El emotivo encuentro entre un hijo de los diputados asesinados y el secuestrador de su padre

El emotivo encuentro entre un hijo de los diputados asesinados y el secuestrador de su padre

Octubre 31, 2018 - 10:36 a.m. Por:
Redacción de El País 
Emotivo encuentro Farc

El representante a la Cámara Jorge Eliécer Tamayo (de anteojos), fue el encargado de presentarle a Santiago (camiseta) a Jhon Jairo Hoyos, compañero suyo en el Legislativo, en representación a la Cámara del Partido de La U.

Especial para El País

- ¿No sabes quién es?
- No
- Es Santiago

Polideportivo del corregimiento La Marina, zona rural de Tuluá, sábado 27 de octubre de 2018. 10:00 de la mañana. Día nublado.

Instantes previos, Jorge Eliécer Tamayo, representante a la Cámara por el Valle del Cauca, se levantó de la mesa para darle la bienvenida a su copartidario de La U Jhon Jairo Hoyos a la audiencia pública campesina convocada por la bancada parlamentaria del partido Farc.

Pero pocos minutos después, cuando Hoyos había avanzado para sentarse en el extremo de la tarima, Tamayo lo vuelve a alcanzar llevando de la mano un interlocutor cuya camiseta blanca con un logo pintado lo revelaba como integrante del partido de la rosa.

Sorpresa. Esa es la palabra que una y otra vez repite al respecto el hijo de uno de los diputados secuestrados y asesinados por la otrora guerrilla.

Es que un día antes, el ahora Representante a la Cámara y otros familiares de los asambleístas habían llorado ante la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, pidiendo que alias Santiago y alias El Grillo, responsables materiales de la ausencia terrenal de sus seres queridos, les dieran la cara.

Encuentro 1
Encuentro 4

Y ahora allí, mientras en el micrófono una voz reclamaba, otra vez, por un acueducto inexistente para el corregimiento de Monteloro, los casi 500 asistentes al evento eran testigos ingenuos, ciegos, de que su petición de víctima se convertía en realidad.

- Hermano, necesito que hablemos
-Sí, tenemos que hablar

El tercero se retira. Y los dos protagonistas de la historia, hablan. El excombatiente hace un gesto que alude a una futura llamada telefónica. Hoyos vuelve a hablar. Otro abrazo, con palmada incluida, y más gestos: Santiago se golpea el pecho y el hijo de su víctima levanta el dedo pulgar en señal de aprobación.

Pero mientras la mayoría del auditorio seguía escuchando al campesino que exigía que no se siga ‘mamando gallo’ con la reparación de las víctimas, unos pocos, como Raúl Ramírez, asesor de Comunicaciones del convenio PNUD-Gobernación del Valle, y Fabio Cardozo, secretario de Paz del Departamento, sabían que allí se estaba materializando un pedacito de las 310 páginas que Gobierno y Farc acordaron hace en La Habana.

“No lo conocía. Fue absolutamente sorpresivo. Santiago (cuyo nombre legal es Gustavo Arbeláez) fue uno de los autores materiales del secuestro de mi padre y quiero conocer los detalles de cómo fue, qué pasó, cómo vivió esos momentos”, atinó a decir ya sobre el mediodía el hijo de Jhon Jairo Hoyos, cuando los campesinos regresaban a sus veredas con la esperanza de que la falta de tierra no sea a perpetuidad.

encuentro 3

El representante a la Cámara Jorge Eliécer Tamayo, fue el encargado de presentarle a Santiago a Jhon Jairo Hoyos, compañero suyo en el Legislativo, en representación a la Cámara del Partido de La U.

Álvaro Pío Fernández - videógrafo de El País

La paz, su razón

Ayer, tres días después del encuentro y cuando las sorprendidas son las pocas personas a las que les ha contado de su encuentro con Santiago, quien cursa su primer curso como parlamentario del Valle insiste en que su razón de ser es la pacificación de Colombia.

“Yo estoy convencido de que para lograr que el nuestro sea un país en paz, quienes firmaron el Acuerdo tienen que sobrevivir físicamente. También de que se les debe permitir hablar, porque siento en mi corazón que cuando ellos hablan es como si las palabras reemplazaran las balas. Y de que, a pesar de que no compartamos lo que dicen, tengamos el respeto de escucharlos, porque es la única manera de desvirtuar todo lo que dicen los otros grupos armados”.

Entonces se entiende su presencia en aquel polideportivo de La Marina, donde sí sabía que estaría el hoy senador por el partido Farc Pablo Catatumbo, a quien varios de los familiares de los diputados siguen señalando por la tragedia que se empezó a escribir aquel 11 de abril de 2002, pese a que el sábado volvió a pronunciar palabras en busca de perdón “por una guerra que causó mucho dolor a todos los colombianos”.

Y como todas esas víctimas, Jhon Jairo deja en claro que tiene muchas preguntas para hacerle al hombre que dirigió el operativo que terminó con la muerte de su padre. “Inclusive, en la JEP, una de las peticiones repetidas de los familiares, el día anterior, había sido que los citaran a él y a ‘El Grillo’ y a todos los autores materiales, porque nosotros no nos hemos confrontado con ellos ni ellos han hecho un reconocimiento público del asesinato y de su equivocación y nosotros esperamos que también haya ese componente de verdad y reparación”.

También dos días después del encuentro, desde Cali Santiago se ratifica en el compromiso asumido hace meses con Fabiola Perdomo, quien fuera la esposa de Juan Carlos Narváez, otro de los diputados asesinados.

“El tiempo no podemos devolverlo, pero sí siento, en lo personal, que tenemos que hablar sobre lo que pasó y sobre muchos porqués que hay en el imaginario y que ayuden a sobrellevar ese momento tan duro que ellos como familias tuvieron y que a muchos nos sigue taladrando en nuestro inconsciente”, concluye Santiago.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad