"Lamento que a Jaramillo le choque, pero nuestro No es un Sí a la paz": Carlos Holmes Trujillo

"Lamento que a Jaramillo le choque, pero nuestro No es un Sí a la paz": Carlos Holmes Trujillo

Septiembre 20, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Jessica Villamil Muñoz | Reportera de El País

Carlos Holmes Trujillo, asesor internacional del partido Centro Democrático.

Así le respondió el codirector de la campaña del Centro Democrático a Sergio Jaramillo, comisionado de Paz, quien en entrevista a este diario criticó la posición del partido político del senador Uribe frente a los acuerdos.

Carlos Holmes Trujillo, uno de los codirectores del comité nacional del No al Plebiscito por la Paz del Centro Democrático, asegura que el nivel de conocimiento de los colombianos sobre los acuerdos logrados entre el Gobierno y las Farc para la terminación del conflicto se ha incrementado, por eso, también se ha elevado el número de quienes le dirán No en el plebiscito. Dice que las encuestas son solo referencia útil y aunque celebra los anuncios desde el exterior de  apoyo económico para el desminado, sostiene que en estos casos, “se recibe mucho apoyo político y  un apoyo económico muy precario”. Lea también: "Me choca que digan que votar No, es un Sí a la paz": Sergio Jaramillo. En diálogo con El País, el precandidato presidencial insiste en que ganando el No, el presidente Juan Manuel Santos tendrá que renegociar los acuerdos porque está obligado por mandato constitucional. ¿A dos semanas de ir a las urnas para votar el plebiscito, cómo les va en la campaña? Va muy bien. Hay una gran actividad de todos los colombianos que creen que lo que le conviene al país es votar en favor  del No para reorientar el acuerdo. Y en cuanto a nosotros respecta, hemos venido cumpliendo una agenda muy intensa. De visitas al país, de presencia en las universidades, en centros educativos, en diálogos en las empresas, con distintos grupos sociales. De manera que la campaña avanza muy bien y siento que poco a poco aumenta el nivel de conocimiento de las  deficiencias e inconvenientes del acuerdo, razón por la cual crece también la intención a favor del voto del No. ¿Qué ha sido lo más difícil de hacer campaña desde la oposición? El desequilibrio es tremendo, pero ya estamos acostumbrados   desde la oposición a enfrentarnos con todas las herramientas del Estado, de  manera que este es otro episodio. No obstante, por supuesto, lo que le conviene a la democracia colombiana es que haya igualdad de condiciones para adelantar una campaña cuyo resultado en las urnas va a tener bastante importancia para el país. ¿Cuáles han sido las ciudades más complejas para explicar la posición del Centro Democrático? La verdad es que no puedo identificar las  cosas de esa manera. Lo más difícil es hacer referencia al mayor número de puntos porque es muy largo el acuerdo, es muy complejo y trata materias que son de muy difícil comprensión, así que  en una síntesis apretada, explicar las razones por las cuales miles y  miles de colombianos consideramos que lo mejor para nuestro país es votar en favor del No, no es una tarea fácil. Sin embargo,  poco a poco se ha logrado la  mayor comprensión a cerca de las razones que aconsejan votar a favor del No. ¿Entonces cuál es el lugar dónde se ha sentido más cómodo? Me he sentido cómodo en toda parte, la verdad del fundamento de las razones que tenemos, las bases de los argumentos que  se están exponiendo son tan sólidas  que una vez son escuchadas, son de muy buen recibo. De manera que no me he sentido incómodo para hacer campaña en ninguna parte. ¿No le desmotiva que últimamente las encuestas den ganando al Sí? No. En absoluto. Yo las encuestas las miro siempre como un punto de referencia útil. Pero nunca me lleno de optimismo cuando gana la posición que defiendo ni me deprimo cuando pierde la bandera que yo llevo. Soy muy  consciente de que en este escenario y tratándose de  un proceso tan difícil y tan complejo, son muchos los colombianos que no han tomado todavía su decisión y a ellos —por supuesto— se dirige la argumentación que hacemos. En su primer día en Estados Unidos, el presidente Juan Manuel Santos recibió 80 millones de dólares para tareas de desminado. ¿Cómo recibe ese apoyo al Gobierno? Toda la ayuda que reciba el país siempre es bienvenida. Por eso no hay que hacerse ilusiones sobre lo que implicará la cooperación internacional cuando llegue la hora de la implementación de los acuerdos. Generalmente en estos casos, se recibe mucho apoyo político y  un apoyo económico muy precario. Pero el acompañamiento es amplio y eso lo ha criticado el Centro Democrático ¿Es posible que estén equivocados tantos  gobernantes? El apoyo internacional y los esfuerzos en procura de la paz  es tradicional. Es perfectamente normal que en este caso también se esté produciendo. Y ellos no se meten en los detalles de los acuerdos, ellos avalan y apoyan siempre el esfuerzo, aquí lo importante es si ese apoyo político se va a traducir en un apoyo  económico suficiente para la implementación de los acuerdos. Esa es la pregunta que hay que hacerse. El fin de semana los expresidentes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe publicaron una carta pidiéndoles a los gobernantes que no vengan a la firma protocolaria del acuerdo. ¿Por qué hacer eso? El argumento tiene qué ver básicamente con la oportunidad, es evidente que un evento de  esa naturaleza pocos días antes del plebiscito tiene el propósito de manipular la intención de los electores,  entonces desde ese punto de vista, sí hay razones para enviar la carta. ¿Pero entonces, no está muy de acuerdo con esa carta? Con  lo que no estoy de acuerdo es con que  se organice un evento de esa naturaleza pocos días antes de una  decisión electoral, porque eso es indudablemente una  influencia indebida en la decisión de los electores. ¿Qué les responde a los que dicen que los promotores del No son quienes recurren a la ‘guerra sucia’? Yo no sé. Pero eso  no tiene absolutamente nada que ver con mi campaña. Todo lo contrario. La campaña del No es una campaña de argumentos, de razones, de reflexiones y a eso es a lo que  invitamos a los compatriotas en lo que resta  para llegar al 2 de octubre: a tomar una decisión con   reflexiones bien informadas. Ha causado mucha polémica por las vallas en las que dicen que ‘si quiere que Timochenko sea Presidente, vote Sí’... Las desconozco, pero  (Humberto) De la Calle dijo que ‘Timochenko’ sí podría llegar a la Presidencia. ¿Pero usted cree que eso puede llegar a pasar, que la gente vote por él? No creo. Pero  De la Calle dijo que él si creía. Él la semana pasada dijo que  ‘usted estaba hablando de un acuerdo secreto’ en La Habana... No  tengo idea, no sé a qué se refirió. Pero evidentemente recibió una información que yo no dije. ¿Usted cree que desde el Gobierno están poniendo en boca de la oposición cosas que no son? Parecería. Según información, él hizo referencia a algo que yo habría dicho o mencionado sobre la existencia de un acuerdo secreto, cosa que yo no he dicho.  Uno de los  argumentos de la campaña del  No  es que si gana esa opción,  el Presidente está obligado a renegociar los acuerdos. ¿Pero quién obliga a las Farc a hacerlo? El Gobierno y las Farc aceptaron cualquier posibilidad que se derivara de la decisión de la Corte Constitucional, ese fue el acuerdo al que llegaron cuando indicaron que para zanjar  la diferencia sobre el mecanismo de refrendación, aceptarían  el mecanismo que señalara la Corte  y con las  características que ese alto tribunal indicara. Desde la Corte se dijo que era posible,  y segundo que lo que digan los colombianos  es un mandato político vinculante, es decir, obligatorio para el Presidente. Por eso sostengo que con base en los acuerdos, la Constitución, y la decisión de la Corte, es posible la reorientación de los acuerdos mediante la renegociación.  Pero le insisto, a las Farc nadie las obliga... Ellos aceptaron lo que la Corte dijera y ella dijo que el mandato es vinculante para el Presidente y queda obligado a renegociar y las Farc aceptaron esa decisión... En entrevista con El País Sergio Jaramillo, comisionado de Paz, dijo que le choca que ustedes digan que el ´No, es un sí a la paz’... Lamento que le choque, pero nuestro No es un Sí a la paz.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad