"El posconflicto no se ve por televisión, hay que ir a las regiones": Directora de la Unidad Nacional de Víctimas

"El posconflicto no se ve por televisión, hay que ir a las regiones": Directora de la Unidad Nacional de Víctimas

Julio 15, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País
Yolanda Pinto

Yolanda Pinto, directora de la Unidad Nacional de Víctimas.

Colprensa

Yolanda Pinto Afanador, quien asumió desde agosto pasado el reto de dirigir la Unidad para las Víctimas, vivió de cerca la guerra cuando en mayo de 2003 las Farc asesinaron a su esposo, el entonces gobernador de Antioquia, Guillermo Gaviria.

Sin embargo apoyó el proceso de paz y asumió su cargo con entereza. Cerca de que termine su periodo como directora de esta entidad, Pinto asegura que “la tarea que nos queda por hacer es mucha, pero hemos avanzado de manera importante”.

Pinto está convencida de que “son más las bondades de haber desmovilizado a las Farc, que los argumentos de los opositores a ese proceso” y por eso su mayor temor es que el nuevo Gobierno frene los avances.

¿Qué balance hace en casi un año de estar al frente de la Unidad para las Víctimas?

Ha sido un año intenso, de un trabajo enorme, de un compromiso gigante con el proceso de reparación de las víctimas. Hemos logrado avanzar en las distintas medidas de reparación. En el año 2017, desde que yo llegué, superamos el número de víctimas indemnizadas en el año, logramos invertir cerca de $750.000 millones en solo indemnizaciones, invertimos otros $700.000 millones en ayuda humanitaria y en las demás medidas de reparación.

"Vamos a cerrar con cerca 700.000 víctimas reparadas emocionalmente, con 128 sujetos de reparación colectiva, la tarea la hemos venido haciendo bien",
Yolanda Pinto,
directora de la Unidad de Víctimas.

Hoy podemos decir que vamos a cerrar el gobierno del presidente Juan Manuel Santos con 875.000 indemnizaciones entregadas y hemos avanzado enormemente en reparación colectiva, hemos avanzado en las medidas de satisfacción, en la rehabilitación emocional de las víctimas.
La tarea que nos queda por hacer es mucha, pero hemos avanzado de manera importante.

En ese sentido, ¿cuáles deben ser las prioridades para el nuevo Gobierno?

Es muy importante que el nuevo Gobierno mantenga el compromiso y el amor por las víctimas, el reconocimiento que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos nos hizo al impulsar la Ley 1448 del 2011. El próximo Gobierno y el próximo Congreso de la República tienen dos tareas que, en mi concepto, son muy importantes: la prórroga de la ley y los ajustes normativos que sigue requiriendo la política de víctimas, y la disposición del presupuesto, ojalá mínimo lo mismo que el gobierno del presidente Santos ha mantenido año a año, y ojalá que el próximo Gobierno pueda disponer de mayor número de recursos.

Lea también: 'De víctimas a emprendedores, así fue la feria "Experiencias y Logros" en Cali'.

A propósito de los recursos, ¿estos están asegurados para reparar a todas las víctimas?

Es importante aclarar que la Ley de Víctimas que impulsó el presidente Santos una vez se posesionó en 2010, se hizo para un número de víctimas que no incluía la población desplazada, esta población venía siendo atendida con distintas medidas de asistencia y ayuda humanitaria, pero no incluía la indemnización, en el año 2013, la Corte Constitucional consideró que el Estado también debía indemnizar a toda la población desplazada, esto hizo que pasáramos de un poco más de 2.000.000 de víctimas a 8.600.000 para ser indemnizadas. Entonces la Ley 1448 de 2011, que nació financiada, pues con este nueva decisión de la Corte se desfinanció por completo. Total que los recursos que el Gobierno había dispuesto para el cumplimiento de la ley, que eran suficientes, se volvieron insuficientes, pero en estos años de gobierno se han mantenido, sin disminuir en ningún año, los recursos en el presupuesto de la Nación para cumplirle a una buena parte de las víctimas.

¿Qué sintió usted, no como la directora de la Unidad para las víctimas sino como viuda de Guillermo Gaviria, en el acto de perdón de ‘Timochenko’? Muchos dicen que son actos hipócritas...

Yo siempre estaré muy lejos ideológicamente de las Farc, nunca jamás pensaré como ellos, pero sí valoro los actos de perdón que han tenido con muchas de nosotras las víctimas, además también valoro que se desarmaron, que cumplieron con el Acuerdo en el punto del desarme, en el punto de la reincorporación de sus excombatientes. Tenemos que seguir cumpliendo, ellos y nosotros. Todavía faltan cosas para que el Estado pueda facilitar que todo el Acuerdo se haga realidad, falta terminar de producir las leyes necesarias para poder dar cumplimiento a muchos de los temas consagrados en el Acuerdo de La Habana.

Esos planteamientos son más bien de quienes nunca creyeron en la posibilidad de la paz. Pero además estuve en los lugares donde tuvieron secuestrado a mi esposo, hay que ir a esos sitios donde las Farc dominaban. Hay que ir a ver, a escuchar a la gente decir que ahora son libres, que ahora volvieron a recuperar sus costumbres, que volvieron a vivir porque ya las Farc no existen.

Algunos de esos lugares son, por ejemplo, el corregimiento La Encarnación, en Urrao, donde tuvieron a mi esposo secuestrado y donde dominaron las Farc por muchos años, o el municipio de Caicedo, en Antioquia, donde las Farc siempre dominaron y atentaron contra la población en muchas ocasiones. Allá se puede ir con toda la tranquilidad.
O ir al Amazonas, a Leticia, o al Meta, al Dorado y a muchas zonas de Colombia. Yo creo que el fin del conflicto, igual que la guerra, no se pueden seguir viviendo por televisión o por radio, hay que confirmar en los lugares donde el conflicto con las Farc dejó de darse y mirar las bondades de haber acabado con esa guerra.

Más de tres mil vidas de colombianos hemos salvado en solo este año y pico de haber terminado con las Farc. Son más las bondades de haber acabado con esta guerrilla que los argumentos de los opositores a ese proceso.

Lea también: 'Con biometría identificarán víctimas del conflicto en el país para entregar indemnizaciones'.

Quien fue su cuñada, Sofía Gaviria, dijo en agosto pasado que iba a ser su veedora más rigurosa...

Espero que lo haya hecho, pero ojalá que lo haya cumplido para que pueda contarle ahora al país que soy una funcionará íntegra, una persona honesta, honrada y trabajadora, comprometida con las víctimas.
No es con ‘bla bla bla’ que se atiende a las víctimas, no es queriendo utilizarlas para conseguir votos, es con trabajo, con el trabajo por las víctimas.

¿Ha habido algún acercamiento en este tiempo, en aras de que ella y las víctimas que ella representa puedan acceder a la reparación?

Nosotros no necesitamos intermediarios de ninguna clase para que todas las víctimas accedan a sus derechos. Aquí ninguna víctima necesita ni un senador ni una senadora, las víctimas tienen garantizados todos sus derechos porque la ley otorgó esos derechos, y para acudir a esos derechos no se necesita de ningún intermediario, ni de los que cobran plata ni de los que cobran con votos.

¿Qué piensa de que ella suene para ser su sucesora en el cargo?

No sé quién vaya a ocupar ese cargo, el presidente Iván Duque es el único que sabe si es ella quién lo ocupará, pero lo único que yo aspiro es que el que venga a la Unidad para las víctimas tenga el más grande amor por las ellas, pero amor de verdad, sincero, respetuoso.

Me parece que le haría un daño a las víctimas que llegue a la Unidad una persona llena de odio.

¿Cuál es su mayor temor frente al futuro de los acuerdos de paz con el nuevo Gobierno?


Tengo preocupaciones porque yo creo que hemos avanzado enormemente en Colombia en acabar la guerra con las Farc y me daría mucho miedo que retrocediéramos, me daría mucho miedo que lo que falta por cumplirse del Acuerdo, el Estado o no lo cumpla o lo demore y eso generaría descontento, o inconformidad entre los miembros de las Farc que dejaron las armas.

Eso provocaría que se perdiera lo que estamos viviendo de esa paz real entre las Farc y los colombianos, podría reactivarse cualquier acción de la violencia y eso sí sería muy doloroso para mí, como víctima que soy, y muy lamentable para todo el país.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad