Escuchar este artículo

¿Podrían retomarse los diálogos con el ELN?, cese el fuego da una 'luz' en cuarentena

Marzo 31, 2020 - 11:30 p. m. Por:
Redacción de El País y Colprensa

Las conversaciones en La Habana, entre el Gobierno y el ELN fueron suspendidas por el presidente Duque tras el atentado de esa guerrilla contra la Escuela de Cadetes en Bogotá en enero pasado.

Foto: Colprensa

La pandemia del Covid-19 ha propiciado que, por el momento, se cumplan dos condiciones fundamentales para que se abra paso una posible retoma de los diálogos entre el ELN y el Gobierno Nacional: cese al fuego y nombramiento de dos gestores de paz.

Ambas condiciones se materializaron durante el pasado fin de semana cuando, por un lado, el Gobierno del presidente Iván Duque nombró a Felipe Torres y Francisco Galán, ambos exmiembros del ELN, como gestores de paz; y, por el otro, esta guerrilla, luego de la intermediación de organizaciones internacionales, decretó el cese al fuego unilateral a partir del 1 de abril y durante todo el mes.

Las decisiones, pese a que no son concluyentes, generan un respiro en el país, en medio de la crisis generada por el coronavirus.

Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, opina que, pese a estos gestos, aún no hay condiciones para que haya una retoma de las negociaciones entre el actual Gobierno y el ELN por varias razones.

Una de ellas es que gran parte de la base guerrillera cree que si se firma un acuerdo de paz les pasaría lo mismo que a las Farc, ya que varios de sus integrantes han sido asesinados.

Además, señala el experto, el presidente Iván Duque está mal en términos de imagen como para gastar el poco capital político que tiene en una negociación de paz que no va a poder terminar. “Las posibilidades de una negociación son prácticamente nulas, al menos con este Gobierno”, dice.

Lea también: '"ELN debe cesar actos criminales y entregar todos los secuestrados": Gobierno'.

De hecho, horas después de que el ELN anunciara que haría un cese al fuego de forma unilateral, el Ejecutivo aseguró que necesita más hechos concretos por parte de esa organización subversiva para que pueda consolidarse un proceso de paz.

Y Miguel Ceballos, alto comisionado para la Paz, enfatizó en lo que siempre se le ha exigido desde que se levantó la mesa de La Habana: deben cesar las acciones criminales y liberar a todos los secuestrados.
El funcionario también aseguró que el ELN debe hacer una declaración clara sobre qué pasa con los menores de edad que están reclutando y qué va a pasar con las minas antipersonal que han expandido por gran parte del territorio nacional.

“Es una decisión unilateral que esperamos cumplan, esta pandemia (coronavirus) no es de un mes, la acción del ELN, como la de las disidencias o los ‘Pelusos’, debería terminar”, agregó.

Sin embargo, lo que sí advirtió Ávila es que ambas acciones harán que se aumente el discurso alrededor de la paz en el país, que ha sido limitado desde la ruptura de los diálogos.

Así mismo, aseguró que el hecho de que el ELN haya anunciado un cese al fuego no significa que el Gobierno lo vaya a decretar ni que la Fuerza Pública vaya a parar su labor, aunque, debido a la expansión del Covid-19, puede haber un cese bilateral de facto, ya que el Ejército va a estar concentrado en luchar contra la pandemia.

La guerrilla aclaró en ese sentido que será un cese al fuego activo, porque se reservan el derecho a defenderse ante los ataques que adelantan las fuerzas estatales.

Por este motivo, convocaron al Ejecutivo a reunirse con la delegación de combatientes que aún se mantiene en La Habana, para concertar un cese al fuego bilateral y temporal, contando con la presencia de los países garantes de las fallidas negociaciones.

Lea también: 'ELN decreta cese unilateral al fuego por un mes a causa de la emergencia por el coronavirus'.

Jaime Zuluaga, experto en paz, indica que esta tregua unilateral por un mes invita al Gobierno a producir un acercamiento con los voceros de esa guerrilla para ver la posibilidad de restablecer las conversaciones.
Dice que es una decisión muy significativa que vale la pena aprovechar, porque se crean condiciones muy favorables.

“El Gobierno podría suspender actividades militares. Por lo menos una de las partes de las condiciones que había puesto el Presidente se está cumpliendo y hay condiciones que favorecen un eventual restablecimiento de las conversaciones”, añade Zuluaga.

Así mismo, manifiesta que el paso que dio el Ejecutivo al designar nuevamente como gestores de paz a Felipe Torres y Francisco Galán converge con la decisión del ELN, lo que crea una situación favorable para que, si el Gobierno está decidido, tome la acción política de restablecer las negociaciones con la organización subversiva.

“Creo que el expresidente Álvaro Uribe puede generar un papel muy positivo, porque al parecer su influencia fue muy positiva para que se tomara la decisión de designar de nuevo a Felipe Torres y Francisco Galán como gestores de paz”, señala el experto.

En este punto, Ceballos indicó que esa designación como gestores de paz no solo está centrada en buscar un acercamiento con esa guerrilla, sino también con los otros grupos ilegales para contribuir a diseñar estrategias de paz, de reconciliación y convivencia.

La politóloga Laura Gil dice que no se deben tener expectativas exageradas.

“Pero las señales que han mandado desde el Gobierno, con la designación de Galán y Torres como gestores de paz, así como el cese al fuego del ELN, son un paso en la dirección correcta. No dan para hacerse muchas ilusiones todavía, pero es mejor de lo que había la semana pasada”, agrega.

Gil, en todo caso, cree que aunque pequeña, se abrió “una ventada de oportunidad”.

Por su parte, León Valencia, director de la Fundación Paz y Reconciliación, indicó que “se deberían aprovechar estos 30 días de cese unilateral del ELN para pactar un cese bilateral con esta guerrilla, es un momento de reflexión en el mundo, quizá la pandemia nos empuje hacia una paz completa, sería un regalo de las partes en conflicto para un país adolorido”.

El analista señala que no es fácil y que “el ambiente del Gobierno no está en esa dirección”, pero son “tiempos nuevos, tiempos de gran incertidumbre, donde estamos obligados a repensar ciertas cosas”.

Desde el movimiento Defendamos la Paz fueron aplaudidos los anuncios de ambas partes, señalando que estos actos se convierten “en una oportunidad de seguir avanzando en las condiciones necesarias para retomar el camino de los diálogos de paz entre esta guerrilla y el Gobierno Nacional”.

Por ahora, la Iglesia Católica calificó lo decidido como una esperanza de alivio para el pueblo colombiano, especialmente para quienes sufren con mayor rigor las consecuencias del conflicto armado.

Antecedendes

La negociación con el ELN y el Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos comenzó formalmente el 30 de marzo de 2016.

La Mesa funcionó con una dinámica normal desde febrero de 2017 en Quito, Ecuador, casi un año después de que fuera instalada. El asunto que demoró el comienzo de los ciclos fue el secuestro y la negativa de la guerrilla a abandonar esta práctica.

El 18 de abril de 2018, el recién posesionado presidente de Ecuador, Lenín Moreno, afirmó que su país no continuaría albergando los diálogos. Entonces el proceso de paz se trasladó a Cuba.

Desde que el presidente Iván Duque llegó al Gobierno dejó claro que solo seguiría el proceso de paz si esta guerrilla dejaba de secuestrar y atacar la infraestructura del país y las Fuerzas Militares.

El atentado en la Escuela de Cadetes de Policía General Francisco de Paula Santander fue el fin de una posibilidad cercana de alcanzar un acuerdo con el ELN.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS