Unidad de Búsqueda de Desaparecidos deberá funcionar desde mediados de este mes

Escuchar este artículo

Unidad de Búsqueda de Desaparecidos deberá funcionar desde mediados de este mes

Julio 06, 2018 - 11:55 p. m. Por:
Colprensa
Luz Marina Monzón, directora de la Unidad de Búsqueda de Desaparecidos

Luz Marina Monzón, directora de la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas.

Foto: Colprensa

El próximo domingo 15 de julio tendrá que estar funcionando la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas en ocasión del conflicto armado. Así quedó decretado hace seis meses, como parte de las herramientas del Acuerdo de Paz firmado con la antigua guerrilla de las Farc y luego de que la Corte Constuticional declara su exequibilidad.

Esa unidad tendrá un periodo de 20 años prorrogables para construir un universo de desaparecidos en Colombia y Luz Marina Monzón, directora de la entidad, asegura que será único no solo en el país sino en otras naciones que padecieron conflictos internos.

¿Qué significa la decisión de la Corte Constitucional que le da vía libre a la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas?

Significa mucho, particularmente en seguridad jurídica en términos de que no se limitaron ni se cuestionaron las funciones y el mandato que se le dio a la unidad. Eso, desde las posibilidades de planeación y concertación o coordinación con las demás instituciones del Estado, refleja un mensaje importante ya que es un avance para escalar en la planeación de nuestro trabajo y en el desarrollo de la misión que se nos ha dado.

¿Qué sigue ahora?

Lo que viene es que el Ministerio de Hacienda y el Departamento Administrativo de Función Pública aprueben la propuesta que hemos hecho de estructura y planta final de la unidad, en la cual se determinaron los recursos que se necesitan para poner en marcha un modelo de respuesta para la búsqueda de los desaparecidos que satisfaga las expectativas de las víctimas, pero que sobre todo ayude a superar los obstáculos a los cuales se han enfrentado los afectados durante muchos años en la identificación de sus seres queridos. De acuerdo al decreto 288 de 2018, se espera que la unidad esté operando a partir del próximo 15 de julio.

¿Cuánto dinero requieren para entrar a operar?

Allí hablamos de $57.000 millones para una planta de 529 personas, sin embargo, en esa solicitud falta incluir gastos generales que tienen que ver con arrendamientos, funcionamiento de sedes —que básicamente sería la presencia territorial de la unidad— y lo que es el mantenimiento (pago de servicios), más transportes en términos de diligencias.

¿Cuántas sedes serán instaladas?

Estamos planteando un punto de contacto en cada departamento, con equipos de 8 integrantes que serían básicamente de dos tipos: de contacto y los encargados de recolectar información, recibirla y enviarla para que entre a sustentar la formulación de planes de búsqueda y un equipo que facilite la participación de las víctimas en la documentación de los hechos. Asimismo, apoyos administrativos para efectos de coordinación interinstitucional que es necesario realizar con las autoridades locales.

¿Por qué es tan importante este equipo?

El modelo de la unidad no es tener oficinas donde la gente llegue, sino tener equipos que puedan movilizarse por todo el territorio y que sean ellos los que lleguen a las personas para atender las necesidades que se vayan mostrando. Esto, se debe entender, es para por fin crear el universo de desaparecidos que no hay en Colombia. Aquí no hay información que nos pueda dar un punto de partida para priorizar.

Es por esto que tenemos que estar en el territorio, esto no se documenta con información que nos envíen porque así no se construye la confianza que facilita el acercamiento al problema. Hoy, los únicos registros son de los 83.000 desaparecidos del Centro de Memoria; los 42.000 de la Fiscalía y los 22.000 de Medicina Legal. De dónde comparo para decir qué voy a priorizar. Honestamente creo que si queremos tomarnos en serio el rol de la unidad, debemos hacer el esfuerzo de garantizar las condiciones para poderlo construir.

¿Qué les dice el Ministerio de Hacienda?

Hemos sostenido reuniones con la viceministra de Hacienda, Cristina Arango, y allí hubo comentarios que reflejaron preocupación por parte de ellos frente a la cantidad de cargos que se están planteando para la unidad. Se debe tener en cuenta que es un grupo de personas que en un 73 % realizarían labores misionales y no están muy convencidos de los lineamientos en relación con el gasto del Estado y las restricciones presupuestales.

La Viceministra nos manifestó en su momento que la planta de trabajo que necesitamos es más de lo que puede ser la planta de tres ministerios. Yo puedo decir que tiene razón, pero eso son ministerios que no realizan la labor que va a desarrollar la unidad. Lastimosamente, no hay consciencia de ello y ha habido inconformidades.

¿Esas inconformidades con el Ministerio se han dado también con Función Pública?

No mucho, nos han convocado a reuniones para contarles cuál es el sentido de la propuesta del diseño institucional y cuáles eran las razones de las dependencias que se estaban proponiendo. Para mí fue una reunión muy positiva. Hubo aportes preliminares en función de que no llevaba mucho tiempo el documento radicado allí, algunos llamados de atención sobre los niveles de dirección, que no haya tantas personas allí, y pensando un poco cómo racionalizamos en términos estratégicos algunas labores para que todo se dé a cabalidad. Esperamos que en las próximas reuniones podamos ir mucho más a fondo sobre lo que se ha presentado, porque es lo justo y necesario para buscar personas que lastimosamente han estado desaparecidas por muchos años y eso conlleva ciertos requerimientos.

¿Esto podría ser interpretado como obstáculos para la entrada en funcionamiento de la unidad?

Yo creo que los obstáculos han estado relacionados un poco con la falta de comprensión de la importancia del mecanismo, en el sentido de la función fundamental de esta entidad. Siento que no hay una comprensión y eso ha sido un problema histórico en relación con la desaparición, que no hay un entendimiento de qué significa, qué implica y que es necesario que se responda frente a ello.

Esto para mí es terrible porque ha llegado al punto de que a la fecha yo no he podido tener una reunión con el presidente Juan Manuel Santos. Le he hecho la solicitud al secretario privado, he tratado de llegar por todos lados y no hay un lugar en la agenda para esta interlocución y eso denota que no se le está dando urgencia a un mecanismo que es importante en sí mismo y que puede darle la oportunidad al Estado de enfrentar déficit de respuesta a los familiares en relación con los desaparecidos. Creo que eso ha sido una de las más grandes dificultades que hemos tenido.

Así mismo, todo lo administrativo ha sido muy difícil, nosotros logramos el desembolso de $3000 millones para este año de parte del Ministerio de Hacienda en abril y yo fui posicionada el 20 de febrero, lamentablemente los tiempos no nos han dado en la implementación de lo que dejó el Acuerdo de Paz.

Vea las imágenes de la velatón por la Paz y la Vida en Cali, tras el aumento de asesinatos de líderes sociales

¿Después de la firma de la paz, ¿se han presentado más desapariciones, la unidad también cobijaría esos casos?

Algo que se debe entender es que la firma del Acuerdo de Paz no suspendió por completo el conflicto, este sigue siendo latente en muchas zonas y eso lo confirmamos cuando hicimos un recorrido que incluía Cúcuta, Arauca y Norte de Santander. Cuando estaban en pleno paro armado, lo que nos plantearon en todas esas partes es que el conflicto sigue, los actores armados están en el territorio y eso significa que hay miedo. Esto para nosotros es un reto enorme porque debemos entrar al territorio y dar garantías de seguridad para que haya una participación de la comunidad y se disminuyan los riesgos latentes.

El país está en transición de Gobierno. ¿Qué espera la unidad con este cambio?

La unidad tiene un mandato que es humanitario y que busca satisfacer una expectativa humanitaria, jurídica y legal con el objetivo de encontrar los desaparecidos. A mí no me cabe en la cabeza que una persona de derecha, izquierda, centro o de la inclinación política que sea no pueda estar de acuerdo con esta labor, no creo que vaya a pasar por ahí. Espero que no vaya a haber dificultad y lo importante es poder ayudarle al Estado a reducir su deuda histórica al no dar respuesta sobre los desaparecidos, eso es lo que yo esperaría que pasara.

¿Qué le piden ustedes al gobierno de Santos en este tiempo que resta, que es básicamente un mes?

Que apruebe la planta y estructura final de la Unidad con los recursos y el equipo suficiente para poder cumplir la misión, es decir, para que esto que se ofreció a las víctimas se cumpla. Esto no puede ser una institución de papel, no puede, no puede ser un nuevo ofrecimiento frustrado porque si a esta unidad no se le dan los recursos, honestamente, creo que no valdría la pena hacerlo a medias. Si no hay voluntad de buscar a los desaparecidos desde un enfoque humanitario y jugársela por darles respuesta como obligación del Estado a los familiares, es mejor no ilusionar.

Farc, a la Sala de la Verdad

El próximo viernes 13 de julio tendrán que prestarse en una audiencia los 32 integrantes del Secretariado y Estado Mayor de la antigua guerrilla de las Farc ante la Sala de Reconocimiento de Verdad, Justicia, Reparación y no Repetición.

Tendrán que rendir su versión sobre los secuestros ocurridos durante el conflicto armado, según informó la magistrada Julieta Lemaitre, presidente de la Sala. La magistrada precisó que se tuvo en cuenta este tema por la serie de factores que abarca: cantidad de víctimas, representatividad.

“La Sala está considerando hacer una audiencia con víctimas para atender el caso particular de los secuestrados cuyo paradero aún no se conoce, sabemos que algunos excombatientes han colaborado con la ubicación de fosas, pero en sí este es el primer escenario de rendición de cuentas de las Farc”, expresó.

La Sala de Reconocimiento es conocida como la puerta de entrada al Tribunal para la Paz. Dicha sala utiliza los criterios para priorizar entre los hechos que conoce a partir de los informes que presentan los organismos judiciales, las organizaciones de víctimas, de derechos humanos, y étnicas, así como de otras instituciones del Estado.

Lea además: Cuerpos de pareja asesinada llegarán este viernes a Quito

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad