Narcotráfico, la motivación detrás de los frentes disidentes de las Farc

Narcotráfico, la motivación detrás de los frentes disidentes de las Farc

Septiembre 21, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Narcotráfico, la motivación detrás de los frentes disidentes de las Farc

Mandos medios y rasos de los grupos relacionados con el narcotráfico y de zonas de frontera podrían no entregar las armas o volver a delinquir.

El comunicado firmado por el Frente Primero de las Farc en el que anunciaban que no se desmovilizarían, sino que seguirían en la lucha armada, fue la primer muestra de que las posibles disidencias del grupo guerrillero serían de los frentes y columnas influenciados por el narcotráfico y la minería ilegal. Lea también: Tras firma de la paz, Farc será "aliada" contra el narcotráfico, afirma Santos

Y aunque analistas consultados insisten en que no se espera que frentes enteros se opongan a la desmovilización, sí se teme que algunos mandos medios y guerrilleros rasos de varias  estructuras no dejen las armas o en otros casos, una vez se hayan desmovilizados sean reclutados por el ELN o las bandas criminales.

 El Frente Primero, un grupo histórico para el Bloque Oriental de las  Farc, llegó a tener 600 hombres cuando era liderado por alias César o Gafas (detenido en la Operación Jaque). Tras su caída, ha tenido varios jefes hasta llegar a alias Iván Mordisco, quien es considerado uno de los miembros de la “generación traqueta de las Farc”.

“‘Iván Mordisco, pese a que es uno de los responsables del narcotráfico y la minería ilegal no tiene la suficiente importancia dentro de las Farc para liderar una disidencia, detrás de él pueden estar otros mandos más importantes, que están midiendo o preparando el terreno”, analizó un oficial de inteligencia militar.

 El oficial asegura que son aproximadamente quince frentes  y columnas de las Farc los que podrían tener una “lumpenización” de algunos de sus miembros. “Son los grupos que están en zonas fronterizas y en el negocio de la coca y la minería. En el Bloque Oriental se tiene un corredor para sacar la droga por Venezuela que va desde el piedemonte llanero de la cordillera Oriental y va hasta la frontera, incluyendo los frentes 40, 43, 27, 44 y 16”. 

Precisamente, el antiguo jefe de uno del frente 43, alias John 40, fue sancionado por las mismas Farc, debido a que parte del dinero que conseguía del narcotráfico lo usaba para enriquecerse personalmente.

Un caso similar se dio con alias Richar, del Frente 30 de las Farc, en el Pacífico colombiano, que es otra de las zonas en las que se teme el porcentaje del ‘recliclaje’ o reincidencia sea mayor por su relación con el narcotráfico.

Este frente que va desde Guapi, Cauca, hasta límites entre Buenaventura y Chocó, es una de las agrupaciones de la guerrilla con más influencia del narcotráfico.

 También se relaciona este frente con la minería ilegal. Un líder de López de Micay asegura que uno de los principales temores de la comunidad es que tras la desmovilización los milicianos y guerrilleros en armas de esta zona se quedén allí armados y amedrentando la  población. “Acá hay jefes de milicias que están metidos de lleno en el narcotráfico, hay otros que tienen máquinas de minería. Entonces se tiene temor de que van a hacer ellos”, expresó.

 Al Frente 30, en el Pacífico, se le unen los frentes 29 y la Columna Daniel Aldana. Y en el Chocó se encuentran  la Columna Libardo García y el  Frente 57. 

El corredor de las drogas abarca desde Tumaco, en la frontera con Ecuador, hasta Chocó, en la frontera con Panamá.

Tumaco es otra de las zonas con más riesgo de reincidencia. La Columna Daniel Aldana, comandada por alias Rambo, se relaciona con el narcotráfico en esta frontera. Además, muchos de sus integrantes en este puerto nariñense han sido reclutados de bandas delincuenciales.

  La Daniel Aldana logró desplazar a las bandas criminales, como ‘Los Rastrojos’ que delinquían en Tumaco. Y muchos de los antiguos miembros de este grupo se pasaron a la guerrilla”, explicó un líder comunitario.

Un ex oficial de la Policía asegura que este es el frente con más presencia de delincuentes entre sus filas. “Si se compara con los otros frentes como el 6, que aunque tienen relación con el narcotráfico, se puede ver la diferencia en que el 6 todavía tiene un trabajo político e ideológico más fuerte. Eso pasa también en el 30, aunque mucho menos”, dice.

Un estudio realizado por el portal de investigación sobre crimen organizado InSight Crime explica que  hay un alto riesgo de criminalización de varios grupos.

“Muchos comandantes locales están construyendo sus propias arcas de guerra y amasando dinero en efectivo, con poca claridad de lo que pueda suceder en el futuro y comenzando a mirar hacia sus propios intereses. Si esta tendencia aumenta, los riesgos de fragmentación y criminalización también aumentarán”, indicó.

La moto bomba en Guaviare El pasado 10  de agosto explotó una moto bomba en El Retorno, Guaviare. Un niño, dos civiles  y dos policías de grado patrullero resultaron  lesionados. De acuerdo con el alcalde, Óscar Ospina,  una de las primeras hipótesis que manejan las autoridades es que habría sido perpetrado por la disidencia del frente primero de las Farc.Otras disidencias Un analista  de inteligencia policial recordó que una disidencia del el M19  dio origen a el Jaime Bateman Cayon, inspirado por alias el Pollo Alonso y alias Romel. “’El Pollo Alonso’ terminó siendo un narcotraficante  asociado al Cartel del Norte del Valle y  murió en un accidente en compañía de uno de estos narcos y  el caso de Romel no fue mas que una maquinaria para hacer secuestros”, dijo.                          El oficial agregó que”  por el lado del EPL en Caldas y Risaralda, paso algo similar con  Oscar William Calvo al mando de alias Ramiro Lauchas, se dedicaron al secuestro y mataban a muchas victimas, lo propio fue en Norte de Santander con Alias Megateo, se dedico al narcotrafico”.

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad