¿Qué pasará con los diálogos entre el ELN y el Gobierno de Iván Duque?

¿Qué pasará con los diálogos entre el ELN y el Gobierno de Iván Duque?

Agosto 02, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País 
Diálogos entre Gobierno y ELN

La semana pasada un grupo de funcionarios estuvo en La Habana, Cuba, para integrarse al equipo encabezado por Gustavo Bell para acelerar los diálogos y pactar un cese el fuego, lo que no se logró.

Agencia EFE

Con avances pero con muchos aspectos aún pendientes, el Gobierno de Juan Manuel Santos culminó el miércoles el sexto ciclo de diálogos que buscan la salida negociada al conflicto armado con el Ejército de Liberación Nacional, ELN, con lo que el presidente Electo Iván Duque recibe la batuta para continuar o no con el proceso.

“Dejamos sentadas las bases del cese al fuego con el ELN. Esperamos que el próximo gobierno decida continuar. Además, le entregaremos informes sobre la negociación. Los avances de hoy no se habían logrado nunca”, dijo Santos.

Iván Duque ya ha adelantado que pondrá condiciones para que los diálogos con el ELN continúen. En su momento señaló que no se pueden seguir cometiendo errores del pasado al aceptar conversar mientras se utiliza la violencia, pues eso deslegitima la posibilidad de dialogar.

Lea también: ELN y Gobierno no logran cese al fuego bilateral

“El mensaje debe ser claro, la única manera de construir un proceso que dé confianza al pueblo colombiano debe ser la suspensión de todas las actividades criminales y la mejor forma de proceder en esa materia, debe ser una concentración con supervisión internacional”, aseveró Duque tras su elección.

¿Pero, qué hará el nuevo Mandatario con las negociaciones, luego que su antecesor le dejara la pelota en sus manos?

Para Jhon Marulanda, Consultor internacional en Seguridad y Defensa, el Presidente electo debería cumplir la promesa que hizo en campaña en cuanto a que el ELN debe concentrarse, aceptar observación internacional y acceder a un cese al fuego unilateral para generar una confianza que propicie continuar las negociaciones.

“El problema es que muy probablemente el ELN, que fue muy duro con el gobierno de Santos y no le quiso aceptar las líneas negras, probablemente tampoco se las quiera aceptar a Iván Duque, y el otro problema es que el ELN conserva una capacidad terrorista que puede ponerla a funcionar”, explica el analista.

Marulanda considera que el Gobierno entrante debe asesorarse con gente que conozca “la naturaleza del ELN” para llevar una negociación “sin cometer los errores que cometió el gobierno Santos con las Farc”.

De su parte, Carlos Arturo Velandia, gestor de Paz y exmilitante del ELN, cree que una cosa es lo que Duque dijo en campaña, pero como jefe de Estado no puede “montarse en el discurso”, sino que debe procurar el tránsito del proceso de paz con esta guerrilla.

“Debe recibir la mesa de La Habana como parte del trabajo que le entrega un gobierno a otro, y apersonarse de esa situación que es muy importante, porque es una guerrilla que en otras circunstancias estaba echando bala, ahora está en una mesa de diálogos y negociación con una voluntad de darle trámite al final del conflicto”.

Velandia también cree que el ELN debe disponerse a que los avances que llevan serán examinados porque “una cosa fue la era Santos y otra es la era Duque”. Dice que el Presidente entrante le pondrá su propio sello, su ritmo y sus lógicas al proceso, de modo que la agenda será modificada, pero espera que haya continuidad.

Así también, el experto cree que hay que dejar atrás la tesis de que Iván Duque es la “antítesis de la paz”, que va a incendiar el país y que vamos a volver a la guerra, pues “una cosa es el discurso electoral y una cosa son los problemas que tiene que resolver el Estado”.

Victor De Currea Lugo, investigador del conflicto armado de la Universidad Nacional, dice que hay varios discursos por el lado del uribismo que podrían entrar a operar. Por un lado, según Currea, está el discurso más radical que busca ponerle condiciones “draconianas” a la negociación y que terminarían “pateando la mesa”, y por otra parte, están otras voces que abren un canal para evaluar en qué van los diálogos y qué se podría lograr.

“Tenemos esperanza en esas voces que se han manifestado en favor de continuar la mesa, por supuesto habría reformas de forma y de fondo, pero no quiere decir necesariamente que se vaya a acabar el proceso”, explica.

Al respecto, Vicente Torrijos, profesor de la Universidad del Rosario, cree que las condiciones que ha anunciado Duque para mantener las negociaciones con el ELN no cambiarán porque fue el motivo principal de su elección.

“Para Duque hay unas condiciones que son inalterables. Yo creo, por supuesto, que habría un estudio muy concienzudo de cuáles son las condiciones en las que Santos entrega ese proceso, pero ningún estudio por detallado alteraría las condiciones de no negociar en medio del conflicto y de exigir un cese de hostilidades absoluto con concentración y verificación internacional en áreas geográficas muy definidas”. Dice.

Voluntad del ELN

El ELN ha expresado su intención de continuar con las negociaciones, sin embargo para Jhon Marulanda se trata de una “voluntad mínima”.

“Unas siete veces hemos tenido conversaciones con el ELN y ha engañado al gobierno de turno, es un grupo radical y de una ideología muy fuerte, no creo que vaya a dejar las armas a menos que el gobierno les dé una garantías iguales o superiores a las que tienen las Farc”, lo que para el analista resultaría grave para la estabilidad del país”.

Mientras Víctor de Currea asegura que este grupo guerrillero lleva 27 años pidiendo abrir un proceso de paz y en esta negociación están comprometidos.

“El ELN ha comprometido comandantes como Antonio García o Pablo Beltrán, así también, en la delegación hay personas de más de 20 años de experiencia guerrillera, gente que representa muchísimo acumulado para el ELN, si uno quiere tomar del pelo manda a tres muchachos, si se quiere hablar en serio manda 10 delegados de la talla de los enviados por el ELN.

La Delegación de Diálogos del ELN señaló que “en el ELN mantenemos plena disponibilidad para proseguir estas conversaciones en la búsqueda de una solución política a este conflicto interno que nos aproxime hacia la paz. Como ya lo hemos expresado públicamente, hoy lo reiteramos ante ustedes: este 7 de agosto continuaremos en esta mesa a la espera de los delegados del gobierno del presidente Duque”.

En abril pasado Ecuador, tras el secuestro de los periodistas de ese país dejó de ser sede de los diálogos con el ELN y La Habana pasó a albergar las conversaciones.

La Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia calificó de “significativo” el camino recorrido por el Gobierno y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Farc podría intervenir

Luego de que terminara el ciclo de negociaciones del gobierno Santos con el ELN, sin el esperado acuerdo sobre el cese del fuego bilateral, el senador Carlos Antonio Lozada, vocero del partido Farc, dijo que si fuera necesario y de utilidad, ellos estarían dispuestos a desplazarse a La Habana para ayudar a destrabar la negociación.

Jhon Marulanda lo considera “inoportuno, inadecuado y poco estratégico”, pues los dos son del mismo lado. “Ellos no van a decirles a los del ELN que se entregan, van a ver cómo hacen entre los dos para tratar de someter a la voluntad de este gobierno.

Mientras Víctor De Currea cree que esta intervención podría ser conveniente dado que serviría revisar la lecciones aprendidas.

Gobierno y ELN insistieron en que tanto la negociación del alto el fuego bilateral como el diseño de la participación de la sociedad en el proceso de paz han quedado muy avanzados en este tramo de los diálogos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad