La Paz Querida, una iniciativa que le apuesta al Sí en el plebiscito

La Paz Querida, una iniciativa que le apuesta al Sí en el plebiscito

Septiembre 28, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La Paz Querida, una iniciativa que le apuesta al Sí en el plebiscito

El general (r) Henry Medina, la exconstituyente María Teresa Garcés y la internacionalista Pilar Gaitán hacen parte de la iniciativa La Paz Querida, que respalda el Sí al plebiscito que se votará el próximo domingo en todo el país.

Se trata de un movimiento de carácter nacional que agrupa ciudadanos de distintas tendencias ideológicas, sociales y profesionales y que busca “contribuir a la construcción de un mejor país”.

“Nuestro compromiso inmediato es que la sociedad concurra mayoritariamente a votar en las elecciones del 2 de octubre y que se logre un apoyo amplio para que la sociedad  como un todo construya el país que queremos”. Lea también: El Sí y el No se la juegan también en redes sociales, así van las campañas

Con estas palabras, el general retirado Henry Medina confirmó el decidido apoyo de la iniciativa La Paz Querida al Sí al plebiscito que se votará el próximo domingo.

Se trata de un movimiento de carácter nacional que agrupa ciudadanos de distintas tendencias ideológicas, sociales y profesionales y que busca “contribuir a la construcción de un mejor país” y a que se entienda que “para que este país cambie, se necesita del esfuerzo de todos, no mediante el esfuerzo de un gobierno o de un partido político, sino de toda la sociedad”.

 En esa medida, sus integrantes consideran que, una vez firmado el acuerdo entre el presidente Juan Manuel Santos y el jefe de las Farc, Rodrigo Londoño, ‘Timochenko’, los colombianos deben acudir de forma masiva a las urnas, de manera que garanticen la implementación de los mismos, y se pueda ir aumentando “la masa crítica en el país y crear una nueva ética social”.

“La paz no es un compromiso delegado hacia el Gobierno, sino que es un  compromiso con nosotros mismos. Vamos a  trabajar por un país con mejores índices de convivencia, con mayor calidad de vida, en el que las cosas se resuelvan mediante la palabra y no por la fuerza del fusil”, planteó el general (r) en alusión a la puesta en marcha del contenido de las 297 páginas que se pactaron en La Habana.

A su vez, la exconstituyente María Teresa Garcés, otra de las integrantes de La Paz Querida, sostuvo  que “los acuerdos de paz y el Sí en el plebiscito van a ser un  punto de partida para el trabajo que se va a desarrollar durante diez años para que sepamos cómo ambientar la convivencia en paz y qué implica que el país tenga un manejo sin corrupción, donde los recursos públicos se orienten al cumplimiento de los acuerdos de La Habana”.

 En su opinión, el punto uno, que corresponde a la Reforma Rural Integral, es un acierto en la medida en que “es una deuda que tiene Colombia con los campesinos y que, si se logra el cumplimiento de esos acuerdos, de paso se está logrando el cumplimiento de la Constitución”.

“ En los acuerdos se insiste mucho en la participación ciudadana para las decisiones públicas, en la participación  en la planeación, en los diagnósticos de cada  municipio, en las decisiones que hay que tomar sobre el Plan de Usos del Suelo, para que el desarrollo que se viene del sector rural también sea ordenado, donde la explotación minera no atente contra la ecología”, explicó la señora Garcés.

Agregó que en la medida en que la guerrilla entregue las armas, el Estado va a poder llegar con sus programas sociales y tecnológicos a regiones del país que han permanecido en el abandono: “Colombia no puede seguir tan fragmentada entre la calidad de vida de unos y otros”.

Entre tanto, la internacionalista Pilar Gaitán resaltó que si bien apoyan de manera decidida la negociación política del conflicto, celebran  que se haya llegado a un acuerdo e inscribieron un comité de apoyo al plebiscito,  los lineamientos de La Paz Querida van más allá del 2 de octubre.

“Lo que la hace diferente es que le está apostando a que la paz sea una oportunidad para llevar a cabo todas esas reformas aplazadas”, anotó antes de insistir en que es una “apuesta que va más allá de la iniciativa partidista, del tema gubernamental y que quiere apelar a muchos sectores. Si algo está ausente en todo este proceso de construcción de una negociación y de una paz hacia adelante es la  presencia la sociedad civil”, señaló la señora Gaitán.

De ahí, planteó, que el reto es “empoderar a esa ciudadanía  y poder incidir en lo que viene, sobre todo en acompañar la implementación del acuerdo final de La Habana, ayudando a dinamizar procesos y ejerciendo una veeduría ciudadana”.

Por todo ello, el general Medina insiste en que es necesario que se entienda que la votación del próximo domingo “no es una contienda partidista más, que no es más de lo mismo,sino que aquí nos estamos jugando la suerte nuestra, de nuestros hijos y de nuestros nietos”.

“Nosotros entendemos, por ejemplo, que si no es una votación masiva, que supere el 60 % o 70 % de la masa electoral, si el Sí no es una decisión contundente de la sociedad colombiana, la comunidad internacional nos estará volviendo a ver como un país paria”, añadió.

Los representantes  de La Paz Querida también explicaron que vienen desarrollando un proyecto denominado ‘Diálogo intergeneracional’, a través del cual han hecho presencia en diez de los municipios más afectados por el conflicto armado del país, tales como Trujillo, en el Valle; Santander de Quilichao, en Cauca; y Viotá, Cundinamarca, entre otros de Chocó, los Llanos Orientales y Santander.

Quiénes son  Entre los integrantes de La Paz Querida se cuentan sacerdotes, militares en retiro, ambientalistas, politólogos y  feministas de todo el país, así como representantes de muchas otras actividades, profesiones y  tendencias.  Algunos de ellos son el padre Francisco de Roux, Juan Camilo Restrepo, Claudia López, Manuel Rodríguez, Elisabeth Ungar, Rafael Orduz,   Francisco Leal, José Fernando Isaza,  Margarita Mariño, Cecilia López, Eduardo Herrera, Alfonso Gómez Méndez, Diego F. Medina y Rodrigo Uprimny, entre otros. El general (r) Henry Medina dejóen claro que La Paz Querida “no es un movimiento de apoyo  al Gobierno ni tiene un sentido político partidista, sino que es un movimiento nacionalista”.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad