulina, que está directamente vinculada como la responsable de los principales problemas respiratorios: asma, alergias como la rinitis, tos crónica, estrechamiento de las vías aéreas, neumonía, bronquiolitis, entre otros. E inclusive, alergias dérmicas como los eccemas.

PROBLEMAS DIGESTIVOS

La Dra. Tenorio explica que brindar al menor lactancia exclusiva materna durante sus primeros 6 meses de vida y hasta los 2 años con alimentación complementaria, proporcionará inmunidad elevada el pequeño por las grandes concentraciones de anticuerpos presentes en la leche materna.

Uno de ellos, es la inmunoglobulina A, cuya función es recubrir el aparato digestivo del bebé para impedir la entrada de bacterias patógenas, responsables de causar enfermedades infecciosas; enterovirus, micro-organismos que generan enfermedades gastrointestinales.

Y enterobacterias, entre las que están la salmonella y la escherichia coli, causante de diarreas, y en los casos más avanzados insuficiencia renal y la muerte. También, brinda protección contra estreptococo, estafilococo, neumococo, el poliovirus y el rotavirus.

Otras afecciones

Anorexia y adicción al tabaco:

Según la experta en psicología de la Universidad del Valle, Giovanna Díaz, la lactancia materna desarrolla la etapa oral del ser humano al involucrar directamente labios, lengua y encías. Por ello, cuando una persona no es amamantada tiende a desarrollar a lo largo de su vida prácticas o trastornos relacionados con las vías orales o la ingesta de alimento. “El niño o niña crece y adopta manías como chuparse el cabello, los dedos o los lapiceros. También, son propensos a volverse fumadores, pues fumando hacen un desarrollo oral constante. En otros casos, llega a padecer trastornos alimenticios como anorexia o glotonería”, afirma la especialista.

Problemas de sexualidad:

La Dra. Díaz asegura que la glándula hipófisis regula los comportamientos biológicos relacionados con la ingesta de alimentos y los de carácter sexual. Por tal razón, estas dos prácticas guardan estrecha relación. Durante el acto de lactancia, el bebé siente sus primeros estímulos placenteros. Al no recibirlos, es propenso a desarrollar en su etapa adulta problemas de sexualidad como apetito sexual voraz e incontenible.

Eventos

Para celebrar la Semana de la Lactancia la Alcaldía de Cali y la Secretaría de Salud del Municipio han programado varias actividades. Entre ellas:

  • Jueves 1 de agosto: rueda de Prensa en la Universidad de San Buenaventura que da apertura oficial a su sala de lactancia materna (desde la 9:30 de la mañana). 
  • Viernes 2 de agosto: Lactatón (9:00 a.m. a 12:00 m.) en el Centro Comercial Palmetto Plaza.
  • Martes 6 de agosto: IV Simposio Regional de Lactancia Materna, ‘Cali empoderada y fortalecida con la lactancia materna’. Este evento será en la Fundación Valle del Lili (Auditorio Principal Ardila Lülle).
Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad